Des­de el puen­te de los sue­ños

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jo­sé Luis Ga­ra­yoa* * Agus­tino re­co­le­to. Mi­sio­ne­ro en Te­xas (EE. UU.)

Cuan­do se me ofre­ció la opor­tu­ni­dad de com­par­tir un ra­to con vo­so­tros, lo pri­me­ro que me vino a la ca­be­za es el pen­sar qué po­co in­tere­san­te po­día con­tar des­de la re­ta­guar­dia, acos­tum­bra­do co­mo es­ta­ba a la pri­me­ra lí­nea mi­sio­ne­ra. «Sen­ci­lla­men­te, cuen­ta las his­to­rias que vi­ves en tu día a día», me in­sis­tie­ron. Y aquí es­toy, in­mer­so en in­ter­mi­na­bles au­to­vías (high­ways )y gran­des su­per­fi­cies (malls), ro­zan­do el mu­ro que nos se­pa­ra de Ciu­dad Juá­rez, lu­gar con una in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na in­ter­na­cio­nal­men­te co­no­ci­da, sin­tien­do el la­ti­do de tan­tos sue­ños ro­tos por la in­di­fe­ren­cia de mu­chos.

To­dos te­ne­mos de­re­cho a so­ñar, aun­que el sue­ño de al­gu­nas per­so­nas na­da ten­ga que ver con lu­jos y via­jes ma­ra­vi­llo­sos. Sus sue­ños se re­du­cen sim­ple y lla­na­men­te a te­ner una vi­da dig­na don­de sus hi­jos pue­dan te­ner un fu­tu­ro me­jor. Un fu­tu­ro sin ham­bre, sin mie­do, sin vio­len­cia… Y pa­ra ello bus­can ese lu­gar má­gi­co don­de ca­da día sal­ga el sol pa­ra to­dos por igual. De­jan sus raí­ces, el lu­gar que los vio na­cer, su fa­mi­lia…, y se lan­zan a una aven­tu­ra des­co­no­ci­da ju­gán­do­se día tras día la vi­da por lle­gar a un país don­de les han di­cho que to­do es po­si­ble, que bas­ta con in­ten­tar­lo, que ellos tam­bién pue­den vi­vir el sue­ño ame­ri­cano... Y se arrui­nan pa­gan­do a co­yo­tes de po­ca mon­ta y sin es­crú­pu­los pa­ra los que no cuen­tan las muer­tes sino el di­ne­ro.

En Sie­rra Leo­na apren­dí que el mie­do es el ase­sino del co­ra­zón hu­mano. Aquí tam­bién. Mie­do a sa­lir a tra­ba­jar y que los de­ten­gan, mie­do a lle­var a los ni­ños a la es­cue­la por lle­var en sus ca­ras la hue­lla de sus an­te­pa­sa­dos. Mie­do a ser de­nun­cia­do por quien con­si­de­ra­bas un her­mano. Hay le­yes que fa­ci­li­tan la con­vi­ven­cia y otras que, por el con­tra­rio, sa­can de no­so­tros lo peor: la en­vi­dia y los ce­los. Y re­pe­ti­mos la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, la his­to­ria bí­bli­ca de Caín y Abel. Caín nun­ca qui­so imi­tar a su her­mano bueno, sim­ple­men­te lo ma­tó por en­vi­dia. Hoy y aquí esa his­to­ria es el pan nues­tro de ca­da día. In­ten­ta­mos ca­mu­flar­la con mil ex­cu­sas: que los mi­gran­tes me qui­tan el tra­ba­jo, que au­men­ta la de­lin­cuen­cia… Ma­to a mi her­mano, co­mo lo hi­zo Caín, pe­ro sin en­su­ciar­me las ma­nos de san­gre, y lo de­nun­cio por­que sé que es ile­gal –si es que al­gu­na per­so­na pue­de ser­lo– y por­que al ser bueno, pro­fe­sio­nal y hon­ra­do me está qui­tan­do los clien­tes.

Otro de los mie­dos nos con­de­na al si­len­cio. Hoy la igle­sia de El Pa­so, Te­xas, co­mo en Fuen­teo­ve­ju­na, qui­so dar la ca­ra por los mi­gran­tes y ser una luz en la os­cu­ri­dad. «Pon en ac­ción tu fe», nos pe­día nues­tro buen pastor, el obis­po Mark Seitz. Jun­tos he­mos ca­mi­na­do, uni­dos a los sin voz, por el cen­tro de la ciu­dad, con al­ba y es­to­la pa­ra ser fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­dos, mez­clan­do nues­tras vo­ces en una vi­gi­lia in­ter­con­fe­sio­nal, cla­man­do pa­ra que el buen Pa­dre Dios no aban­do­ne a sus hi­jos y les per­mi­ta rea­li­zar sus sue­ños.

Jo­sé Luis Ga­ra­yoa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.