«Hi­ja, tu fe te ha sal­va­do»

XIII Do­min­go del tiem­po or­di­na­rio

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - Daniel A. Es­co­bar Por­ti­llo De­le­ga­do epis­co­pal de Liturgia ad­jun­to de Ma­drid

Con el ob­je­ti­vo de mos­trar­nos que el Reino de Dios es­tá pre­sen­te en­tre no­so­tros, Mar­cos nos si­túa an­te dos epi­so­dios con­cre­tos que re­ve­lan có­mo ac­túa el Se­ñor: la cu­ra­ción de una mu­jer que pa­de­cía he­mo­rra­gias y la re­su­rrec­ción de la hi­ja de Jai­ro, jefe de una si­na­go­ga. Se tra­ta de dos ac­cio­nes en­tre­la­za­das en las que el evan­ge­lis­ta quie­re des­ta­car el po­der de Je­sús so­bre la en­fer­me­dad y so­bre la muer­te. Y po­der im­pli­ca se­ño­río o do­mi­nio: Je­su­cris­to es Se­ñor de la Vi­da; y de una vi­da ple­na en la que la en­fer­me­dad y el su­fri­mien­to no tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra.

El tex­to es­tá en lí­nea con la pri­me­ra lectura de la Mi­sa de es­te do­min­go, to­ma­da del li­bro de la Sa­bi­du­ría. De en­tre las afir­ma­cio­nes que ahí apa­re­cen des­ta­can que «Dios no ha he­cho la muer­te», sino que es­ta en­tró en el mun­do por en­vi­dia del de­mo­nio. Un po­co más aba­jo, sub­ra­ya que Dios ha he­cho al hom­bre a ima­gen de su pro­pio ser. Es­te re­la­to nos re­cuer­da al Gé­ne­sis, cuan­do se­ña­la al crear los dis­tin­tos se­res de la tie­rra que «vio Dios que era bueno». Al mis­mo tiem­po, an­ti­ci­pa la glo­ria de­fi­ni­ti­va de Cris­to, que ha triun­fa­do so­bre el mal y la muer­te. El hom­bre, al ser ima­gen de Dios, es­tá tam­bién lla­ma­do a la vi­da de­fi­ni­ti­va y ver­da­de­ra.

«Pa­ra que se cu­re y vi­va»

Con­for­me va pa­san­do por los dis­tin­tos lu­ga­res de Ga­li­lea, Je­sús apa­re­ce es­pe­cial­men­te aten­to a las ne­ce­si­da­des con­cre­tas de las per­so­nas que se acer­can a Él. El pa­sa­je re­fle­ja con cla­ri­dad los dos pla­nos a los que afec­ta la sal­va­ción traí­da por Je­su­cris­to: la sa­lud fí­si­ca y la es­pi­ri­tual, al­go que en la historia del cris­tia­nis­mo ha es­ta­do du­ran­te mu­cho tiem­po uni­do por la uti­li­za­ción del tér­mino la­tino sa­lus, en­ten­di­do unas ve­ces co­mo sa­lud fí­si­ca y otras co­mo sal­va­ción es­pi­ri­tual. Con ello se nos mues­tra que la ac­ción de Je­su­cris­to en nues­tra vi­da no se res­trin­ge a as­pec­tos par­cia­les de la exis­ten­cia, sino que bus­ca el bien com­ple­to del hom­bre.

Una fuer­za ha sa­li­do de Él

A la vez que se mues­tra el al­can­ce de la sal­va­ción de Dios a tra­vés de Cris­to, el evan­ge­lis­ta se de­tie­ne en el mo­do a tra­vés del cual el Se­ñor con­cre­ta es­ta sal­va­ción. En va­rios de­ta­lles, ta­les co­mo la im­po­si­ción de ma­nos, el con­tac­to con el man­to de Je­sús o el he­cho de co­ger de la mano a la ni­ña, se ma­ni­fies­ta que Je­su­cris­to rea­li­za un acer­ca­mien­to to­tal hacia las per­so­nas be­ne­fi­cia­rias de sus mi­la­gros. El epi­so­dio de la he­mo­rroí­sa ha te­ni­do gran in­fluen­cia en el mo­do en que la Igle­sia ha com­pren­di­do y ad­mi­nis­tra es­ta sal­va­ción, es­pe­cial­men­te a tra­vés de los sa­cra­men­tos. Por ello, el Ca­te­cis­mo pre­sen­ta los sa­cra­men­tos co­mo fuer­zas que bro­tan del Cuer­po de Cris­to siem­pre vi­vo y vi­vi­fi­can­te. Y tam­bién a lo lar­go de los si­glos, la ima­gen de la he­mo­rroí­sa ha ser­vi­do en la ico­no­gra­fía pa­ra ex­pli­car la fuer­za de los sa­cra­men­tos que ma­nan del po­der de Cris­to. No obs­tan­te, el pa­sa­je in­sis­te en que no bas­ta con ver o te­ner con­tac­to fí­si­co con Je­sús. De he­cho, jun­to a es­ta mu­jer ha­bía mucha gen­te que lo se­guía y apre­tu­ja­ba, pe­ro la di­fe­ren­cia en­tre ella y el res­to es la fe que ma­ni­fies­ta, ya que ni se atre­ve a di­ri­gir­le la pa­la­bra, pues­to que esa en­fer­me­dad im­pli­ca­ba im­pu­re­za le­gal y, por lo tan­to, gran ver­güen­za. Del mis­mo mo­do, Jai­ro se pos­tra an­te el Se­ñor con­ven­ci­do de que pue­de cu­rar a su hi­ja.

Cuan­do Mar­cos es­cri­be es­te Evan­ge­lio pre­ten­de que sus lectores crez­can en fe y se acer­quen a Cris­to, da­do que tie­ne el po­der de cu­rar y de re­su­ci­tar. «Le­ván­ta­te» es la or­den que da Je­sús a la hi­ja de Jai­ro, tras lo cual la ni­ña echó a an­dar. Por ello, a no­so­tros tam­bién se nos pi­de con­fiar en el po­der ab­so­lu­to de Dios pa­ra sa­nar cual­quier cir­cuns­tan­cia de nues­tra vi­da y sa­ber que por muy pro­fun­da que sea nues­tra si­tua­ción, con fe es po­si­ble es­cu­char de Je­sús las mis­mas pa­la­bras que es­cu­chó la hi­ja de Jai­ro.

Ju­les & Jenny

Re­su­rrec­ción de la hi­ja de Jai­ro. Vi­drie­ra de la igle­sia de San An­drés en Ep­worth, In­gla­te­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.