«Ro­me­ro es nues­tro»

Fue­ron lai­cos, ca­pi­ta­nea­dos por la her­ma­na de una de las men­tes que per­pe­tra­ron el ase­si­na­to, quie­nes man­tu­vie­ron vi­va la me­mo­ria del obis­po már­tir du­ran­te los años de si­len­cio en torno a su fi­gu­ra

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

«Po­dría­mos ha­ber con­ta­do con los de­dos de las ma­nos a quie­nes, en el seno de la Igle­sia, di­je­sen “Ro­me­ro es nues­tro”», re­co­no­ce Ra­fael Urru­tia, can­ci­ller del Ar­zo­bis­pa­do de San Sal­va­dor y pos­tu­la­dor de su cau­sa de ca­no­ni­za­ción. «La po­si­ción más có­mo­da fue in­ten­tar ol­vi­dar­se de él du­ran­te 20 años». El pro­ce­so fue im­pul­sa­do por un gru­po de lai­cos, ca­pi­ta­nea­do por la her­ma­na de uno de los mi­li­ta­res que pla­neó su ase­si­na­to. Ma­ri­sa Mar­tí­nez D’Au­buis­son se em­pe­ñó en man­te­ner vi­va la me­mo­ria del obis­po már­tir en me­dio de un país di­vi­di­do y ate­mo­ri­za­do. Ca­da 24 de mar­zo, aniver­sa­rio del ase­si­na­to, reunie­ron a más de 10.000 per­so­nas en una vi­gi­lia de ora­ción. De ese mo­vi­mien­to sur­gió la lu­cha por dig­ni­fi­car la tum­ba del ya pró­xi­mo san­to, du­ran­te un tiem­po con­ver­ti­da en uri­na­rio y al­ma­cén de ma­te­rial de obra. Si al­guien pue­de reivin­di­car hoy a Ro­me­ro es el pue­blo sal­va­do­re­ño.

Su tum­ba fue du­ran­te dos dé­ca­das un al­ma­cén pa­ra guar­dar el ma­te­rial so­bran­te de las obras de la ca­te­dral de San Sal­va­dor. Un es­pa­cio os­cu­ro de la crip­ta, don­de olía a orín y a hu­me­dad. «La dió­ce­sis no que­ría abrir­la a las vi­si­tas por mie­do a que al­guien ro­ba­se los ape­ros de los al­ba­ñi­les, pe­ro no­so­tros nos com­pro­me­ti­mos a es­tar pen­dien­tes de que na­die se lle­va­se el ma­te­rial. Pu­si­mos un par de lu­ces ar­ti­fi­cia­les y em­pe­za­mos a in­vi­tar al pue­blo a vi­si­tar la tum­ba de mon­se­ñor Ro­me­ro». Po­co a po­co los sal­va­do­re­ños acu­die­ron a ve­ne­rar­le y, a los po­cos me­ses, aquel lu­gar es­con­di­do ba­jo tie­rra ya era una mon­ta­ña «de pa­pe­li­tos con agra­de­ci­mien­tos por mi­la­gros atri­bui­dos a él». Fue en 2005 cuan­do el en­ton­ces ar­zo­bis­po de la ca­pi­tal, mon­se­ñor Fer­nan­do Sáenz La­ca­lle, or­de­nó «el tras­la­do de los res­tos del ya sier­vo de Dios a un lu­gar más de­cen­te den­tro de la crip­ta», em­be­lle­ci­do por un mau­so­leo de bron­ce que el pre­la­do en­car­gó al es­cul­tor ita­liano Pao­lo Borg­hi. Aho­ra, cual­quie­ra que pa­se por allí ve­rá fi­las des­de las ocho de la ma­ña­na es­pe­ran­do pa­ra vi­si­tar y agra­de­cer los fa­vo­res re­ci­bi­dos al bea­to sal­va­do­re­ño.

Lo re­cuer­da emo­cio­na­da en con­ver­sa­ción con Alfa y Ome­ga Ma­ri­sa Mar­tí­nez D’Au­buis­son, que ha si­do una de las res­pon­sa­bles de man­te­ner vi­va la me­mo­ria del in­mi­nen­te san­to du­ran­te las dos dé­ca­das de os­tra­cis­mo a los que fue re­le­ga­do. «Ha­bían pa­sa­do ya 19 años des­de la no­che de su ase­si­na­to y no se de­cía na­da de él», re­cuer­da. Fue un sa­cer­do­te muy cer­cano a Ro­me­ro, Ri­car­do Urios­te, quien reunió a un gru­po de lai­cos, en­tre ellos Ma­ri­sa y su es­po­so –ya fa­lle­ci­do–, y les pro­pu­so rom­per el si­len­cio. «Co­men­za­mos a re­fle­xio­nar so­bre sus car­tas pas­to­ra­les, y po­co a po­co di­mos for­ma a la Fun­da­ción Ro­me­ro, a tra­vés de la cual edi­ta­mos sus ho­mi­lías –to­das gra­ba­das– y a re­co­rrer el país or­ga­ni­zan­do char­las y ta­lle­res so­bre su fi­gu­ra». Fue el pue­blo, «du­ran­te las no­ches y los fi­nes de se­ma­na, de for­ma to­tal­men­te vo­lun­ta­ria», quien resucitó a al ar­zo­bis­po ase­si­na­do.

El es­fuer­zo tu­vo re­com­pen­sa. «Cuan­do ce­le­bra­mos los 20 años de su mar­ti­rio, un año des­pués de po­ner en mar­cha la fun­da­ción, vi­mos que los 24 de mar­zo –fecha de su muer­te– pa­sa­ban ca­si inad­ver­ti­dos pa­ra la Igle­sia sal­va­do­re­ña. Se ce­le­bra­ba una Mi­sa por su alma en la ca­te­dral y po­co más». Pe­ro gra­cias al em­pe­ño por man­te­ner vi­va su me­mo­ria, «pro­pu­si­mos rea­li­zar con­me­mo­ra­cio­nes ma­si­vas y el pue­blo res­pon­dió. Ca­da 24 de mar­zo, des­de en­ton­ces, nos reuni­mos en una pla­za que dis­ta unos seis ki­ló­me­tros de la ca­te­dral y ha­ce­mos la pe­re­gri­na­ción de la luz. Nun­ca han ve­ni­do me­nos de 10.000 per­so­nas».

El ol­vi­do de la Igle­sia

Ma­ri­sa Mar­tí­nez re­cuer­da aque­llos años con un po­so de do­lor, y a la vez apa­sio­na­da y agra­de­ci­da por lo que se ave­ci­na. Fal­ta po­co pa­ra que via­je a Ro­ma y par­ti­ci­pe en la ca­no­ni­za­ción del ya lla­ma­do san Ro­me­ro de Amé­ri­ca, ele­va­do a los al­ta­res tan so­lo tres años des­pués de su bea­ti­fi­ca­ción. La lle­ga­da de Fran­cis­co, «un Papa que co­no­ce las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res, que en­tien­de bien lo que pa­sa en es­te con­ti­nen­te», ha da­do un vuel­co en el com­pro­mi­so de Ro­ma con la fi­gu­ra de Ro­me­ro. «Vi­vi­mos unos años muy du­ros, por­que el úni­co Papa que apo­yó sin re­ser­vas a nues­tro ar­zo­bis­po fue Pa­blo VI. Por eso me da una ale­gría es­pe­cial que los ca­no­ni­cen jun­tos», ase­gu­ra la mu­jer que, con mu­cha de­li­ca­de­za, ex­pli­ca có­mo «san Juan Pa­blo II se da­ba cuen­ta de lo que pa­sa­ba en El Sal­va­dor, pe­ro pi­dió a mon­se­ñor Ro­me­ro que no fue­ra tan ex­plí­ci­to y con­cre­to cuan­do ha­bla­se pú­bli­ca­men­te. Y cla­ro, su res­pues­ta fue que no se po­día ha­blar por las ra­mas ha­blan­do de des­apa­re­ci­dos y torturados». Ma­ri­sa sus­pi­ra. «To­da­vía lo lle­va­mos muy se­ña­la­do en el alma».

Ella más que na­die. Su her­mano, el mi­li­tar Ro­ber­to D’Au­buis­son, fue acu­sa­do de ser una de las men­tes que pla­nea­ron el ase­si­na­to de mon­se­ñor Ro­me­ro. La ges­ta de Ma­ri­sa pa­ra de­fen­der la fi­gu­ra del ar­zo­bis­po la pu­so en el ojo del hu­ra­cán de la dic­ta­du­ra y de su fa­mi­lia, pe­ro no se ami­la­nó nun­ca. «Nos lla­ma­ban co­mu­nis­tas, pe­ro ha­bía­mos op­ta­do por los po­bres»,

ase­gu­ra. El es­pí­ri­tu del Do­cu­men­to de Me­de­llín que tra­jo con­si­go Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro im­preg­nó su vi­da y la de mu­chos: ca­te­quis­tas, lí­de­res de las co­mu­ni­da­des, sa­cer­do­tes, lai­cos… que po­co a po­co «em­pe­za­ron a des­apa­re­cer».

Po­ner en el cen­tro al más ne­ce­si­ta­do: esa fue la con­clu­sión prin­ci­pal a la que ha­bían lle­ga­do los obis­pos la­ti­noa­me­ri­ca­nos tras aquel en­cuen­tro de ve­rano de 1968 en la ciu­dad co­lom­bia­na. El re­vul­si­vo del Con­ci­lio Va­ti­cano II te­nía una aplicación con­cre­ta en el con­tex­to del con­ti­nen­te, y va­rios obis­pos, en­tre ellos Ro­me­ro, le­van­ta­ron la voz y se hi­cie­ron in­có­mo­dos pa­ra «una je­rar­quía que man­te­nía una men­ta­li­dad muy con­ser­va­do­ra y unas au­to­ri­da­des a las que no les con­ve­nía que los po­bres qui­sie­ran re­cu­pe­rar su dig­ni­dad».

Fue así co­mo, a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con­tro­la­dos por «mi­li­ta­res y la gran oli­gar­quía sal­va­do­re­ña», em­pe­za­ron a di­fa­mar al obis­po por sus ideas re­vo­lu­cio­na­rias, sos­te­ni­dos por «una Con­fe­ren­cia Epis­co­pal que tam­bién lo re­cha­za­ba e in­clu­so so­li­ci­tó al Va­ti­cano que lo re­le­ga­sen de su car­go por­que es­ta­ba pro­vo­can­do un le­van­ta­mien­to po­pu­lar».

«No se po­día te­ner una Bi­blia»

No ha­bía sal­va­do­re­ño que no se pe­ga­se a la ra­dio ca­da do­min­go a las ocho de la ma­ña­na. «Unos pa­ra bien, y otros pa­ra mal, pa­ra ver en qué le pes­ca­ban». Pe­ro las ho­mi­lías ra­dia­das de mon­se­ñor Ro­me­ro eran un acon­te­ci­mien­to na­cio­nal don­de se es­cu­cha­ban nom­bres y ape­lli­dos de muer­tos, des­apa­re­ci­dos, y de­nun­cias sin ta­pu­jos de la re­pre­sión que su­fría la po­bla­ción. «Tan­to mo­les­ta­ban sus ser­mo­nes que has­ta en dos oca­sio­nes pu­sie­ron bom­bas en la se­de de la ra­dio que trans­mi­tía su Mi­sa do­mi­ni­cal», ase­ve­ra Mar­tí­nez.

Aun así, él es­ta­ba de­ter­mi­na­do a ser «la voz de los sin voz», co­mo se le co­no­ce a día de hoy. ¿Có­mo no iba a ha­cer­se eco de tan­tas in­jus­ti­cias que es­cu­cha­ba ca­da día? La po­bla­ción iba a ver­le pa­ra con­tar­le lo que pa­sa­ba en su can­tón: que se lle­va­ban a los ca­te­quis­tas, que las reunio­nes en las ca­sas es­ta­ban prohi­bi­das, que ha­bía tal con­trol que no se po­día te­ner una Bi­blia en ca­sa... Re­cuer­do có­mo mu­cha gen­te la te­nía en­te­rra­da en la ca­lle, en­vuel­ta en plás­ti­co, pa­ra que no la en­con­tra­ran», se­ña­la Ma­ri­sa Mar­tí­nez.

El mo­ti­vo de la fé­rrea per­se­cu­ción no era otro que «la dic­ta­du­ra mi­li­tar man­tu­vie­se el or­den pa­ra se­guir ex­plo­tan­do a los po­bres y ha­cer­se ri­cos en sus ha­cien­das». Por­que mon­se­ñor Ro­me­ro ha­cía que el pue­blo «se cues­tio­na­se su reali­dad. Gra­cias a él em­pe­za­ron a plan­tear­se por qué eran tan mi­se­ra­bles». Fue así co­mo se for­mó la Fe­de­ra­ción Cris­tia­na de Cam­pe­si­nos Sal­va­do­re­ños, «que apor­tó mu­chas víc­ti­mas pa­ra ha­cer oír su voz». En­tre ellos, el ami­go de Ro­me­ro, el pa­dre Ru­ti­lio Gran­de, que tra­ba­ja­ba con los cam­pe­si­nos en una zo­na don­de se pro­du­ce ca­ña «en enor­mes ha­cien­das que ge­ne­ra­ban gran­des ri­que­zas y a la vez po­bre­za y ham­bre, por­que los tra­ba­ja­do­res re­ci­bían salarios ver­gon­zo­sos». El pa­dre Gran­de, en me­dio de ellos, «hi­zo vi­da lo que nos pe­día Me­de­llín: pe­que­ñas co­mu­ni­da­des ecle­sia­les que, a tra­vés del Evan­ge­lio, for­ta­le­cie­ran su fe. Y a tra­vés de es­ta fe en­ten­die­ron que su po­bre­za no era “vo­lun­tad de Dios”, co­mo les ha­cían creer los te­rra­te­nien­tes». Co­mo mu­chos otros sa­cer­do­tes, el pa­dre Gran­de fue ase­si­na­do. Era 1977. Tres años des­pués, ca­yó su ami­go Ro­me­ro.

«No fui­mos va­lien­tes»

En mar­zo de 1980, en aque­lla ca­pi­lla del hos­pi­tal Di­vi­na Pro­vi­den­cia de San Sal­va­dor, fue la pri­me­ra vez que lo ma­ta­ron. «La se­gun­da vez fue por el si­len­cio en ge­ne­ral en el que la Igle­sia ins­ti­tu­cio­nal lo so­te­rró y de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de des­pre­cio que se ver­tie­ron so­bre él». Lo ad­mi­te mon­se­ñor Ra­fael Urru­tia, ac­tual pos­tu­la­dor de la cau­sa de ca­no­ni­za­ción del bea­to sal­va­do­re­ño. Fue el Papa Fran­cis­co quien acu­ñó es­ta frase «cuan­do es­tu­vi­mos con él en la Sa­la Cle­men­ti­na pa­ra dar­le las gra­cias por la bea­ti­fi­ca­ción de mon­se­ñor Ro­me­ro, en 2015. De su co­ra­zón bro­tó ha­blar de “las dos ve­ces que lo ma­ta­ron” y to­dos com­pren­di­mos a lo que se re­fe­ría».

Ra­fael Urru­tia agra­de­ce a es­te se­ma­na­rio la opor­tu­ni­dad de «ex­pre­sar un po­co lo que lle­vo den­tro del co­ra­zón». Fue­ron años du­ros pa­ra las per­so­nas cer­ca­nas al hom­bre tan que­ri­do por mu­chos y tan de­tes­ta­do por otros. «Po­dría­mos ha­ber con­ta­do con los de­dos de las ma­nos a quie­nes, en el seno de la Igle­sia, di­je­sen “Ro­me­ro es nues­tro”. La po­si­ción có­mo­da du­ran­te más de 20 años fue in­ten­tar ol­vi­dar­se de él, ha­blar mal de su per­so­na, prohi­bir que se pre­di­ca­ra so­bre su tes­ti­mo­nio. Y con es­tas ac­ti­tu­des de ol­vi­do, se lo ser­vi­mos en ban­de­ja de pla­ta a los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res que sí ex­pre­sa­ron su sim­pa­tía sin­ce­ra por él y, en el peor de los ca­sos, a par­ti­dos po­lí­ti­cos que quisieron ha­cer de él una ban­de­ra». Por eso, aque­lla ma­ña­na de oc­tu­bre ro­ma­na, «pa­ra mu­chos de no­so­tros fue co­mo ha­cer un exa­men de con­cien­cia, qui­zá has­ta nos re­pro­cha­mos no ha­ber si­do va­lien­tes pa­ra de­fen­der su tes­ti­mo­nio», se la­men­ta mon­se­ñor Urru­tia. «Hu­bo quie­nes in­clu­so nos atre­vi­mos a juz­gar a nues­tros an­te­pa­sa­dos, pe­ro con la con­cien­cia cla­ra de que tam­bién era res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra ha­ber­lo de­fen­di­do y no lo hi­ci­mos por te­mor, por ce­los, por en­vi­dias. Dios sa­brá per­do­nar nues­tras ne­gli­gen­cias».

No to­dos las co­me­tie­ron. «De­bo re­cor­dar al car­de­nal Ro­sa Chá­vez y la lle­ga­da del nun­cio Ka­len­ga. Él ayu­dó a nues­tros obis­pos, y a la Igle­sia en ge­ne­ral, a to­mar con­cien­cia de que Ro­me­ro era nues­tro her­mano y ha­bía que re­cu­pe­rar­lo pa­ra la Igle­sia», re­co­no­ce Urru­tia. Nom­bra­do pos­tu­la­dor de la cau­sa tras un es­cán­da­lo de abu­sos se­xua­les del an­te­rior, «yo co­men­cé de ce­ro, con un ma­nual en la mano, tras es­cu­char al nun­cio de turno que me di­jo que Ro­me­ro no era su pro­ble­ma y no que­ría sa­ber na­da de él».

Mon­se­ñor Urru­tia se sien­te es­pe­ran­za­do con la ca­no­ni­za­ción, por­que «tras su bea­ti­fi­ca­ción mu­chas per­so­nas han que­ri­do co­no­cer­lo. Y así, apren­de­rán a amar­lo». La hue­lla que ha de­ja­do Ro­me­ro es «que la Igle­sia de­be op­tar siem­pre por los po­bres. No siem­pre lo he­mos he­cho, pe­ro su fi­gu­ra es, aho­ra, co­mo la con­cien­cia mo­ral den­tro de los ecle­siás­ti­cos, pa­ra que nos sin­ta­mos lla­ma­dos a te­ner la mis­ma ca­ri­dad pas­to­ral de Je­sús».

«Tan­to mo­les­ta­ban sus ser­mo­nies do­mi­ni­ca­les que has­ta en dos oca­sio­nes pu­sie­ron bom­bas en la se­de de la ra­dio que los emi­tía»

EFE/Ar­man­do Es­co­bar

Fotos: CNS

Sal­va­do­re­ños por­tan pan­car­tas con la ima­gen de mon­se­ñor Ro­me­ro al con­me­mo­rar­se el 35º aniver­sa­rio de su ase­si­na­to, en mar­zo de 2015

EFE/Ro­dri­go Su­ra

Ca­da día cien­tos de pe­re­gri­nos acu­den a la ya no ol­vi­da­da tum­ba de Ro­me­ro, si­tua­da en la crip­ta de la ca­te­dral de San Sal­va­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.