De la Igle­sia del co­rra­li­to a la del sa­li­mos jun­tos

El car­de­nal Oso­ro y sus obis­pos au­xi­lia­res co­mien­zan las vi­si­tas pas­to­ra­les, con las que re­co­rre­rán las di­fe­ren­tes reali­da­des de la Igle­sia en Ma­drid

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

«La vi­si­ta pas­to­ral es el mo­men­to más be­llo, más her­mo­so, del pas­tor, del obis­po; es, en de­fi­ni­ti­va, afir­mar y mos­trar que el Se­ñor no se ol­vi­da de na­die. No se ol­vi­da de no­so­tros que so­mos cris­tia­nos y que te­ne­mos la mi­sión de anun­ciar el Evan­ge­lio y de de­cir a los hom­bres, a to­dos los hom­bres, con nues­tra pro­pia vi­da y tam­bién con nues­tras pa­la­bras quién es nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to»: es­tas fue­ron las pa­la­bras del car­de­nal Car­los Oso­ro du­ran­te el co­mien­zo de la vi­si­ta pas­to­ral a la Vi­ca­ría VIII, en una Eu­ca­ris­tía que tu­vo lu­gar el vier­nes en la pa­rro­quia San­ta Ma­ría Mi­cae­la y San En­ri­que.

Así han da­do co­mien­zo las vi­si­tas pas­to­ra­les del ar­zo­bis­po por to­da la dió­ce­sis, una la­bor en la que va a ser ayu­da­do por los cua­tro obis­pos au­xi­lia­res de Ma­drid: Juan An­to­nio Mar­tí­nez Ca­mino, Je­sús Vidal, Jo­sé Co­bo y San­tos Montoya. La ho­ja de ru­ta es que el ar­zo­bis­po co­mien­ce la vi­si­ta a ca­da vi­ca­ría pre­si­dien­do la Eu­ca­ris­tía en al­guno de los tem­plos de su te­rri­to­rio, y lue­go sean los obis­pos au­xi­lia­res quie­nes com­ple­ten el re­co­rri­do por los dis­tin­tos ar­ci­pres­taz­gos y pa­rro­quias, pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano y de la for­ma más cer­ca­na po­si­ble la reali­dad de to­da la Igle­sia en Ma­drid. De es­ta ma­ne­ra, es­tos días co­men­za­rán las vi­si­tas a las vi­ca­rías de la dió­ce­sis que se pro­lon­ga­rán dos cur­sos.

Con es­tas vi­si­tas, el car­de­nal ar­zo­bis­po quie­re re­for­zar el acen­to evan­ge­li­za­dor que tie­ne aho­ra mis­mo co­mo re­to prin­ci­pal la Igle­sia en Ma­drid: «Aquí es­táis per­so­nas ma­yo­res que qui­zás ha­béis co­no­ci­do otros mo­men­tos en que la Igle­sia ha he­cho una vi­si­ta pas­to­ral en un mar­co en el que prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do se de­cla­ra­ba cristiano, y pa­re­cía im­pen­sa­ble ser otra co­sa dis­tin­ta». Sin em­bar­go, el mar­co en que nos si­tua­mos en es­tos mo­men­tos «es un mar­co mi­sio­ne­ro», por­que «hoy no to­dos se de­cla­ran de la mis­ma ma­ne­ra, por­que in­clu­so la gen­te que vi­ve a nues­tro al­re­de­dor, en nues­tra pro­pia es­ca­le­ra, son per­so­nas di­fe­ren­tes que ne­ce­si­tan que se anun­cie el Evan­ge­lio no so­la­men­te con pa­la­bras sino con nues­tra pro­pia vi­da».

Una Igle­sia que sa­le

Es­ta for­ma de con­ce­bir la vi­si­ta pas­to­ral del obis­po a su dió­ce­sis «es­tá en el mar­co del Con­ci­lio Va­ti­cano II, el mar­co de una Igle­sia que sa­le, que sa­le al en­cuen­tro de los hom­bres». Y es­to es así por­que «el fu­tu­ro no se di­se­ña en el co­rra­li­to. Mi­ra, tú en el co­rra­li­to no ha­ces la Igle­sia ca­tó­li­ca, ha­rás otra Igle­sia pe­ro no la ca­tó­li­ca. Los co­rra­li­tos no son de la Igle­sia ca­tó­li­ca. No se tra­ta de que los cris­tia­nos jun­tos ha­ga­mos un gru­pi­to, se tra­ta de que no­so­tros sal­ga­mos a anun­ciar a Je­su­cris­to, to­dos jun­tos. No hay mi­sión sin co­mu­nión. Co­mu­nión y mi­sión van uni­das», di­jo tam­bién.

En es­te re­co­rri­do, hay al­go por en­ci­ma de cual­quier es­tra­te­gia, por­que «por mu­chas me­to­do­lo­gías que ten­ga­mos, si no en­tra­mos en el co­ra­zón del Evan­ge­lio no ha­re­mos na­da, y el co­ra­zón del Evan­ge­lio es Je­su­cris­to mis­mo».

Por eso, en es­te con­tex­to ac­tual, «nues­tra pre­sen­cia co­mo Igle­sia en me­dio del mun­do tie­ne que cam­biar». Hay que mos­trar una Igle­sia «que sa­le a los ca­mi­nos, que va en bús­que­da de los hom­bres, que mues­tra el ros­tro que­rien­do a los hom­bres», por­que «Dios no tie­ne a la Igle­sia pa­ra que em­pe­ce­mos a de­cir: “qué ma­los son es­tos”. No, tie­ne a la Igle­sia pa­ra que mues­tre la sal­va­ción, dón­de es­tá el ca­mino, dón­de es­tá la vi­da, dón­de es­tá la ale­gría, dón­de se agran­da el co­ra­zón».

Ós­car Gon­zá­lez

Un mo­men­to de la Eu­ca­ris­tía en San­ta Mi­cae­la y San En­ri­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.