El Pa­pa re­cuer­da a los paí­ses bál­ti­cos el pre­cio de su li­ber­tad

«Ni el ré­gi­men na­zi ni el so­vié­ti­co apa­gó la fe en vues­tros co­ra­zo­nes», di­jo el Pa­pa des­de Ri­ga (Le­to­nia). Aho­ra, sin em­bar­go, la se­cu­la­ri­za­ción y el con­su­mis­mo ame­na­zan con con­ver­tir la fe en «una atrac­ción de mu­seo»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - R.B.

25 años des­pués de la vi­si­ta de Juan Pa­blo II a las en­ton­ces re­cién in­de­pen­di­za­das re­pú­bli­cas bál­ti­cas, Fran­cis­co ha ape­la­do a la me­mo­ria de los már­ti­res y de las víc­ti­mas del na­zis­mo y el co­mu­nis­mo pa­ra evi­tar que cai­ga en el ol­vi­do el pre­cio que pa­ga­ron las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes pa­ra con­quis­tar la li­ber­tad de la que go­zan hoy es­tas tres prós­pe­ras na­cio­nes.

Con una Mi­sa en la pla­za de la Li­ber­tad de Ta­llin cul­mi­na­ba el Pa­pa el mar­tes a su pe­ri­plo de cua­tro días por los paí­ses bál­ti­cos. En la ca­pi­tal de Es­to­nia, país al que la BBC apo­dó co­mo el «me­nos re­li­gio­so del mun­do» (so­lo el 30 % de la po­bla­ción se de­fi­ne co­mo cre­yen­te, y los ca­tó­li­cos son una pe­que­ñí­si­ma mi­no­ría de ape­nas unos 6.000 fie­les), el Pa­pa re­cor­dó que «es­ta tie­rra es lla­ma­da Tie­rra de Ma­ría, Maar­ja­maa, un nom­bre que no per­ma­ne­ce so­la­men­te a vues­tra his­to­ria, sino que es par­te de vues­tra cul­tu­ra».

La vi­si­ta de Fran­cis­co a las tres re­pú­bli­cas bál­ti­cas te­nía co­mo un de sus gran­des ob­je­ti­vos con­tra­rres­tar una ga­lo­pan­te se­cu­la­ri­za­ción que ha he­cho me­lla es­pe­cial­men­te en­tre los jó­ve­nes. La fe –ad­vir­tió el Pon­tí­fi­ce el lu­nes des­de Ri­ga– co­rre el pe­li­gro de aca­bar con­ver­ti­da en «una pie­za del pa­sa­do, una atrac­ción tu­rís­ti­ca y de mu­seo». Afir­ma­ción a la que el pre­si­den­te le­tón, Rai­monds Ve­jo­nis, res­pon­dió re­co­no­cien­do que el «cul­to al con­su­mis­mo» es hoy un gran desafío pa­ra el fu­tu­ro del país.

Se tra­ta de un desafío nue­vo y com­ple­jo pa­ra los cris­tia­nos, so­me­ti­dos du­ran­te dé­ca­das a muy du­ras prue­bas. «Ni el ré­gi­men na­zi ni el so­vié­ti­co apa­ga­ron la fe en vues­tros co­ra­zo­nes y, en al­gu­nos de vo­so­tros, in­clu­so, no os hi­zo desis­tir de en­tre­ga­ros a la vi­da sacerdotal o re­li­gio­sa, a ser ca­te­quis­tas, y a múl­ti­ples ser­vi­cios ecle­sia­les que po­nían en ries­go la vi­da», des­ta­có Fran­cis­co en la ca­pi­tal de Es­to­nia.

«Ha­béis com­ba­ti­do el buen com­ba­te», aña­dió. Hoy, sin em­bar­go, la ba­ta­lla es muy di­fe­ren­te. Lo que to­ca es «ser cons­tan­tes» y no ce­der «a la de­cep­ción y a la tris­te­za» an­te los nue­vos ries­gos que sur­gen en la so­cie­dad.

Tras las per­se­cu­cio­nes, lle­gó la paz y la pros­pe­ri­dad a las tres re­pú­bli­cas. Pe­ro con a la vez vi­nie­ron–aler­tó Fran­cis­co– en­fer­me­da­des pro­pias de «nues­tras so­cie­da­des tec­no­crá­ti­cas» co­mo «la per­di­da del sen­ti­do de la vi­da, de la ale­gría de vi­vir y, por tan­to, un apa­gar­se len­to y si­len­cio­so de la ca­pa­ci­dad de asom­bro, lo cual su­mer­ge mu­chas ve­ces a los ciu­da­da­nos en un can­san­cio exis­ten­cial».

No por ca­sua­li­dad, la vi­si­ta de Fran­cis­co ha coin­ci­di­do con el cen­te­na­rio de la in­de­pen­den­cia de Li­tua­nia, Le­to­nia y Es­to­nia, que en 1918 lo­gra­ron eman­ci­par­se de Ru­sia. El sue­ño se con­ver­ti­ría en pe­sa­di­lla con las in­va­sio­nes de ale­ma­nes y ru­sos. Has­ta la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Vil­nuis era co­no­ci­da co­mo la Je­ru­sa­lén del nor­te por su ele­va­do nú­me­ro de ha­bi­tan­tes ju­díos. Al­re­de­dor del 95 %, unas 200.000 per­so­nas, fue­ron ex­ter­mi­na­das por los na­zis. Fran­cis­co re­cor­dó a es­tas víc­ti­mas del ho­lo­caus­to du­ran­te su vi­si­ta al Mo­nu­men­to a las Víc­ti­mas del Gue­to de la ca­pi­tal li­tua­na. Otra pa­ra­da de gran in­ten­si­dad emo­cio­nal du­ran­te es­ta pri­me­ra par­te del via­je fue el Mu­seo de la Ocu­pa­ción de Vilnius, an­ti­guo pa­la­cio que al­ber­gó los cuar­te­les de la Ges­ta­po y pos­te­rior­men­te de la KGB so­vié­ti­ca. Allí se en­con­tró con un gru­po de su­per­vi­vien­tes, ya muy an­cia­nos.

Ecu­me­nis­mo y mi­no­rías ru­sas

A esa me­mo­ria ha ape­la­do Fran­cis­co pa­ra re­cor­dar a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes el al­tí­si­mo pre­cio en san­gre que pa­ga­ron sus ma­yo­res pa­ra con­se­guir la li­ber­tad de la que aho­ra de ellos dis­fru­tan, una li­ber­tad que no de­ben em­plear con li­ge­re­za.

Los cris­tia­nos ju­ga­ron en las lu­chas un pa­pel de­ci­si­vo, a me­nu­do jun­tos, in­dis­tin­ta­men­te de su cre­do. Tam­bién hoy de­ben en­fren­tar­se jun­tos a los nue­vos desafíos, des­ta­có en di­ver­sas oca­sio­nes el Pa­pa, ha­cien­do del ecu­me­nis­mo otro de los gran­des ejes de es­te via­je. Son tiem­pos pa­ra «la mi­sión» des­de «la uni­dad» de to­dos los cris­tia­nos, di­jo en la ca­te­dral evan­gé­li­ca de Ri­ga. «La uni­dad a la que el Se­ñor nos lla­ma es una uni­dad siem­pre en cla­ve mi­sio­ne­ra, que nos pi­de sa­lir y lle­gar al co­ra­zón de nues­tros pue­blos y cul­tu­ras, a la so­cie­dad pos­mo­der­na en la que vi­vi­mos», apos­ti­lló.

De los tres paí­ses bál­ti­cos, los ca­tó­li­cos son ma­yo­ri­ta­rios so­la­men­te en Li­tua­nia. En Le­to­nia, con­for­man apro­xi­ma­da­men­te un 25 % de la po­bla­ción, si bien pa­re­cen ha­ber re­sis­ti­do al­go me­jor que la ma­yo­ría evan­gé­li­ca (al­re­de­dor del 35 %) los em­bis­tes de la se­cu­la­ri­za­ción. Los or­to­do­xos, por su par­te, su­po­nen una quin­ta par­te, y sue­len iden­ti­fi­car­se con la mi­no­ría ru­sa.

Ade­más de un desafío ecu­mé­ni­co, esa po­bla­ción ru­sa su­po­ne pa­ra las re­pú­bli­cas bál­ti­cas un pro­ble­ma po­lí­ti­co de pri­mer or­den. Son la jus­ti­fi­ca­ción que es­gri­me Mos­cú co­mo ame­na­za de in­ter­ven­ción que so­bre­vue­la con­ti­nua­men­te so­bre es­tas tres na­cio­nes que, aun­que for­men par­te de la OTAN, al­ber­gan ra­zo­na­bles du­das so­bre la vo­lun­tad real de sus alia­dos de sa­lir en su de­fen­sa lle­ga­do el ca­so.

Por su par­te, esas mi­no­rías ru­sas se han sen­ti­do dis­cri­mi­na­das tras la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca ha­ce un cuar­to de si­glo, cuan­do los go­bier­nos bál­ti­cos im­pul­sa­ron po­lí­ti­cas iden­ti­ta­rias pa­ra re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do.

De ahí que la in­ter­cul­tu­ra­li­dad ha­ya si­do un re­cla­mo en di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes del Pa­pa, pi­dien­do a unos y a otros, co­mo hi­zo en Ta­llin, con­ver­tir­se en «artesanos de víncu­los» pa­ra que to­dos se sien­tan «par­tí­ci­pes de un pro­yec­to co­mún».

AFP/ Janek Skarzynski

APF/ Vin­cen­zo Pinto

El Pa­pa Fran­cis­co y el pre­si­den­te de Le­to­nia, Rai­monds Ve­jo­nis, du­ran­te el en­cuen­tro con las au­to­ri­da­des

AFP/Pe­tras Ma­lu­kas

El Pa­pa en el Mo­nu­men­to a las Víc­ti­mas del Gue­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.