«Áni­mo, soy yo, no ten­gáis mie­do»

No re­duz­ca­mos nues­tra ac­ción evan­ge­li­za­do­ra a la sa­cris­tía, se­pa­mos lle­gar con la au­da­cia evan­gé­li­ca a to­dos los ca­mi­nos don­de tran­si­tan los hom­bres, es­pe­cial­men­te los más po­bres

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

En un con­tex­to co­mo el que nos to­ca vi­vir, en el que se su­ce­den rá­pi­da­men­te mu­chos acon­te­ci­mien­tos, al­gu­nos de los cua­les afectan a la Igle­sia y to­can el co­ra­zón de los cre­yen­tes y afectan a to­dos, qui­sie­ra acer­ca­ros la mi­ra­da que han de te­ner los dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros. Una mi­ra­da que no es la pu­ra­men­te so­cio­ló­gi­ca, esa que pre­ten­de ver­lo to­do de una ma­ne­ra asép­ti­ca y neu­tra. La mi­ra­da que he­mos de te­ner los dis­cí­pu­los de Je­sús, miem­bros vi­vos de la Igle­sia, que for­ma­mos el Pue­blo de Dios, re­quie­re un dis­cer­ni­mien­to evan­gé­li­co que ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ali­men­tar­se a la luz de Cris­to y con la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to.

Hay una pá­gi­na del Evan­ge­lio que nos si­túa en nues­tra ver­dad y que nos da alien­to, es­pe­ran­za, rea­lis­mo y ca­pa­ci­dad pa­ra es­tu­diar los signos de los tiem­pos, ma­ni­fes­ta­dos en al­gu­nas reali­da­des del pre­sen­te que no es­tán bien re­suel­tas y que, cier­ta­men­te, des­en­ca­de­nan pro­ce­sos de des­hu­ma­ni­za­ción y de pe­ca­do, con una fe sin obras o con obras con­tra­rias al de­seo de Cris­to y que ge­ne­ran in­creen­cia, des­con­fian­za, ne­ga­ti­vi­dad, son obras que aten­tan con­tra el pro­yec­to de Dios. To­do ello pi­de de no­so­tros re­co­no­cer e in­ter­pre­tar y ele­gir las mo­cio­nes del buen es­pí­ri­tu, re­cha­zan­do las del ma­lo. ¿Qué su­ce­dió el día en que Je­sús alen­tó a los dis­cí­pu­los a que subie­ran a la bar­ca y se ade­lan­ta­ran mien­tras Él des­pe­día a la gen­te? (cfr. Mc 6, 45-52). Me vais a per­mi­tir ha­cer una lec­tu­ra sa­pien­cial del tex­to: la bar­ca es la Igle­sia; los dis­cí­pu­los, no­so­tros; la tor­men­ta son reali­da­des de pe­ca­do pre­sen­tes y que afectan a la mi­sión de la Igle­sia; la en­tra­da de Je­sús en la bar­ca y la lle­ga­da de la cal­ma es la mues­tra evi­den­te de que ha de ser Je­sús quien guíe, alien­te y mar­que di­rec­ción a la Igle­sia. Pe­ro al mis­mo tiem­po la cal­ma lle­ga por­que ha lle­ga­do quien da se­gu­ri­dad y con­fian­za, quien per­do­na y mar­ca siem­pre la di­rec­ción.

Re­cor­de­mos el su­ce­so y se­pa­mos con­tem­plar to­do lo an­te­rior en la Pa­la­bra del Se­ñor: «Lle­ga­da la no­che, la bar­ca es­ta­ba en mi­tad del mar y Je­sús, so­lo, en tie­rra. Vién­do­los fa­ti­ga­dos de re­mar, por­que te­nían vien­to con­tra­rio, a eso de la cuar­ta vi­gi­lia de la ma­dru­ga­da, fue ha­cia ellos an­dan­do so­bre el mar, e hi­zo ade­mán de pa­sar de lar­go. Ellos, vién­do­lo an­dar so­bre el mar, pen­sa­ron que era un fan­tas­ma y die­ron un gri­to, por­que to­dos lo vie­ron y se asus­ta­ron. Pe­ro él ha­bló en­se­gui­da con ellos y les di­jo: “Áni­mo, soy yo, no ten­gáis mie­do”. En­tró en la bar­ca con ellos y amai­nó el vien­to».

Igle­sia, ¿quién eres?, ¿qué di­ces de ti mis­ma? La Lumen gentium yla Gau­dium et spes, dos gran­des constituciones del Con­ci­lio Va­ti­cano II, nos dan cla­ves pa­ra afir­mar la iden­ti­dad y vi­vir en mi­sión. ¡Qué bien nos vie­ne re­cu­pe­rar per­ma­nen­te­men­te es­te ca­mino! Es­ta­mos in­ser­tos en una so­cie­dad pa­ra ser fer­men­to, lu­gar de aco­gi­da, de en­cuen­tro, de diá­lo­go, de des­can­so y de en­can­to. Y a pe­sar de los pe­ca­dos de los que for­ma­mos par­te de la Igle­sia, ¿qué ins­ti­tu­ción hay en el mun­do que pue­da pre­sen­tar tan­tos es­pa­cios en to­das las la­ti­tu­des de la tie­rra don­de se dé aco­gi­da, en­cuen­tro, diá­lo­go, des­can­so, dig­ni­dad, re­cu­pe­ra­ción de las esen­cias de la dig­ni­dad de la per­so­na?

Nos de­tie­nen nues­tras mi­se­rias, pe­ro no ol­vi­de­mos es­to: Él «en­tró en la bar­ca», Él es­tá en la Igle­sia. Ne­ce­si­ta­mos de­jar­nos em­pu­jar por el Es­pí­ri­tu que es­tá en la Igle­sia, que la guía y acom­pa­ña siem­pre, lo hi­zo des­de el ini­cio, lo si­gue ha­cien­do y lo ha­rá has­ta el fi­nal de los tiem­pos. Por ello ten­go que de­ci­ros con la fuer­za que tie­ne la Pa­la­bra del Se­ñor: «No ten­gáis mie­do». Ha­brá tem­pes­ta­des pro­vo­ca­das por nues­tras in­fi­de­li­da­des y pe­ca­dos, las ha­brá pro­vo­ca­das por quie­nes sa­ben y experimentan la fuer­za de la Igle­sia. Pe­ro no­so­tros, miem­bros de la Igle­sia, no ten­ga­mos la ten­ta­ción de de­jar­nos pa­ra­li­zar por te­mo­res y pe­li­gros, de­jé­mo­nos lle­var por el Es­pí­ri­tu y sin­ta­mos ne­ce­si­dad de orar jun­tos pi­dien­do pa­rre­sía y ha­cién­do­lo co­mo los pri­me­ros, los mis­mos que ha­bían te­ni­do mie­do: «Aho­ra, Se­ñor, fí­ja­te en sus ame­na­zas y con­ce­de a tus sier­vos pre­di­car tu pa­la­bra con to­da va­len­tía» (Hch 4, 29).

Co­mo Igle­sia de Je­su­cris­to, mos­tre­mos que so­mos sa­cra­men­to del Reino de Dios y no un gru­po social más, no nos de­je­mos re­du­cir a su­pues­tos me­ra­men­te cul­tu­ra­les o so­cia­les, sien­do acep­ta­da o re­cha­za­da en fun­ción de acier­tos po­lí­ti­cos o cálcu­los es­tra­té­gi­cos. La Igle­sia es par­te del mun­do, pe­ro ha de ser ella, tie­ne que es­tar en el mun­do y tie­ne que ser ella mis­ma. «No ten­gáis mie­do».

No re­duz­ca­mos nues­tra ac­ción evan­ge­li­za­do­ra a la sa­cris­tía, se­pa­mos lle­gar con la au­da­cia evan­gé­li­ca a to­dos los ca­mi­nos don­de tran­si­tan los hom­bres, es­pe­cial­men­te los más po­bres. ¿Quién tie­ne y quién de­fien­de a los más po­bres no so­la­men­te con pa­la­bras? Con­for­me­mos, re­no­ve­mos y re­vi­ta­li­ce­mos la no­ve­dad del Evan­ge­lio en nues­tras vi­das de tal ma­ne­ra que se sus­ci­ten dis­cí­pu­los mi­sio­ne­ros que tie­nen ex­pe­rien­cia pro­fun­da de Dios, vi­ven­cia co­mu­ni­ta­ria, co­no­ci­mien­to de la Pa­la­bra de Dios, com­pro­mi­so mi­sio­ne­ro. Co­mo nos re­cuer­da el Papa Fran­cis­co, «cuan­do la so­cie­dad –lo­cal, na­cio­nal o mun­dial– aban­do­na en la pe­ri­fe­ria una par­te de sí mis­ma, no ha­brá pro­gra­mas po­lí­ti­cos ni re­cur­sos po­li­cia­les o de in­te­li­gen­cia que pue­dan ase­gu­rar in­de­fi­ni­da­men­te la tran­qui­li­dad» (EG 59).

Alfa y Ome­ga

Cris­to con los após­to­les en la bar­ca de la Igle­sia, de Mar­co Ivan Rup­nik. Ca­pi­lla de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.