Rea­lis­mo an­te to­do

50 años de la Pri­ma­ve­ra de Praga ▼ Una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes de Pa­blo VI al po­co de asu­mir el Trono de Pe­dro fue se­guir con la aper­tu­ra a los paí­ses co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa Orien­tal con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar la li­ber­tad de cul­to de los ca­tó­li­cos opr

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter Esquivias

El 16 de ju­lio de 1963, ape­nas un mes des­pués de ha­ber si­do ele­gi­do Papa, Pa­blo VI pi­dió opi­nión a los car­de­na­les de la Con­gre­ga­ción pa­ra Asun­tos Ecle­siás­ti­cos Ex­tra­or­di­na­rios pa­ra se­guir con la vía del diá­lo­go con los paí­ses co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa Orien­tal ini­cia­da por su an­te­ce­sor Juan XXIII. La res­pues­ta de los pur­pu­ra­dos fue po­si­ti­va y por una­ni­mi­dad. Era el ac­ta de na­ci­mien­to de la Ost­po­li­tik va­ti­ca­na, cu­yo ob­je­ti­vo prin­ci­pal, al mar­gen del po­si­cio­na­mien­to de la San­ta Se­de en el es­ce­na­rio geo­po­lí­ti­co del mo­men­to, con­sis­tía en lle­gar a pe­que­ños acuer­dos con aque­llos re­gí­me­nes pa­ra ga­ran­ti­zar una mí­ni­ma li­ber­tad de cul­to a los ca­tó­li­cos. No se tra­ta­ba de clau­di­car an­te el co­mu­nis­mo, pe­ro sí de adop­tar una ac­ti­tud prag­má­ti­ca no exen­ta de epi­so­dios do­lo­ro­sos.

Pa­blo VI de­sig­nó co­mo ar­qui­tec­to de es­ta es­tra­te­gia al di­plo­má­ti­co Agos­tino Ca­sa­ro­li. Su mi­sión fue de­fi­ni­da por el car­de­nal Jean Vi­llot, se­cre­ta­rio de Es­ta­do en­tre 1969 y 1979: «No bus­ca un mo­dus vi­ven­di, sino un mo­dus non mo­rien­di, es de­cir, me­dios pa­ra no mo­rir». Ca­sa­ro­li lo pu­do com­pro­bar de mo­do es­pe­cial en Che­cos­lo­va­quia, cu­yo ré­gi­men man­te­nía en­car­ce­la­do des­de 1949 al ar­zo­bis­po de Praga, mon­se­ñor Joz­sef Be­ran. Pre­ci­sa­men­te, Ca­sa­ro­li se reunió con él du­ran­te el pri­me­ro de sus via­jes al país cen­troeu­ro­peo to­pán­do­se con un ar­zo­bis­po des­pro­vis­to de ren­cor pe­ro con la vo­lun­tad in­dó­mi­ta.

El ca­so Be­ran se re­sol­vió con la salida del ar­zo­bis­po del país al tiem­po que se le pre­mia­ba con un bi­rre­te car­de­na­li­cio. ¿Qué ce­dió a cam­bio el ré­gi­men che­co? Po­co o ca­si na­da: se­guía pre­sio­nan­do a la San­ta Se­de pa­ra que ad­mi­tie­ra a sa­cer­do­tes afi­nes y una ho­mi­lía de Be­ran en Asís en 1965 así co­mo dos du­ros dis­cur­sos de pre­la­dos en se­de con­ci­liar so­bre la fal­ta de li­ber­tad re­li­gio­sa mo­ti­va­ron una du­ra pro­tes­ta (so­lem­ni­za­da con un im­pro­vi­sa­do via­je a Ro­ma) de Ka­rel Hru­za, el du­ro in­ter­lo­cu­tor che­cos­lo­va­co de Ca­sa­ro­li. Ro­ma no ce­dió: Pa­blo VI reac­cio­nó ne­gán­do­se a nom­brar a un obis­po sim­pa­ti­zan­te del ré­gi­men. La con­se­cuen­cia fue la rup­tu­ra de las ne­go­cia­cio­nes.

De ahí que la aper­tu­ra ini­cia­da a principios de 1968 por la Pri­ma­ve­ra de Praga fue­se aco­gi­da con re­go­ci­jo por Pa­blo VI y el ya ar­zo­bis­po Ca­sa­ro­li. Mo­ti­vos te­nían, pues en unos me­ses lo­gra­ron lo que pe­dían des­de ha­ce años. De en­tra­da, los nue­vos di­ri­gen­tes re­le­va­ron a Hru­za, que fue sus­ti­tui­do por la al­ta fun­cio­na­ria Eri­ka Kad­le­co­va, fue­ron reha­bi­li­ta­dos sie­te obis­pos –tres de los cua­les re­to­ma­ron el con­trol in­me­dia­to de sus dió­ce­sis–, se su­pri­mió el nu­me­rus clau­sus en los se­mi­na­rios (pa­lan­ca de la dic­ta­du­ra pa­ra con­tro­lar­los) y se re­la­jó no­ta­ble­men­te la vi­gi­lan­cia po­li­cial de la ac­ti­vi­dad ecle­sial, lo que re­sul­tó, en­tre otras co­sas, en un re­ver­de­cer de la pren­sa ca­tó­li­ca. El Go­bierno o en­ca­be­za­do por Ale­xan­der Dub­cek acor­dó, asi­mis­mo, ga­ran­ti­zar las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas de la Igle­sia, le­ga­li­zar la Igle­sia de ri­to gre­co-ca­tó­li­co y otor­gar un nue­vo es­ta­tu­to a Cá­ri­tas.

Las sa­tis­fac­cio­nes du­ra­ron po­co: has­ta el aplas­ta­mien­to, en agos­to de 1968, de la Pri­ma­ve­ra por par­te de los tan­ques so­vié­ti­cos. La nor­ma­li­za­ción im­pues­ta por Mos­cú su­pu­so la anu­la­ción de los lo­gros y Hru­za vol­vió a ocu­par su car­go. El di­le­ma pa­ra la di­plo­ma­cia va­ti­ca­na era in­trin­ca­do. Pa­blo VI y Ca­sa­ro­li lo re­sol­vie­ron con una tác­ti­ca plas­ma­da en el tí­tu­lo de las me­mo­rias de es­te úl­ti­mo: el mar­ti­rio de la pa­cien­cia. Dos años tar­da­ron las au­to­ri­da­des de Praga en vol­ver a la me­sa de ne­go­cia­cio­nes; y fue­ron ne­ce­sa­rios otros tres pa­ra que acep­ta­sen la or­de­na­ción de cua­tro obis­pos no pre­ci­sa­men­te opo­si­to­res. Hu­bo que es­pe­rar has­ta 1988 (un año an­tes del des­mo­ro­na­mien­to del co­mu­nis­mo en Eu­ro­pa Orien­tal) pa­ra que Juan Pa­blo II pu­die­ra cu­brir li­bre­men­te una va­can­te en el epis­co­pa­do che­cos­lo­va­co.

¿Hu­mi­lla­ción o rea­lis­mo? Am­bas co­sas. Los pro­ta­go­nis­tas, em­pe­zan­do por Ca­sa­ro­li, ad­mi­tie­ron que el mé­to­do de la Ost­po­li­tik no dio, en Che­cos­lo­va­quia, los fru­tos es­pe­ra­dos. Más se­ve­ro se mos­tró su mano de­re­cha, el ar­zo­bis­po es­lo­va­co Jan Bu­kovs­ki, que em­pie­za su li­bro de me­mo­rias con un ejer­ci­cio de au­to­crí­ti­ca, ad­mi­tien­do que el ré­gi­men siem­pre lle­vó la voz can­tan­te en las ne­go­cia­cio­nes. Y sin em­bar­go, los he­chos han de­mos­tra­do que el com­por­ta­mien­to al­go pa­si­vo y blan­do de Ro­ma lo­gró a lar­go pla­zo lo que pre­ten­día: Dios es­cri­be rec­to con ren­glo­nes tor­ci­dos. Tam­bién en ma­te­ria di­plo­má­ti­ca.

ABC

Jó­ve­nes che­cos du­ran­te una pro­tes­ta en Praga, por la muer­te de un com­pa­ñe­ro, a ma­nos de las tro­pas de ocu­pa­ción, en 1968

CNS

Agos­tino Ca­sa­ro­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.