Pon­tí­fi­ces de mer­ca­do

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Juan Vi­cen­te Boo

Al­gu­nos mi­llo­na­rios ca­tó­li­cos ame­ri­ca­nos, ha­bi­tua­dos a la eco­no­mía de mer­ca­do y a la po­lí­ti­ca de mer­ca­do (pa­gar cam­pa­ñas elec­to­ra­les pa­ra con­se­guir le­yes), lle­van tiem­po invirtiendo en una es­pe­cie de Igle­sia de mer­ca­do a su pro­pio gus­to. Unos por va­ni­dad y otros por ma­li­cia.

El abo­ga­do ca­li­for­niano Tim Busch, miem­bro de la Pa­pal Foun­da­tion y del con­se­jo di­rec­ti­vo de la ca­de­na te­le­vi­si­va ca­tó­li­ca EWTN, pre­su­mía en The New York Ti­mes de ha­ber pu­bli­ca­do el pe­no­so ma­ni­fies­to del ex­nun­cio Vi­ga­nò en un pe­rió­di­co pro­pie­dad de esa ca­de­na, fun­da­da por madre An­gé­li­ca: «El ar­zo­bis­po Vi­ga­nò nos ha pres­ta­do un gran ser­vi­cio».

Sus mi­llo­nes le per­mi­ten fi­nan­ciar la Es­cue­la de Ne­go­cios Busch –en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Amé­ri­ca–, que el año pa­sa­do ho­me­na­jeó a Char­les Koch, el mul­ti­mi­llo­na­rio de la in­dus­tria carbonera co­no­ci­do por su hos­ti­li­dad a la Lau­da­to si.

Esa es­cue­la de ne­go­cios en la uni­ver­si­dad de los obis­pos ame­ri­ca­nos es, se­gún di­jo Busch en un discurso, «el púl­pi­to ma­gis­te­rial pa­ra el Va­ti­cano y pa­ra la Igle­sia», que to­da­vía no pre­di­ca bien las vir­tu­des del ca­pi­ta­lis­mo. En oc­tu­bre, Busch uti­li­za­rá ese púl­pi­to pa­ra abor­dar la au­ten­ti­ca re­for­ma que ne­ce­si­ta la Igle­sia uni­ver­sal.

Ha­ber vis­to ha­ce 20 años có­mo Mar­cial Ma­ciel se abría pa­so en el Va­ti­cano y es­ca­pa­ba de cas­ti­gos a ba­se de re­par­tir mi­llo­nes me aler­tó fren­te a los do­nan­tes tó­xi­cos. Pe­ro no ima­gi­na­ba que el ex­car­de­nal Theo­do­re McCa­rrick –que tam­bién re­par­tía so­bres– hu­bie­se abier­to sin que­rer con la Pa­pal Foun­da­tion las puer­tas de ac­ce­so a tan­tos pon­tí­fi­ces de mer­ca­do, de­ci­di­dos a im­po­ner a Fran­cis­co lo que tie­ne que ha­cer. Y a cas­ti­gar­le rui­do­sa­men­te, des­de los por­ta­les di­gi­ta­les con­ser­va­do­res que fi­nan­cian, cuan­do no les obe­de­ce.

Un obis­po ame­ri­cano co­men­ta­ba que hay tres ti­pos de do­nan­tes: los que dan pa­ra ayu­dar, los que dan por va­ni­dad, y los que dan pa­ra com­prar in­fluen­cia, co­mo ha­cen con los po­lí­ti­cos. Es­tos úl­ti­mos son po­cos, pe­ro les fa­ci­li­ta co­lar­se el ele­va­do con­su­mo de di­ne­ro de va­rias instituciones be­né­fi­cas del Va­ti­cano, que crean de­pen­den­cia res­pec­to a los do­nan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos y la Igle­sia ale­ma­na.

Du­ran­te su vue­lo a Fá­ti­ma en ma­yo de 2010, re­fi­rién­do­se por pro­pia ini­cia­ti­va a los abu­sos se­xua­les, Be­ne­dic­to XVI ad­vir­tió a los pe­rio­dis­tas: «La ma­yor per­se­cu­ción con­tra la Igle­sia no vie­ne de enemi­gos ex­ter­nos, sino que na­ce del pe­ca­do den­tro de la Igle­sia». Y nun­ca fal­tan opor­tu­nis­tas al­re­de­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.