Al rit­mo del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid t Si que­re­mos dar hon­du­ra y sa­bi­du­ría a la vi­da de to­dos los hom­bres, dar res­pues­ta a sus in­te­rro­gan­tes más pro­fun­dos, he­mos de acer­car­nos al Co­ra­zón de Je­su­cris­to. Los hom­bres y mu­je­res con el di­na­mis­mo del

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - +Car­los Card. Oso­ro

Es­te mes he­mos ce­le­bra­do la fies­ta del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, que nos alien­ta a que nos acer­que­mos a Je­su­cris­to y des­cu­bra­mos lo que Él quie­re de no­so­tros. Es en su Co­ra­zón, lleno de mi­se­ri­cor­dia, don­de en­con­tra­mos esa fuente inago­ta­ble de la que po­de­mos sa­car el agua que ne­ce­si­te­mos pa­ra abre­var nues­tra sed. Su Co­ra­zón es un ma­nan­tial que con­tie­ne el agua de la vi­da, con ca­pa­ci­dad pa­ra eli­mi­nar cual­quier si­tua­ción de de­sier­to en nues­tra exis­ten­cia, y ha­cer que siem­pre es­té pre­sen­te en no­so­tros la es­pe­ran­za.

San Juan Pablo II es­cri­bió así: «Jun­to al Co­ra­zón de Cris­to, el co­ra­zón del hom­bre apren­de a co­no­cer el sen­ti­do ver­da­de­ro y úni­co de su vi­da y de su des­tino, a com­pren­der el va­lor de una vi­da au­tén­ti­ca­men­te cris­tia­na, a evi­tar cier­tas per­ver­sio­nes del co­ra­zón hu­mano, a unir el amor fi­lial hacia Dios con el amor al pró­ji­mo. Así –y es­ta es la ver­da­de­ra re­pa­ra­ción pe­di­da por el Co­ra­zón del Sal­va­dor– so­bre las rui­nas acu­mu­la­das por el odio y la vio­len­cia, se po­drá cons­truir la ci­vi­li­za­ción del Co­ra­zón de Cris­to» (Car­ta al pre­pó­si­to ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús, 5-10-1986).

Si que­re­mos dar hon­du­ra y sa­bi­du­ría a la vi­da de to­dos los hom­bres, dar res­pues­ta a sus in­te­rro­gan­tes más pro­fun­dos, he­mos de acer­car­nos al Co­ra­zón de Je­su­cris­to; si desea­mos trans­for­mar las re­la­cio­nes en­tre los hom­bres pa­ra que pa­sen del egoís­mo a la ge­ne­ro­si­dad, del vi­vir pa­ra uno mis­mo a vi­vir pa­ra los de­más, he­mos de acer­car­nos a Je­su­cris­to; si que­re­mos eli­mi­nar to­das las per­ver­sio­nes que ame­na­zan la vi­da hu­ma­na, si que­re­mos que los hom­bres des­cu­bran los fun­da­men­tos pro­fun­dos de sus vidas, acer­qué­mo­nos al Co­ra­zón de Je­su­cris­to.

Al di­ri­gir la mi­ra­da a la Cruz de nues­tro Re­den­tor, ve­mos la ma­ni­fes­ta­ción del amor más gran­de: Él car­gó con to­dos los pe­ca­dos por no­so­tros, por mí. Sí, Él hi­zo eso por no­so­tros y nos en­tre­gó la sal­va­ción, nos sa­có de la es­cla­vi­tud y nos lle­vó a vi­vir en la li­ber­tad de los hi­jos de Dios, ¿có­mo no voy, por lo me­nos, a abrir mi vi­da a su amor?

De es­te amor es­tá ne­ce­si­ta­do nues­tro mun­do. No­so­tros sa­be­mos, por ex­pe­rien­cia per­so­nal, las trans­for­ma­cio­nes anun­ciar­lo con un co­ra­zón cu­yos la­ti­dos son fru­to de nues­tras fuer­zas per­so­na­les. Pa­ra en­trar en to­das las si­tua­cio­nes de nues­tra con­vi­ven­cia dia­ria anun­cian­do a Je­su­cris­to ha­ce fal­ta una co­mu­nión vi­va con Él. So­lo así po­dre­mos en­trar, tam­bién, en to­dos los am­bien­tes del mun­do pa­ra trans­for­mar­los: la cul­tu­ra, la eco­no­mía, la po­lí­ti­ca, las cien­cias, el ar­te, la fa­mi­lia, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo… Sí, ur­ge en­trar en ellos.

Vi­vir pal­pi­tan­do con el co­ra­zón de Cris­to nos ha­ce des­cu­brir que to­da la reali­dad es­tá lle­na de la pre­sen­cia de Dios y que don­de se jue­ga, aun­que sea un ápi­ce, el des­tino hu­mano, allí hay una ne­ce­si­dad del Co­ra­zón de Cris­to pa­ra ex­pre­sar su amor. Dios, que se hi­zo hom­bre, es­tu­vo en esa historia al la­do de los hom­bres, co­do a co­do con ellos, y par­ti­ci­pó de sus pro­ble­mas y de sus creen­cias. Mos­tró un Co­ra­zón en el que to­dos te­nían un hue­co pa­ra aco­ger­se a su amor. Él es quien nos con­ta­gia tam­bién a te­ner un co­ra­zón con sus me­di­das, que vi­ve aten­to y di­cien­do co­mo Él a los de­más: ¿qué quie­res que ha­ga por ti?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.