«Las igle­sias no pue­den to­le­rar el ra­cis­mo»

▼ La Igle­sia ca­tó­li­ca y el Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias abor­dan jun­tos el pro­ble­ma de la xe­no­fo­bia, que afec­ta tam­bién a al­gu­nas co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. «La pro­pia ex­pe­rien­cia es el me­jor ca­mino pa­ra ven­cer el mie­do», afir­ma el nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

La cum­bre in­for­mal de je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno de la Unión Eu­ro­pea que es­te jue­ves con­clu­ye en Aus­tria se ha cen­tra­do una vez más en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, en una di­fí­cil bús­que­da de pun­tos de en­cuen­tro en­tre el blo­que de los paí­ses del Es­te más Aus­tria y aho­ra Ita­lia (que bus­ca el blin­da­je de las fron­te­ras), y el más abier­to a la aco­gi­da, li­de­ra­do por Fran­cia y Ale­ma­nia, al que se ha su­ma­do aho­ra Es­pa­ña.

Las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas no son aje­nas a es­ta di­vi­sión. Al­gu­nos gru­pos de­fien­den abier­ta­men­te la lí­nea del mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, o la del pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­ban, que jus­ti­fi­ca su re­cha­zo a la in­mi­gra­ción ape­lan­do a ser par­te de «la fa­mi­lia cris­tia­na eu­ro­pea». La con­fe­ren­cia epis­co­pal de su país ha mos­tra­do com­pren­sión ha­cia él.

«El fe­nó­meno de la in­mi­gra­ción tie­ne un en­fo­que di­fe­ren­te en­tre la Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y la orien­tal», re­co­no­ce Mar­tin Mi­cha­lí­cek, sa­cer­do­te es­lo­va­co y nue­vo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo de Con­fe­ren­cias Epis­co­pa­les de Eu­ro­pa (CCEE). La se­ma­na pa­sa­da, es­ta en­ti­dad ce­le­bró en Po­lo­nia su asam­blea ple­na­ria, so­bre El es­pí­ri­tu de so­li­da­ri­dad en Eu­ro­pa. Se­gún el men­sa­je fi­nal, los obis­pos abor­da­ron «las di­fe­ren­tes de­ci­sio­nes to­ma­das por sus res­pec­ti­vos go­bier­nos» so­bre mi­gra­cio­nes. No men­cio­na­ron –ma­ti­za Mi­cha­lí­cek– paí­ses con­cre­tos. Pe­ro reite­ra­ron, su­mán­do­se al Papa, «que la so­li­da­ri­dad es el ca­mino inevi­ta­ble pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas […]. Es­te ca­mino in­clu­ye la aper­tu­ra y la in­te­gra­ción», con­clu­ye el men­sa­je fi­nal.

Son evi­den­tes las di­fe­ren­cias en­tre el pon­ti­fi­ca­do de Fran­cis­co y la ac­ti­tud en el es­te de Eu­ro­pa, ya sea re­cha­zan­do la aco­gi­da o sos­la­yán­do­la y sub­ra­yan­do en su lu­gar otros as­pec­tos co­mo la ayu­da en los lu­ga­res de ori­gen, la pre­fe­ren­cia por los re­fu­gia­dos cris­tia­nos, o la vo­lun­tad de los mi­gran­tes de ir so­lo a paí­ses del oes­te de Eu­ro­pa. Es­ta di­vi­sión preo­cu­pa en la San­ta Se­de, que el año pa­sa­do lan­zó la cam­pa­ña Com­par­tien­do el via­je pa­ra com­ba­tir la xe­no­fo­bia en las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. Es­ta se­ma­na, en Ro­ma, se es­tá ce­le­bran­do un con­gre­so mun­dial so­bre Xe­no­fo­bia, ra­cis­mo y na­cio­na­lis­mos po­pu­lis­tas, or­ga­ni­za­do con el Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias (CMI). En­cuen­tros co­mo es­te, el del CCEE en Po­lo­nia o los que el CMI vie­ne ce­le­bran­do en los úl­ti­mos años son una bue­na for­ma de que los lí­de­res ecle­sia­les se es­cu­chen, com­par­tan in­quie­tu­des y tien­dan puen­tes. Tam­bién se ha im­pli­ca­do a re­pre­sen­tan­tes de las igle­sias del es­te en el tra­ba­jo de la San­ta Se­de so­bre mi­gra­cio­nes.

Re­fle­jo de las so­cie­da­des

El ale­mán Ma­rin Ro­bra, de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del Con­se­jo Mun­dial de las Igle­sias, re­cha­za que se vea a los cris­tia­nos del es­te, de for­ma ge­ne­ra­li­za­da, co­mo in­so­li­da­rios. «Es­tán tra­tan­do de ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. En Hun­gría, por ejem­plo, los pres­bi­te­ria­nos es­tán ha­cien­do un tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so». Sí re­co­no­ce que es­tas co­mu­ni­da­des «re­fle­jan has­ta cier­to pun­to la reali­dad de sus so­cie­da­des. Hay gen­te que se preo­cu­pa, tie­ne mie­do, y si­gue a los po­lí­ti­cos que ca­pi­ta­li­zan es­te te­mor. De vez en cuan­do al­gún sa­cer­do­te, qui­zá un obis­po», se pro­nun­cia en es­ta lí­nea. «Si eso ocu­rre, hay que res­pon­der. Y los lí­de­res lo ha­cen».

Ro­bra re­cuer­da que gran par­te del re­ce­lo ha­cia los in­mi­gran­tes se da en­tre per­so­nas de cla­se me­dia ba­ja, que an­tes de las úl­ti­mas olea­das de in­mi­gra­ción se vie­ron afec­ta­das por los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción y la cri­sis eco­nó­mi­ca. «Pro­me­ter una res­pues­ta a es­tos pro­ble­mas ha­cien­do del ex­tran­je­ro un chi­vo ex­pia­to­rio es una vie­ja ac­ti­tud fas­cis­ta», con­de­na.

Pa­ra res­pon­der a es­ta ten­den­cia, re­co­mien­da por un la­do ser pru­den­te y rea­lis­ta an­te las in­quie­tu­des que la in­mi­gra­ción ge­ne­ra, en la lí­nea del Papa Fran­cis­co de aco­ger en tan­to en cuan­to se pue­da in­te­grar bien. «Si reac­cio­nas de for­ma in­ge­nua, la gen­te no te cree­rá y no pue­des cons­truir la con­fian­za ne­ce­sa­ria» pa­ra un tra­ba­jo de es­ta mag­ni­tud. Pe­ro «las igle­sias no pue­den to­le­rar el ra­cis­mo. Res­pe­tan las iden­ti­da­des na­cio­na­les. Pe­ro cuan­do esas ac­ti­tu­des con­tri­bu­yen a la in­jus­ti­cia, hay que re­cor­dar a es­tas co­mu­ni­da­des que Cris­to tras­cien­de las fron­te­ras. Los de­re­chos hu­ma­nos uni­ver­sa­les no de­ben ser aje­nos a las igle­sias. Co­mo ha di­cho el me­tro­po­li­ta Ga­briel de Gre­cia [du­ran­te el con­gre­so], la to­le­ran­cia tie­ne un co­mien­zo y un fi­nal, pe­ro el amor de Cris­to no tie­ne fin».

CNS

In­mi­gran­tes jun­to a una ca­rre­te­ra, en Rosz­ke (Hun­gría), en sep­tiem­bre de 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.