La ni­ña Ale­xia Gon­zá­lez-Ba­rros, ca­mino a los al­ta­res

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

El Pa­pa ha au­to­ri­za­do a la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los Santos a pu­bli­car el de­cre­to que de­cla­ra que Ale­xia Gon­zá­lez-Ba­rros vi­vió las vir­tu­des cris­tia­nas en gra­do he­roi­co. Su her­mano Fran­cis­co fue tes­ti­go de ello y lo re­la­ta pa­ra Al­fa y Ome­ga.

▼ La ma­dri­le­ña Ale­xia Gon­zá­lez-Ba­rros mu­rió a los 14 años con fa­ma de san­ti­dad des­pués de lu­char los úl­ti­mos diez me­ses de su vi­da con­tra un do­lo­ro­so tu­mor ma­ligno. «Ale­xia siem­pre tu­vo cla­ro que Je­sús es­ta­ba a su la­do y que to­do lo que le es­ta­ba ocu­rrien­do te­nía un sen­ti­do», cuen­ta a Al­fa y Ome­ga su her­mano Fran­cis­co.

Con 13 años, Ale­xia Gon­zá­le­zBa­rros (Ma­drid, 1971-1985) acu­dió aquel día al mé­di­co con su ma­dre por un do­lor en la es­pal­da y ya no sa­lió nun­ca del hos­pi­tal. Diez me­ses des­pués, la ni­ña mu­rió con fa­ma de san­ti­dad tras ha­ber lu­cha­do con­tra un tu­mor ma­ligno que la de­jó pa­ra­plé­ji­ca y por el que le tu­vie­ron que so­me­ter a cua­tro ope­ra­cio­nes y a una inin­te­rrum­pi­da ca­de­na de do­lo­ro­sos tra­ta­mien­tos. Aho­ra el Pa­pa ha au­to­ri­za­do a la Con­gre­ga­ción pa­ra las Cau­sas de los Santos a pu­bli­car el de­cre­to que de­cla­ra que Ale­xia Gonzalez-Ba­rros vi­vió las vir­tu­des cris­tia­nas en gra­do he­roi­co.

De ello fue tes­ti­go su her­mano Fran­cis­co, que vi­vió muy de cer­ca la muer­te de la aho­ra ve­ne­ra­ble sier­va de Dios y asis­tió a un sin­fín de «mo­men­tos de vir­tud he­roi­ca cla­rí­si­ma», ase­gu­ra a Al­fa y Ome­ga. «Re­cuer­do ver a la en­fer­me­ra es­car­ban­do en la es­pal­da de mi her­ma­na mien­tras le ha­cía una cu­ra. Era una car­ni­ce­ría de ma­rear­te y yo so­lo po­día pen­sar “que pa­re ya, que pa­re ya, que de­je de es­car­bar, por Dios”. Ella no de­cía ni mu, se de­ja­ba ha­cer, lo ofre­cía a Dios y so­lo se le es­ca­pa­ba al­gu­na lá­gri­ma por la me­ji­lla».

Ale­xia desea­ba sa­lir de es­te du­ro cal­va­rio. «Re­zá­ba­mos una ora­ción a san Jo­se­ma­ría Es­cri­vá y ella siem­pre pe­día que “el pró­xi­mo 26 de ju­nio (fes­ti­vi­dad li­túr­gi­ca del fun­da­dor del Opus Dei) pue­da ir a Ro­ma a dar­te las gra­cias por mi cu­ra­ción”. Ese mis­mo día de ju­nio la si­tua­ción no se ha­bía so­lu­cio­na­do sino que ha­bía ido a peor y ella, con una con­fian­za tre­men­da en Dios, vol­vía a pe­dir “que el pró­xi­mo 26 de ju­nio pue­dar ir a Ro­ma”…».

Sin em­bar­go, más sig­ni­fi­ca­ti­va aun era la iden­ti­fi­ca­ción que desea­ba con Je­sús. An­tes de la se­gun­da ope­ra­ción, «Ale­xia se pu­so a re­zar en voz al­ta. Mi ma­dre so­lo pu­do cap­tar la úl­ti­ma fra­se: “Je­sús, yo quie­ro cu­rar­me, yo quie­ro po­ner­me bue­na, pe­ro sí tú no quie­res, yo quie­ro lo que tu quie­ras”». Ale­xia, ase­gu­ra Fran­cis­co, «te­nía un sen­ti­do cla­ro de que Je­sús es­ta­ba a su la­do y que to­do lo que le es­ta­ba ocu­rrien­do te­nía un sen­ti­do». La jo­ven ha­bla­ba in­clu­so de su «te­so­ro», po­der ofre­cer sus in­ten­sos y cons­tan­tes do­lo­res por una in­fi­ni­dad de in­ten­cio­nes.

Pre­sen­cia del mal

Ale­xia fa­lle­ció en Pam­plo­na, a los 14 años, el 5 de di­ciem­bre de 1985. An­tes de mo­rir tu­vo que su­pe­rar una úl­ti­ma prue­ba. Se­gún su her­mano, «se mo­ría a cho­rros», pe­ro cua­tro días an­tes «el dia­blo hi­zo ac­to de pre­sen­cia». El pro­pio Fran­cis­co Gon­zá­lez-Ba­rros se en­con­tra­ba allí. «Es­ta­ba con ella en la ha­bi­ta­ción y, de pron­to, me di­jo que es­ta no­che se iba a sui­ci­dar. Me que­dé he­la­do», con­fie­sa. «“Pe­ro, ¿por qué di­ces esa ton­te­ría?”, le pre­gun­té». «“Por­que es­tá aquí el ne­gro [el dia­blo]”, me di­jo». In­me­dia­ta­men­te, «se me pu­so el ve­llo de pun­ta. Me que­dé to­tal­men­te pa­ra­li­za­do aga­rra­do a una ba­rra a los pies de su ca­ma». En ese ins­tan­te, «sa­lió mi ma­dre del cuar­to de ba­ño y le pre­gun­tó “¿no es­tá ahí Hugo –nom­bre por el que Ale­xia co­no­cía a su án­gel cus­to­dio–?” “No, se ha ido”, le con­tes­tó ella. En­ton­ces la ro­cia­mos con agua ben­di­ta y nos pu­si­mos a re­zar. Po­co des­pués, le cam­bió la ca­ra y di­jo: “Ya es­tá, ya se ha ido”».

El dia­blo «la ten­tó con al­go tan gor­do co­mo el sui­ci­dio. Era co­mo de­cir­le que to­da­vía po­día ha­cer al­go por sí mis­ma. El dia­blo tie­ne una cier­ta eco­no­mía de me­dios y yo creo que no se pro­di­ga don­de no tie­ne por qué. Ahí se es­ta­ba jun­do mu­cho. Gra­cias a Dios, no pu­do con ella», di­ce Fran­cis­co.

Cau­sa de ca­no­ni­za­ción

La muer­te de Ale­xia fue un ma­za­zo pa­ra la fa­mi­lia. «Al lle­gar a ca­sa nos fui­mos ca­da uno a nues­tro cuar­to y so­lo se oían llan­tos. Na­die pen­só nun­ca: “Qué bien, ya te­ne­mos una hi­ja / her­ma­na en el cie­lo”». Al con­tra­rio, «fue muy du­ro y el va­cío muy in­ten­so». Y, de he­cho, la cau­sa de ca­no­ni­za­ción se ini­ció por un cú­mu­lo de ca­sua­li­da­des y des­pués de que un miem­bro del Tri­bu­nal de las Cau­sas de los Santos del Ar­zo­bis­pa­do de Ma­drid, que se en­te­ró de la his­to­ria por un li­bro que se ha­bía edi­ta­do en el co­le­gio Je­sús Maes­tro (de la Com­pa­ñía de San­ta Te­re­sa de Je­sús –en el que es­tu­dia­ba Ale­xia–) «les di­je­ra a mis pa­dres que te­nían “el de­ber mo­ral de plan­tear la cau­sa an­te el Ar­zo­bis­pa­do”».

La cau­sa de ca­no­ni­za­ción se abrió en abril de 1993 y 15 años des­pués se vio so­me­ti­da a un cier­to re­vue­lo me­diá­ti­co des­pués de que el di­rec­tor de ci­ne Ja­vier Fes­ser es­tre­na­ra en 2008 la pe­lí­cu­la Ca­mino. El fil­me si­mu­la es­tar ba­sa­do en la vi­da de la aho­ra ve­ne­ra­ble sier­va de Dios. Sin em­bar­go, la fa­mi­lia no re­co­no­ce a una Ale­xia to­tal­men­te ma­ni­pu­la­da por su en­torno y to­tal­men­te en­tre­ga­da a un ri­tual ma­so­quis­ta pa­ra ir al cie­lo.

Pa­ra Fran­cis­co Gon­zá­lez-Ba­rros, la vi­da y muer­te de su her­ma­na se tra­ta de «un he­cho ex­tra­or­di­na­rio, gran­de, sin­gu­lar y que se lee en una úni­ca di­rec­ción. Y no dar­se cuen­ta de ello me pa­re­ce de una gran po­bre­za mo­ral, y tam­bién per­so­nal». To­do es­te asun­to, con­ti­núa el her­mano, «des­de lue­go no fue agra­da­ble, pe­ro no di­go que nos hi­cie­ra da­ño. A mí, par­ti­cu­lar­men­te, me pa­re­ce muy tris­te pa­sar al la­do de la gran­de­za y no dar­se cuen­ta».

Fotos: Fa­mi­lia Gon­zá­lez-Ba­rros

Ale­xia en los Pi­ri­neos jun­to a su her­mano Fran­cis­co.

Ale­xia, de pe­que­ña, jun­to a sus pa­dres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.