Nue­vo ini­cio en Chi­na

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

«El acuer­do fir­ma­do el sá­ba­do en Pe­kín so­bre el nom­bra­mien­to de obis­pos cul­mi­na un lar­go y ar­duo pro­ce­so de acer­ca­mien­to, con el que la San­ta Se­de bus­ca con­se­guir nue­vos es­pa­cios de li­ber­tad pa­ra los ca­tó­li­cos chi­nos y ce­rrar las he­ri­das de una Igle­sia di­vi­di­da en­tre co­mu­ni­da­des clan­des­ti­nas y ofi­cia­lis­tas. «No es el fi­nal del pro­ce­so, sino el co­mien­zo», re­su­mió el por­ta­voz va­ti­cano, Greg Bur­ke, al anun­ciar la aper­tu­ra de una nue­va eta­pa en la his­to­ria del ca­to­li­cis­mo en el gi­gan­te asiá­ti­co, lle­na de es­pe­ran­zas pe­ro tam­bién de re­ce­los y te­mo­res. «¿Có­mo es po­si­ble que su­ce­da es­to des­pués de tan­tos años de per­se­cu­ción co­mu­nis­ta?», se pre­gun­tan los miem­bros de una co­mu­ni­dad de ca­tó­li­cos chi­nos en Es­pa­ña, que des­con­fían de las in­ten­cio­nes del Go­bierno de su país.

De­fi­nir­lo co­mo his­tó­ri­co po­dría pa­re­cer re­dun­dan­te. Pe­ro nin­gún ad­je­ti­vo des­cri­be me­jor al acuer­do en­tre la San­ta Se­de y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar de Chi­na re­cién fir­ma­do. El pri­mer me­mo­rán­dum ofi­cial sus­cri­to por am­bas par­tes en ca­si 70 años, fru­to de dé­ca­das de pa­cien­te acer­ca­mien­to. Gra­cias a él, en el país asiá­ti­co exis­ti­rá una Igle­sia ca­tó­li­ca uni­da. Sus obis­pos se­rán fie­les al Pa­pa y apro­ba­dos por las au­to­ri­da­des de Pe­kín. Se cie­rra así una he­ri­da aún san­gran­te, pe­ro que tar­da­rá en ci­ca­tri­zar. El pri­mer pa­so pa­ra un inexo­ra­ble des­hie­lo po­lí­ti­co. Una apues­ta por la paz en un es­ce­na­rio mun­dial tur­bu­len­to, no sin crí­ti­cas ni mal­hu­mo­res

Era un se­cre­to a vo­ces des­de ha­ce me­ses. Fi­nal­men­te, el sá­ba­do 22 de septiembre en la ca­pi­tal chi­na, que­dó fir­ma­do el acuer­do pro­vi­sio­nal so­bre el nom­bra­mien­to de obis­pos. Ocu­rrió en la reunión de dos de­le­ga­cio­nes en­ca­be­za­das res­pec­ti­va­men­te por An­toi­ne Ca­mi­lle­ri, sub­se­cre­ta­rio pa­ra las Re­la­cio­nes con los Es­ta­dos de la San­ta Se­de y Wang Chao, vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na.

El acon­te­ci­mien­to fue anun­cia­do ese mis­mo día en Ro­ma y Pe­kín. Aun­que no se pu­bli­có el con­te­ni­do del do­cu­men­to (de­ta­lle que des­per­tó sus­pi­ca­cias), una no­ta ofi­cial va­ti­ca­na in­for­mó de que re­gu­la las de­sig­na­cio­nes epis­co­pa­les y otras «cues­tio­nes de gran re­le­van­cia» pa­ra la vi­da de la Igle­sia, ade­más de «crear las con­di­cio­nes pa­ra una más am­plia co­la­bo­ra­ción a ni­vel bi­la­te­ral». Tam­bién in­di­có que su apli­ca­ción se­rá pe­rió­di­ca­men­te mo­ni­to­rea­da, aun­que no pre­ci­só las mo­da­li­da­des.

El nom­bra­mien­to de obis­pos ha si­do el pun­to más com­pli­ca­do en los lar­gos y ator­men­ta­dos con­tac­tos bi­la­te­ra­les. Víncu­los que no se pue­den equi­pa­rar con re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas es­ta­bles. Al me­nos por aho­ra. En sen­ti­do es­tric­to, nun­ca ha exis­ti­do re­la­ción di­plo­má­ti­ca al­gu­na en­tre el Va­ti­cano y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar, pro­cla­ma­da por Mao Ze­dong y el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino en 1949. En aquel año y tras la de­rro­ta mi­li­tar, Chiang Kai-shek tras­la­dó el Go­bierno de la en­ton­ces Re­pú­bli­ca de Chi­na a la is­la de Tai­wán. Y se lle­vó con él las re­la­cio­nes ofi­cia­les con el Va­ti­cano. Por eso, el pe­que­ño Es­ta­do pa­pal es hoy él úni­co en Eu­ro­pa que re­co­no­ce for­mal­men­te al Go­bierno tai­wa­nés.

Des­de en­ton­ces, en la Chi­na con­ti­nen­tal se ges­ta­ron dos co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas dis­tin­tas: una com­pues­ta por obis­pos, sa­cer­do­tes y fie­les de­pen­dien­tes de la lla­ma­da Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca, que siem­pre con­tó con el be­ne­plá­ci­to de las au­to­ri­da­des; y otra, de igual cons­ti­tu­ción je­rár­qui­ca pe­ro to­tal­men­te fiel a Ro­ma, lla­ma­da co­lo­quial­men­te «sub­te­rrá­nea». Una si­tua­ción úni­ca y pa­ra­dó­ji­ca. Por eso, du­ran­te años, se ha­bló de «dos Igle­sias» en te­rri­to­rio chino.

Pe­ro la reali­dad es di­fe­ren­te. Por eso, al­gu­nas se­ma­nas atrás, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do va­ti­cano, Pie­tro Pa­ro­lin, acla­ró que nun­ca exis­tie­ron dos Igle­sias en el país asiá­ti­co, sino «dos co­mu­ni­da­des de fie­les que es­tán lla­ma­das a cum­plir un ca­mino pro­gre­si­vo de re­con­ci­lia­ción ha­cia la uni­dad». Un es­ta­do de co­sas con­fir­ma­do por la si­tua­ción de mu­chos obis­pos que sien­do, fie­les al Pa­pa, per­te­ne­cían a la Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca.

Des­de an­tes de la fa­mo­sa Car­ta a los Ca­tó­li­cos de Chi­na escrita por Benedicto XVI, el 27 de ma­yo de 2007, la San­ta Se­de ya ha­bía adop­ta­do una po­lí­ti­ca in­ter­na de re­co­no­cer a los obis­pos pa­trió­ti­cos que desea­sen en­trar en co­mu­nión con la Igle­sia romana,

ana­li­zan­do es­cru­pu­lo­sa­men­te ca­so por ca­so. De esa ma­ne­ra, ini­ció un pro­ce­so de uni­dad de fac­to que lle­va­ría –tar­de o tem­prano– a la fir­ma del acuer­do aho­ra sus­cri­to.

En esa lí­nea, pa­ra sa­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la si­tua­ción y «con el fin de sos­te­ner el Evan­ge­lio en Chi­na», el Pa­pa de­ci­dió el pa­sa­do sá­ba­do «read­mi­tir en la ple­na co­mu­nión ecle­sial» a sie­te obis­pos cu­yas or­de­na­cio­nes ha­bían si­do es­pu­rias. Tam­bién lo hi­zo con An­to­nio Tu Shihua, quien an­tes de mo­rir (el 4 de enero de 2017) ha­bía ex­pre­sa­do el de­seo de re­con­ci­liar­se con la Se­de Apos­tó­li­ca.

Fran­cis­co le­van­tó las pe­nas de ex­co­mu­nión que pe­sa­ban so­bre ellos y de­jó de­fi­ni­ti­va­men­te atrás los años de con­de­nas va­ti­ca­nas a las or­de­na­cio­nes epis­co­pa­les ile­gí­ti­mas ce­le­bra­das en te­rri­to­rio chino a ins­tan­cias de la Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca. Por­que, se­gún la ley de la Igle­sia, or­de­nar un obis­po sin la apro­ba­ción del Pon­tí­fi­ce es un de­li­to gra­ví­si­mo. Y eso ha ocu­rri­do no po­cas ve­ces en Chi­na en los úl­ti­mos años.

Ade­más, el Pon­tí­fi­ce or­de­nó la crea­ción de una nue­va diócesis con se­de en Cheng­de, de­pen­dien­te de Pe­kín, y cu­ya ca­te­dral se­rá la pa­rro­quia de Je­sús Buen Pas­tor en la di­vi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va de Shuan­gluan. Gra­cias al acuer­do al­can­za­do, a par­tir de aho­ra to­das las or­de­na­cio­nes de obis­pos se­rán le­ga­les. No ha­brá dos co­mu­ni­da­des se­pa­ra­das, ni con­fu­sión en­tre los fie­les. Em­pe­ro, la uni­dad de­fi­ni­ti­va se­rá len­ta y pla­ga­da de in­si­dias.

Es­pe­ran­zas e in­cóg­ni­tas so­bre el fu­tu­ro

«El Pa­pa Fran­cis­co de­sea que, con las de­ci­sio­nes to­ma­das, se pue­da ini­ciar un nue­vo tiem­po que per­mi­ta su­pe­rar las he­ri­das del pa­sa­do rea­li­zan­do la ple­na co­mu­nión de to­dos los ca­tó­li­cos chi­nos», abun­dó la no­ta va­ti­ca­na.

Al res­pec­to, el di­rec­tor de la Sa­la de Pren­sa de la San­ta Se­de, Greg Bur­ke, sos­tu­vo que el ob­je­ti­vo del con­ve­nio «no es po­lí­ti­co sino pastoral» y

cons­ta­tó que es­te «no es el fi­nal del pro­ce­so, sino el co­mien­zo». Es­to por­que, más allá del en­tu­sias­mo por un en­ten­di­mien­to lar­ga­men­te bus­ca­do, aún se man­tie­nen in­te­rro­gan­tes. ¿Qué ocu­rri­rá con la Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca? ¿Se­rá di­suel­ta? ¿Se­rá sus­ti­tui­da por una con­fe­ren­cia epis­co­pal de la Chi­na con­ti­nen­tal? ¿Cuál se­rá el víncu­lo de los obis­pos con el Par­ti­do Co­mu­nis­ta? ¿Lo­gra­rán sos­te­ner una pro­pia au­to­no­mía o man­ten­drán su­mi­sión al ré­gi­men de Pe­kín?

Por lo pron­to, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do y car­de­nal Pa­ro­lin des­ta­có la fir­ma co­mo un pa­so «pa­ra la con­so­li­da­ción de la paz» y «del en­ten­di­mien­to en­tre los pue­blos, en es­tos mo­men­tos de gran­des, fuer­tes ten­sio­nes in­ter­na­cio­na­les». Y ex­pli­có que el ob­je­ti­vo de la San­ta Se­de es ga­ran­ti­zar a la Igle­sia en los paí­ses «con­di­cio­nes de ma­yor li­ber­tad, de ma­yor au­to­no­mía» y la po­si­bi­li­dad de una «me­jor or­ga­ni­za­ción», pa­ra que pue­dan de­di­car­se al anun­cio del Evan­ge­lio.

«Se ne­ce­si­ta uni­dad, se ne­ce­si­ta con­fian­za, se ne­ce­si­ta un nue­vo em­pu­je, co­mo tam­bién se ne­ce­si­ta te­ner bue­nos obis­pos que sean re­co­no­ci­dos por el Pa­pa y por las le­gí­ti­mas au­to­ri­da­des ci­vi­les de su país. [El acuer­do] es un ins­tru­men­to pa­ra ayu­dar en eso, con la co­la­bo­ra­ción de to­dos», sub­ra­yó Pa­ro­lin, quien abun­dó que, a to­dos los ca­tó­li­cos chi­nos, Fran­cis­co los lla­ma a pro­mo­ver la re­con­ci­lia­ción con ges­tos con­cre­tos, su­peran­do las con­tra­po­si­cio­nes, so­bre to­do las ten­sio­nes y las in­com­pren­sio­nes más re­cien­tes. «De es­ta ma­ne­ra –di­jo– po­drán anun­ciar y tes­ti­mo­niar el Evan­ge­lio, y al mis­mo tiem­po con­tri­buir a la cons­truc­ción de una so­cie­dad jus­ta y ar­mo­nio­sa, ma­ni­fes­tar el ge­nuino amor a la pa­tria y tam­bién ayu­dar pa­ra que se pue­da cons­truir un por­ve­nir de paz y de con­cor­dia en­tre to­dos los pue­blos».

Con esas pa­la­bras, el pur­pu­ra­do se re­fi­rió in­di­rec­ta­men­te a las du­ras crí­ti­cas que, den­tro y fue­ra de Chi­na, se lan­za­ron con­tra el acuer­do, in­clu­so cuan­do es­te era so­lo una even­tua­li­dad. Uno de los más acé­rri­mos de­trac­to­res es el car­de­nal Jo­seph Zen Ze-kiun, ar­zo­bis­po emé­ri­to de Hong Kong, quien lle­gó a acu­sar al pro­pio Pa­ro­lin de ha­ber co­me­ti­do «una in­creí­ble trai­ción».

En una en­tre­vis­ta con la Agen­cia Cen­tral de No­ti­cias de Tai­wán (CNA por sus si­glas en in­glés), ca­li­fi­có de «in­ge­nuo» al Pa­pa, se­ña­ló que el acuer­do «no ser­vi­rá pa­ra na­da» al Va­ti­cano y mos­tró preo­cu­pa­ción por­que, de­trás del uso del tér­mino «pro­vi­sio­nal» en el tex­to, se pue­dan es­con­der «agen­das ocul­tas».

Se­gún re­por­tan di­ver­sas fuen­tes, la fir­ma del con­ve­nio ha si­do re­ci­bi­da en­tre es­pe­ran­za y tris­te­za por las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas en la Chi­na con­ti­nen­tal, que pi­den la pu­bli­ca­ción del do­cu­men­to. Aun­que los más crí­ti­cos la ca­li­fi­can di­rec­ta­men­te de «su­mi­sión a la dic­ta­du­ra Chi­na». Mien­tras tan­to, la di­plo­ma­cia de Tai­wán lle­va se­ma­nas en la ta­rea de sen­si­bi­li­zar el en­torno va­ti­cano pa­ra evi­tar per­der a su úni­co alia­do eu­ro­peo.

En lo que res­pec­ta a Tai­wán, los in­ter­lo­cu­to­res va­ti­ca­nos han he­cho sa­ber a la Em­ba­ja­da an­te la San­ta Se­de de es­te país que una rup­tu­ra de los víncu­los ins­ti­tu­cio­na­les con la is­la no es­tá so­bre la me­sa del Pa­pa. Pe­ro los fun­cio­na­rios de Tai­wán no es­tán del to­do tran­qui­los. Ya se abrió una ven­ta­na. Tar­de o tem­prano la San­ta Se­de y la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na dis­cu­ti­rán se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de ofi­cia­li­zar su re­la­ción di­plo­má­ti­ca. El pri­mer pa­so ya es­tá da­do. Es el ini­cio for­mal del des­hie­lo chino.

CNS

CNS

El Pa­pa Fran­cis­co pa­sa jun­to a un gru­po de pe­re­gri­nos de Chi­na, a su lle­ga­da a la Pla­za de San Pe­dro pa­ra pre­si­dir la au­dien­cia ge­ne­ral, el 22 de mar­zo de 2017

CNS

Pro­ce­sión el Do­min­go de Ra­mos, en You­tong (Chi­na), en abril de 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.