¿Va Sán­chez de farol?

Juan Car­los Gon­zá­lez. coor­di­na­dor de Cris­tia­nos So­cia­lis­tas

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Fran Ote­ro

Has­ta aho­ra, el PSOE te­nía cla­ro que una co­sa es el dis­cur­so pa­ra con­ten­tar a los mi­li­tan­tes más ideo­lo­gi­za­dos, y otra, la reali­dad que se im­po­ne al lle­gar al Go­bierno pa­ra un par­ti­do en el que el 70 % de sus vo­tan­tes son ca­tó­li­cos. ¿Pe­ro tie­ne cla­ra Pe­dro Sán­chez es­ta di­fe­ren­cia?

Ha­ce po­co más de tres me­ses des­de Juan Car­los Gon­zá­lez fue re­ele­gi­do por una­ni­mi­dad coor­di­na­dor del Gru­po Fe­de­ral de Cris­tia­nos So­cia­lis­tas, car­go que ocu­pa des­de oc­tu­bre de 2014. Com­pa­gi­na su tra­ba­jo en un cen­tro cul­tu­ral con la la­bor al fren­te de es­te co­lec­ti­vo que re­cla­ma más pre­sen­cia y voz den­tro del PSOE. Lo ha­ce de­sin­te­re­sa­da­men­te, co­mo el res­to del equi­po que tra­ba­ja en Cris­tia­nos So­cia­lis­tas, res­tán­do­se tiem­po li­bre. Su fi­lo­so­fía es ten­der puen­tes, bus­car pun­tos de en­cuen­tro en­tre cris­tia­nis­mo y so­cia­lis­mo… Los cris­tia­nos so­cia­lis­tas han con­se­gui­do, por ejem­plo, acer­car pos­tu­ras en­tre la Igle­sia y el Go­bierno en lo que se re­fie­re al Va­lle de los Caí­dos. No te­ner cuo­tas en las lis­tas elec­to­ra­les –ase­gu­ra Gon­zá­lez– les per­mi­te una gran li­ber­tad, que se tra­du­ce a ve­ces en pro­po­ner me­di­das que con­tra­di­cen las del PSOE –co­mo su­ce­de con la cla­se de Re­li­gión– o en des­mon­tar mi­tos y pre­jui­cios to­da­vía ex­ten­di­dos en su par­ti­do so­bre la Igle­sia co­mo la cues­tión del IBI. Des­de la je­rar­quía ecle­sial, re­co­no­ce, se les tie­ne ca­da vez más en cuen­ta.

¿Qué di­men­sión tie­ne Cris­tia­nos So­cia­lis­tas den­tro del PSOE?

En es­tos mo­men­tos contamos con más de 1.000 sim­pa­ti­zan­tes re­par­ti­dos en do­ce gru­pos te­rri­to­ria­les. Ade­más, pron­to crea­re­mos gru­pos en dos nue­vas re­gio­nes: Ara­gón y Ex­tre­ma­du­ra. Nues­tra la­bor es la de ten­der puen­tes en­tre el so­cia­lis­mo y el cris­tia­nis­mo. A par­tir de ahí, nues­tra prio­ri­dad son las po­lí­ti­cas que se cen­tren en los más dé­bi­les y des­fa­vo­re­ci­dos de la so­cie­dad.

¿Có­mo con­ci­ben las re­la­cio­nes en­tre la re­li­gión y el Es­ta­do?

Que­re­mos normalizar una lai­ci­dad po­si­ti­va e in­clu­si­va en una so­cie­dad que es muy plu­ral. Es­te es uno de los prin­ci­pa­les re­tos que nos he­mos mar­ca­do co­mo gru­po fe­de­ral.

Pe­ro es cier­to que des­de el PSOE, al me­nos en de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, se han rea­li­za­do afir­ma­cio­nes agre­si­vas con­tra la Igle­sia…

Que­re­mos que el PSOE vea el he­cho re­li­gio­so co­mo una reali­dad que si­gue muy pre­sen­te y, por lo tan­to, que no se pue­de ol­vi­dar. Que­re­mos que en el PSOE ha­ya una per­cep­ción po­si­ti­va de la re­li­gión.

¿Tie­nen di­fi­cul­ta­des den­tro del par­ti­do?

Te­ne­mos mu­cha li­ber­tad, pe­ro sí es cier­to que to­da­vía do­mi­na en el PSOE la creen­cia de que ser de iz­quier­da lle­va apa­re­ja­do un cier­to an­ti­cle­ri­ca­lis­mo. Yo mis­mo, cuan­do via­jo por las agru­pa­cio­nes, me veo en la obli­ga­ción de des­mon­tar al­gu­nas afir­ma­cio­nes muy re­cu­rren­tes y con las que se ha­ce mu­cha de­ma­go­gia. Por ejem­plo, el IBI. La Igle­sia no pa­ga el IBI co­mo no lo ha­cen los par­ti­dos po­lí­ti­cos, las ONG, fun­da­cio­nes u otras or­ga­ni­za­cio­nes de in­te­rés so­cial. Su­ce­de lo mis­mo

con los Acuer­dos en­tre la Igle­sia y la San­ta Se­de, con la ame­na­za de de­nun­cia. Pues de­nún­cie­se. En es­te te­ma, en aquel do­cu­men­to de Go­bierno que fir­ma­ron Pe­dro Sán­chez y Al­bert Ri­ve­ra en 2016 se ha­bla­ba de re­vi­sar, al­go a lo que la Igle­sia no se ha ne­ga­do.

¿Al­gún ejem­plo del día a día?

Hay al­cal­des que exi­gen pú­bli­ca­men­te a la Igle­sia que pa­gue el IBI, pe­ro lue­go no les pi­den el que tie­nen que pa­gar. No­so­tros de­fen­de­mos que los re­gi­do­res tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de re­cla­mar el IBI de to­do edi­fi­cio pro­pie­dad de la Igle­sia que no se de­di­que a cul­to y aten­ción a la po­bla­ción en di­fi­cul­tad so­cial.

¿Se es­cu­cha más en Fe­rraz a gru­pos lai­cis­tas que a us­te­des?

Creo que sí. Y no hay que ol­vi­dar que, se­gún el CIS, más del 70% de los vo­tan­tes del PSOE son ca­tó­li­cos y no les po­de­mos es­tar re­ga­ñan­do con­ti­nua­men­te. Ade­más, cuan­do des­de el par­ti­do se ha­bla de la ne­ce­si­dad de abrir­se a la so­cie­dad, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta a los cre­yen­tes de las dis­tin­tas re­li­gio­nes en ge­ne­ral y a los cris­tia­nos en par­ti­cu­lar.

En cam­bio, al­gu­nos de los me­jo­res acuer­dos en­tre Igle­sia y Es­ta­do se han pro­du­ci­do con el PSOE.

Es la úni­ca ma­ne­ra de que per­du­ren. Tam­bién ten­go que de­cir que des­de el PSOE se bus­ca pro­fun­di­zar en los as­pec­tos que nos unen, en los as­pec­tos en los que cris­tia­nos y so­cia­lis­tas com­par­ti­mos pos­tu­ra. El me­dio am­bien­te, la lu­cha por los más des­fa­vo­re­ci­dos o, por po­ner un ca­so con­cre­to, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da… Es lo que no­so­tros in­ten­ta­mos ha­cer a lo lar­go del año con una se­rie de fo­ros que pre­ci­sa­men­te se lla­man Ten­dien­do puen­tes. Lo que su­ce­de es que lue­go pú­bli­ca­men­te se ha­cen ese ti­po de de­cla­ra­cio­nes de­ma­gó­gi­cas que res­pon­den a pre­jui­cios y a la ne­ce­si­dad de con­ten­tar a par­te de elec­to­ra­do.

Al­gu­nas de las pro­pues­tas que us­te­des ha­cen no coin­ci­den con las del PSOE co­mo pue­de ser el mo­de­lo de cla­se de Re­li­gión… ¿Es la eu­ta­na­sia otra dis­cre­pan­cia?

No­so­tros es­ta­mos ha­blan­do con mé­di­cos pa­ra in­for­mar­nos bien y pron­to que­re­mos ofre­cer una pos­tu­ra. Cree­mos, co­mo cris­tia­nos, que la vi­da la da y la qui­ta Dios. Ade­más, es cier­to que los mé­di­cos no es­tán por la la­bor de co­la­bo­rar en lo que lla­ma­ría­mos sui­ci­dio asis­ti­do… No­so­tros cree­mos que la cla­ve pa­ra afron­tar el fi­nal de la vi­da son los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

¿Có­mo es la re­la­ción de Cris­tia­nos So­cia­lis­tas con la je­rar­quía e ins­tu­cio­nes ca­tó­li­cas?

Ha me­jo­ra­do mu­cho en los úl­ti­mos años. So­mos un in­ter­lo­cu­tor. Por ejem­plo, des­de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal acu­den a no­so­tros pa­ra so­li­ci­tar­nos la pre­sen­cia de so­cia­lis­tas en jor­na­das y me­sas re­don­das. Siem­pre que se ha­ce al­go, cuen­tan con no­so­tros. En es­te sen­ti­do, Cris­tia­nos So­cia­lis­tas ha rea­li­za­do una gran la­bor de acer­ca­mien­to en­tre la Igle­sia y el Go­bierno en el te­ma del Va­lle de los Caí­dos.

A ve­ces se re­la­cio­na Igle­sia ca­tó­li­ca con una ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra… ¿Es una di­fi­cul­tad?

La fe no es con­ser­va­do­ra. De he­cho, to­do lo que se di­ce en el Evan­ge­lio de Ma­teo, ca­pí­tu­lo 25 –«tu­ve ham­bre y me dis­teis de co­mer...»– en­ca­ja per­fec­ta­men­te con los idea­les de la iz­quier­da.

«El 70 % de los vo­tan­tes so­cia­lis­tas son ca­tó­li­cos. No les po­de­mos es­tar re­ga­ñan­do to­do el ra­to»

Cris­tia­nos so­cia­lis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.