«Que­re­mos ser miem­bros ac­ti­vos de la Igle­sia, no pa­si­vos»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Menuda es mi plaza - Ángeles Con­de

AJo­sé Ma­nuel, el pre­si­den­te de la Fra­ter, se le en­tre­cor­ta la voz .

¿Cómo ha si­do el en­cuen­tro con Fran­cis­co?

So­lo le he po­di­do de­cir­le que que­re­mos se­guir la doc­tri­na so­cial de la Igle­sia y… [ se le sal­tan las lá­gri­mas]. A unos les ha im­pues­to las ma­nos y a otros les ha abra­za­do. Ha si­do muy tierno. Mu­chos de los que han ve­ni­do aquí es­tán des­car­ta­dos so­cial­men­te, co­mo di­ce el Pa­pa, em­pe­zan­do por que re­ci­ben una pen­sión de pe­na.

El gru­po es­tá for­ma­do por 22 per­so­nas en si­lla de ruedas y 22 co­la­bo­ra­do­res, en­tre fa­mi­lia­res y vo­lun­ta­rios. Jo­sé Ma­nuel ex­pli­ca que no ha si­do em­pre­sa fá­cil via­jar has­ta Roma. «Hemos te­ni­do mu­chos pro­ble­mas, pe­ro gra­cias a la bue­na dis­po­si­ción de la gen­te y el sa­cri­fi­cio de los vo­lun­ta­rios, que se es­tán de­jan­do el lo­mo pa­ra lle­var a to­dos de un lado a otro, es­to es­tá sien­do po­si­ble».

Mi­guel Án­gel ex­pli­ca que es un fiel lector de Al­fa y Ome­ga. Tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral de na­ci­mien­to.

¿Cómo ha si­do co­no­cer al Pa­pa?

Es­ta­ba muy emo­cio­na­do y le he di­cho: «San­ti­dad, so­mos es­pa­ño­les». Y él me ha da­do un apre­tón de ma­nos.

Y aho­ra, ¿cómo se sien­te?

Con­fir­ma­do en mi fe. Sé que qui­zá son pa­la­bras muy gran­di­lo­cuen­tes, pe­ro son reales. Aun­que me he que­da­do con una pre­gun­ta por ha­cer­le. Siem­pre nos pi­de que re­ce­mos por él y me gus­ta­ría sa­ber qué nos pi­de a él a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Si se ha que­da­do con una pre­gun­ta en el tin­te­ro pa­ra el Pa­pa, ten­drá que vol­ver a Roma pa­ra ha­cér­se­la.

Oja­lá que pue­da ser en nues­tro país. Nues­tro mo­vi­mien­to es de per­so­nas en­fer­mas y con dis­ca­pa­ci­dad que que­re­mos ser miem­bros ac­ti­vos de la Igle­sia, no pa­si­vos. Que­re­mos evan­ge­li­zar nues­tro ámbito, ¿ver­dad Juan­jo?

[Mi­guel Án­gel pa­sa la pe­lo­ta a Juan Jo­sé, en si­lla de ruedas por po­lio­mie­li­tis].

Sí. Y aun­que pa­rez­ca un jue­go de pa­la­bras, in­dis­cu­ti­ble­men­te for­ma­mos par­te de un pue­blo de Dios en mar­cha y esa mar­cha no so­lo se desa­rro­lla con el ca­mi­nar que to­dos co­no­ce­mos.

Juan Jo­sé, ¿cómo re­ci­ben us­te­des los men­sa­jes y los ges­tos del Pa­pa que reivin­di­can a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad?

Es un dis­cur­so que de­vuel­ve la dig­ni­dad a la per­so­na y no­so­tros nos sen­ti­mos in­ter­pe­la­dos.

Jun­to a ellos, tam­bién en su si­lla de ruedas, en­con­tra­mos a Jo­se­fi­na. ¿A us­ted qué le ha di­cho al Pa­pa?

Me ha to­ma­do de las ma­nos y yo le he di­cho: «te quie­ro». Él ha pues­to una ca­ra pre­cio­sa. Yo se lo de­cía a mi ma­ri­do, que ya es­tá en el Cie­lo. Mi­ra, lo lle­vo aquí en es­ta cha­pa en la go­rra.

¿Cómo se sien­te aho­ra?

Muy fe­liz. Más fe­liz de lo que ya era.

Jo­se­fi­na lle­va unos pen­dien­tes con la silueta de una si­lla de ruedas. Tam­bién unas pul­se­ras que ven­dían des­de la Fra­ter pa­ra ayu­dar a un cen­tro de ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad de Pe­rú.

Jo­se­fi­na, ¿y esos pen­dien­tes?

Los ha­go yo, por­que mi si­lla de ruedas me ha­ce vi­vir en li­ber­tad. Es un ho­me­na­je a ella.

¿Li­bre en si­lla de ruedas?

Sí, muy li­bre. Con es­ta voy a to­das par­tes, pe­ro con la eléc­tri­ca… ¡soy la reina del mun­do!, ¡has­ta bai­lo en la si­lla!

Ángeles Con­de

Miem­bros de la Fra­ter­ni­dad Cris­tia­na de Dis­ca­pa­ci­dad de Ma­drid, en la pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.