¿Pe­li­gra la li­ber­tad de edu­ca­ción?

▼ Las or­ga­ni­za­cio­nes que aglu­ti­nan la en­se­ñan­za con­cer­ta­da –cen­tros, fa­mi­lias, pro­fe­so­res…– abo­gan por dar un vo­to de con­fian­za a la mi­nis­tra Ce­láa. Bus­can ago­tar to­das las vías de diá­lo­go. Eso sí, si po­ne en mar­cha me­di­das que aten­ten con­tra la li­ber­tad

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Fran Otero

Diá­lo­go y más diá­lo­go, mano ten­di­da al acuer­do…, pe­ro si es ne­ce­sa­rio, se tra­ba­ja ya en un plan b, un «un oto­ño ca­lien­te» con pro­tes­tas en la ca­lle. Es­ta es la ac­ti­tud de las es­cue­las y fa­mi­lias ca­tó­li­cas, ex­pre­sa­da a tra­vés de co­mo Es­cue­las Ca­tó­li­cas, CECE o Con­ca­pa. In­sis­ten en que hay que dar un vo­to de con­fian­za a la mi­nis­tra, Isa­bel Ce­láa, pe­ro les ge­ne­ran alar­ma al­gu­nas de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas so­bre los con­cier­tos o la en­se­ñan­za de Re­li­gión. Se mul­ti­pli­can es­tos días las reuniones a puer­ta ce­rra­da pa­ra per­fi­lar la es­tra­te­gia, a la es­pe­ra de que el Go­bierno de Pedro Sánchez mues­tre sus car­tas. ¿Pe­li­gra la li­ber­tad de edu­ca­ción, o sim­ple­men­te ha en­tra­do el PSOE en campaña elec­to­ral?

Es­cue­las Ca­tó­li­cas no en­tien­de la ob­se­sión con la con­cer­ta­da: «No se me­jo­ra la pú­bli­ca ata­cán­do­la»

La po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va no ha es­ca­pa­do a los vai­ve­nes que han ca­rac­te­ri­za­do los pri­me­ros 100 días del Go­bierno de Pedro Sánchez des­pués de que fruc­ti­fi­ca­se la mo­ción de cen­su­ra con­tra Ma­riano Ra­joy. La mi­nis­tra Isa­bel Ce­láa, la ele­gi­da pa­ra di­ri­gir es­ta im­por­tan­te car­te­ra, so­li­vian­tó na­da más lle­gar, en una en­tre­vis­ta en un medio na­cio­nal, a los co­le­gios con­cer­ta­dos, de ma­yo­ría ca­tó­li­ca, y a las fa­mi­lias tras anun­ciar que eli­mi­na­ría el ar­tícu­lo de la Lom­ce que es­ta­ble­ce la de­man­da so­cial co­mo cri­te­rio pa­ra am­pliar con­cier­tos o abrir nue­vos. Tam­bién car­gó con­tra la cla­se de Re­li­gión, a la que quie­re res­tar va­lor de­ján­do­la sin eva­luar y sin alternativa, y anun­ció una nue­va asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria del estilo de la po­lé­mi­ca Edu­ca­ción pa­ra la Ciu­da­da­nía. Lue­go con­fir­mó es­tas pri­me­ras in­ten­cio­nes en su com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so, aun­que más tar­de, en un desa­yuno in­for­ma­ti­vo, tra­tó de cal­mar áni­mos afir­man­do que si al­guien di­ce que su de­par­ta­men­to quie­re aca­bar con la con­cer­ta­da está haciendo fa­ke

news. Ex­tre­mo que vol­vió a con­fir­mar el mar­tes 4 de sep­tiem­bre en el Con­gre­so de los Dipu­tados, don­de man­tu­vo su in­ten­ción de re­ti­rar de la ley el cri­te­rio de «de­man­da so­cial».

En­tre la de cal y la de are­na, la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va que se aglu­ti­na en torno a la con­cer­ta­da –cen­tros, pa­dres, pro­fe­so­res...– si­gue preo­cu­pa­da pues con­si­de­ra que eli­mi­nar la de­man­da so­cial es de fac­to ata­car la li­ber­tad de los pa­dres pa­ra es­co­la­ri­zar a sus hi­jos en un cen­tro que res­pon­da a sus con­vic­cio­nes y li­mi­tar la li­ber­tad de en­se­ñan­za am­pa­ra­das por la Constitución. Con esa me­di­da, un cen­tro con­cer­ta­do con mu­cha de­man­da que­da­ría a ex­pen­sas de que la Ad­mi­nis­tra­ción de turno qui­sie­se o no am­pliar el concierto. Y sin sos­tén le­gal pa­ra re­cla­mar. To­dos esos alum­nos que se que­dan sin pla­za en la con­cer­ta­da po­drían ser en­via­dos a un cen­tro pú­bli­co que no tu­vie­ra to­das las pla­zas cu­bier­tas aun­que los pa­dres no qui­sie­sen. La mi­nis­tra ale­ga­ba con­tra es­te de­re­cho de los pa­dres que «no se pue­den ofre­cer los ser­vi­cios pú­bli­cos a la car­ta» y que la pla­ni­fi­ca­ción de­pen­de de la Ad­mi­nis­tra­ción.

Jo­sé Ma­ría Al­vi­ra es se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Es­cue­las Ca­tó­li­cas, que re­pre­sen­ta a la ma­yor par­te de los cen­tros con­cer­ta­dos en nues­tro país. Tie­ne la im­pre­sión de que la mi­nis­tra ha si­do «más con­ci­lia­do­ra» en su úl­ti­ma com­pa­re­cen­cia, so­bre to­do, «a raíz de las reac­cio­nes que sus­ci­tó la pri­me­ra en julio». «Pe­ro –con­ti­núa– si­gue en pie esa ame­na­za de la de­man­da so­cial, que que­re­mos abor­dar per­so­nal­men­te con ella. Es­ta me­di­da su­pon­dría de­jar la pla­ni­fi­ca­ción es­co­lar so­lo en ma­nos del Es­ta­do y, por tan­to, sin con­tar con la sociedad». Des­de Es­cue­las Ca­tó­li­cas ya se ha pe­di­do una en­tre­vis­ta con Ce­láa, aun­que to­da­vía no hay fe­cha. Sí ha­brá en­cuen­tro pró­xi­ma­men­te, se­gún re­fi­rió a es­te se­ma­na­rio Jo­sé Ma­ría Al­vi­ra, con Ale­jan­dro Tia­na, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Edu­ca­ción.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Es­cue­las Ca­tó­li­cas no en­tien­de la «ob­se­sión» con la con­cer­ta­da cuan­do abor­dan la cues­tión de pro­mo­ver la es­cue­la pú­bli­ca. «Es­ta­mos de acuer­do en que hay que me­jo­rar la es­cue­la pú­bli­ca, pe­ro eso no se con­si­gue yen­do con­tra la con­cer­ta­da, co­mo si fue­ra el enemi­go. No so­mos el enemi­go. Además, cuan­do hablan de la con­cer­ta­da lo ha­cen co­mo si hu­bie­se per­ma­nen­te­men­te una som­bra de as­pec­tos ne­ga­ti­vos so­bre ella y es­te no es un jui­cio jus­to», aña­de.

Al­vi­ra cree que la mi­nis­tra está muy pre­sio­na­da por la po­si­ción de de­bi­li­dad par­la­men­ta­ria del PSOE y advierte que se­guir en es­ta ma­te­ria los pos­tu­la­dos de Po­de­mos pue­de

ser «peligroso». Coin­ci­de en es­te jui­cio el pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Cen­tros de En­se­ñan­za (CECE), Al­fon­so Agui­ló, que ve en los anun­cios de la mi­nis­tra «un com­pro­mi­so con sus so­cios de Go­bierno y alia­dos», ex­tre­mo que cree que la va a per­ju­di­car por­que es­ti­ma que Ce­láa «es una per­so­na sen­sa­ta y mo­de­ra­da». De he­cho, cree que hay que otor­gar­le «cre­di­bi­li­dad» cuan­do di­ce que no se va a ir con­tra la con­cer­ta­da.

Agui­ló avan­za que des­de su organización no se va a ha­cer «una opo­si­ción sal­va­je», sino que se van a to­mar en con­si­de­ra­ción las co­sas po­si­ti­vas con el ob­je­ti­vo de crear un ambiente de «me­nos cris­pa­ción». Tam­bién él tie­ne una reunión pen­dien­te con la mi­nis­tra que so­li­ci­tó el pa­sa­do mes de julio.

Por su par­te, Jo­sé Ma­ría Al­vi­ra con­fir­ma que la es­tra­te­gia de Es­cue­las Ca­tó­li­cas pa­ra de­fen­der la li­ber­tad de edu­ca­ción pa­sa pri­me­ro por el diá­lo­go con la mi­nis­tra y su equi­po y se­rá, en fun­ción de lo que les di­gan, cuan­do se plan­tea­rán otras me­di­das. Si el diá­lo­go no fruc­ti­fi­ca se pa­sa­rá a in­for­mar a los afi­lia­dos y a las fa­mi­lias, se ana­li­za­rán las ac­cio­nes ju­rí­di­cas que se pue­dan lle­var a ca­bo y, si las co­sas se po­nen se­rias, se plan­tean una gran mo­vi­li­za­ción. En es­te sen­ti­do, el di­rec­tor de un im­por­tan­te cen­tro con­cer­ta­do de Ma­drid, que pre­fie­re man­te­ner el ano­ni­ma­to, re­co­no­ce que es­tán pre­pa­ra­do pa­ra lan­zar­se a la ca­lle a de­fen­der sus de­re­chos si se con­fir­man las in­ten­cio­nes del Eje­cu­ti­vo.

A ni­vel re­gio­nal ya se han pro­du­ci­do mo­vi­li­za­cio­nes en de­fen­sa de la con­cer­ta­da, aun­que no por la pos­tu­ra del Go­bierno cen­tral, sino por las de­ci­sio­nes de al­gu­nos go­bier­nos au­to­nó­mi­cos del PSOE. La úl­ti­ma se pro­du­jo en Ex­tre­ma­du­ra. Fa­mi­lias, cen­tros y sin­di­ca­tos de pro­fe­so­res re­cla­ma­ron en Mé­ri­da el pa­sa­do mar­tes que no se dis­cri­mi­ne a la con­cer­ta­da, pues su­po­ne «un re­cor­te de li­ber­tad». Re­cha­za­ron públicamente «la ines­ta­bi­li­dad y el per­jui­cio que su­fre es­ta en­se­ñan­za, con re­cor­te de uni­da­des y pér­di­das de pues­tos de tra­ba­jo ca­da año, con do­ta­cio­nes de plan­ti­llas in­su­fi­cien­tes y sin los apo­yos ne­ce­sa­rios pa­ra la aten­ción a la di­ver­si­dad».

Los pa­dres ca­tó­li­cos, agru­pa­dos en Con­ca­pa, tam­po­co es­tán con­for­mes con los anun­cios del Go­bierno so­cia­lis­ta, al que acu­san de ir con­tra la li­ber­tad de edu­ca­ción. En de­cla­ra­cio­nes a Al­fa y Omega, su pre­si­den­te, Pedro Jo­sé Ca­ba­lle­ro, la­men­ta que con­ti­núen los ata­ques a la con­cer­ta­da y a la cla­se de Re­li­gión mien­tras no so­lu­cio­nan los ver­da­de­ros pro­ble­mas co­mo el aco­so es­co­lar, las re­des so­cia­les o la ta­sa de fra­ca­so es­co­lar. Además, re­cuer­da a la mi­nis­tra que «la po­tes­tad edu­ca­ti­va es de los pa­dres, mien­tras que el Es­ta­do es sub­si­da­rio, es de­cir, tie­ne que ayu­dar a las fa­mi­lias a for­mar a sus hi­jos».

Ca­ba­lle­ro afir­ma que las fa­mi­lias se sien­ten aban­do­na­das y le exi­ge que las es­cu­che, «tan­to que ha­bla de diá­lo­go». Eso sí, afir­ma que Con­ca­pa tie­ne cla­ros los pa­sos que se­guir si el Go­bierno ata­ca la li­ber­tad de edu­ca­ción. «Pri­me­ro in­for­ma­re­mos a las fa­mi­lias. Si per­sis­te el Go­bierno en sus in­ten­cio­nes, nos mo­vi­li­za­re­mos. No va­mos a ce­der ni un pa­so más. Si la mi­nis­tra quie­re un oto­ño ca­lien­te, ten­drá un oto­ño ca­lien­te».

La co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va tam­bién se muestra ex­pec­tan­te an­te lo que pue­da pa­sar con la asig­na­tu­ra de Va­lo­res Cí­vi­cos, una ma­te­ria en la que el con­sen­so se­rá uná­ni­me si se li­mi­ta a lo que su tí­tu­lo di­ce, los va­lo­res cí­vi­cos y de­mo­crá­ti­cos en la sociedad. Aquí el te­mor re­si­de en que pue­da uti­li­zar­se co­mo vehícu­lo pa­ra la im­po­si­ción de de­ter­mi­na­das cos­mo­vi­sio­nes con­tra­rias a la cris­tia­na co­mo la ideo­lo­gía de gé­ne­ro. «No­so­tros no po­de­mos opo­ner­nos a que ha­ya va­lo­res cí­vi­cos, pe­ro nues­tra pos­tu­ra cam­bia­rá en fun­ción de los con­te­ni­dos que ten­ga la asig­na­tu­ra y

de có­mo se or­ga­ni­ce. Si se tra­ta de for­mar en va­lo­res co­mu­nes a los alum­nos no hay mo­ti­vo pa­ra opo­ner­se, pe­ro siem­pre nos que­da la sos­pe­cha de cuál es la pre­ten­sión real so­bre to­do en cues­tio­nes co­mo los te­mas de gé­ne­ro. Nues­tro idea­rio es una lí­nea ro­ja y no acep­ta­re­mos im­po­si­cio­nes con­tra es­te», re­cal­ca Jo­sé Ma­ría Al­vi­ra, que es par­ti­da­rio de que los va­lo­res se im­par­tan de ma­ne­ra trans­ver­sal.

Mien­tras las or­ga­ni­za­cio­nes edu­ca­ti­vas ca­tó­li­cas es­pe­ran re­unir­se con la mi­nis­tra o su equi­po, el Par­ti­do Po­pu­lar ha mo­vi­do ficha y las ha con­vo­ca­do a reuniones en el Se­na­do –el pa­sa­do lu­nes– y en el Con­gre­so –es­te jue­ves– pa­ra es­cu­char sus de­man­das y co­no­cer su pos­tu­ra an­te las me­di­das anun­cia­das por el Go­bierno. La ma­yor par­te de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, aún va­lo­ran­do su apor­ta­ción, son crí­ti­cas con al­gu­nos as­pec­tos de la ley edu­ca­ti­va apro­ba­da por el PP. Des­de otras for­ma­cio­nes co­mo Vox, a la de­re­cha del PP, se ha pa­sa­do di­rec­ta­men­te a la ac­ción pa­ra dar la ba­ta­lla con­cre­ta­men­te en la cues­tión de la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, ani­man­do a los pa­dres a que so­li­ci­ten en el cen­tro a tra­vés de una car­ta ser in­for­ma­dos de cual­quier con­te­ni­do que se im­par­ta so­bre es­ta ma­te­ria, así co­mo de edu­ca­ción afec­ti­vo se­xual, pues de­fien­den que va con­tra el de­re­cho de los pa­dres a edu­car a sus hi­jos se­gún sus con­vic­cio­nes.

En cual­quier ca­so, las or­ga­ni­za­cio­nes ca­tó­li­cas com­par­ten el ob­je­ti­vo de fon­do, la de­fen­sa

de la li­ber­tad de edu­ca­ción, aun­que el mo­do de lle­var­lo a ca­bo en ca­da ca­so es di­fe­ren­te. Ayu­da que las dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes se reúnan en la pla­ta­for­ma Con­cer­ta­dos –don­de tam­bién es­tán pre­sen­te los sin­di­ca­tos en re­pre­sen­ta­ción de los pro­fe­so­res– o en la me­sa de uni­dad ecle­sial por la edu­ca­ción que, con­vo­ca­da por la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la (CEE), se re­uni­rá el pró­xi­mo 19 de sep­tiem­bre pa­ra po­ner­se al día y ana­li­zar, en­tre otras co­sas, la ame­ne­za a la con­cer­ta­da y a la cla­se de Re­li­gión. La pro­pia CEE ha pe­di­do tam­bién una reunión con la mi­nis­tra aun­que no ha re­ci­bi­do res­pues­ta.

Jo­sé Mi­guel Gar­cía, di­rec­tor del Se­cre­ta­ria­do de la Co­mi­sión Epis­co­pal de En­se­ñan­za, re­co­no­ce que «lo que nos preo­cu­pa de ver­dad es la li­ber­tad de edu­ca­ción», pues la pro­pues­ta de la mi­nis­tra «es pro­po­ner co­mo mo­de­lo úni­co la es­cue­la pú­bli­ca». «Me te­mo que no so­lo está en jue­go la li­ber­tad de edu­ca­ción, sino la mis­ma li­ber­tad. En cual­quier ca­so, es la pro­pia sociedad la que tie­ne que de­fen­der los de­re­chos de la per­so­na en ra­zón de su dig­ni­dad hu­ma­na, no por­que se los da el Es­ta­do. Oja­lá hu­bie­ra me­nos Es­ta­do y más sociedad. Un Es­ta­do que va re­cor­tan­do el es­pa­cio de la sociedad ci­vil, de las ini­cia­ti­vas de pa­dres, agru­pa­cio­nes o fun­da­cio­nes (co­mo los co­le­gios con­cer­ta­dos) es un Es­ta­do que tien­de a ser la fuen­te y el cri­te­rio de to­do; o sea, se con­ver­ti­rá en to­ta­li­ta­rio», di­ce.

Con­ca­pa advierte al Go­bierno que «si quie­re un oto­ño ca­lien­te, lo ten­drá»

Pi­xa­bay

J. M.Se­rrano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.