El Es­pí­ri­tu San­to lo arre­gla­rá

ABC - Alfa y Omega Madrid - - La foto - Ig­na­cio Uría @Ig­na­cio_U­ria

El Pa­pa Fran­cis­co ma­ni­fes­tó ha­ce unos días su de­seo de vi­si­tar Ja­pón, país tan vin­cu­la­do a la Com­pa­ñía de Je­sús des­de san Fran­cis­co Javier has­ta hoy. Y no se pue­de ha­blar de Ja­pón sin re­cor­dar a Pe­dro Arru­pe, su­pe­rior ge­ne­ral en pro­ce­so de bea­ti­fi­ca­ción des­de ha­ce un par de me­ses.

Su fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro (de per­fil e in­cli­na­do ha­cia de­lan­te, me­dia son­ri­sa y un fon­do os­cu­ro que im­pre­sio­na­ba) for­ma par­te de mis re­cuer­dos es­co­la­res. Allá por los años 70 ha­bía una irre­duc­ti­ble, aun­que mi­no­ri­ta­ria, opo­si­ción in­ter­na al rum­bo mar­ca­do en la Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral 32 (la op­ción pre­fe­ren­cial por los po­bres). In­clu­so se de­cía que los es­pi­ri­tua­lis­tas iban a es­cin­dir­se pa­ra vol­ver a los orí­ge­nes de la or­den, es de­cir, ri­gor y or­to­do­xia. Una re­for­ma del ti­po san­ta Te­re­sa en el Car­me­lo.

En fin, no sé, mez­clo los re­cuer­dos con las lec­tu­ras pos­te­rio­res. En par­ti­cu­lar, Yo vi­ví la bom­ba ató­mi­ca y Es­te Ja­pón in­creí­ble, am­bas es­cri­tas por Arru­pe. Obras des­crip­ti­vas, pe­ro que es­con­den el iti­ne­ra­rio per­so­nal de un hom­bre de Dios. Pos­te­rior­men­te, su vi­da se ha ana­li­za­do en oca­sio­nes de ma­ne­ra par­cial, des­ta­can­do las lu­ces y jus­ti­fi­can­do las som­bras. Una suer­te de ha­gio­gra­fías que él mis­mo ha­bría re­cha­za­do.

A ve­ces uti­li­zo una res­pues­ta su­ya cuan­do al­guien se la­men­ta de lo que es­tá su­frien­do la Igle­sia a raíz de la sal­va­je (y ne­ce­sa­ria) pu­ri­fi­ca­ción por los abu­sos se­xua­les y pos­te­rio­res en­cu­bri­mien­tos. O, tam­bién, por la elec­ción de Jor­ge Ber­go­glio co­mo Pon­tí­fi­ce. Esa res­pues­ta a la que me re­fie­ro se la dio Arru­pe a un ami­go de Bil­bao en la ma­ra­vi­llo­sa te­rra­za de la cu­ria romana je­sui­ta en Bor­go San­to Spi­ri­to. «Es­to del Con­ci­lio, Pe­dro, es un caos y ve­te a sa­ber có­mo ter­mi­na». Arru­pe, que son­reía mu­cho, le res­pon­dió: «Si el Es­pí­ri­tu San­to lo es­tro­peó, el Es­pí­ri­tu San­to lo arre­gla­rá». La re­fle­xión con­tie­ne un pro­fun­do sen­ti­do so­bre­na­tu­ral, de aban­dono en las ma­nos de Dios. Fue un co­men­ta­rio co­mo el que no quie­re la co­sa, pe­ro sir­ve pa­ra re­su­mir to­da una vi­da: el Es­pí­ri­tu San­to lo arre­gla­rá y el hom­bre de­be en­tor­pe­cer lo me­nos po­si­ble su ac­ción. Así era Arru­pe.

Re­co­no­cer su enor­me ta­lla hu­ma­na y sacerdotal no equi­va­le a ocul­tar de­ci­sio­nes erró­neas. Por ejem­plo, su la­xi­tud con los je­sui­tas mar­xis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos. O el des­am­pa­ro de per­so­nas edu­ca­das en la es­pi­ri­tua­li­dad ig­na­cia­na que, sin co­mer­lo ni be­ber­lo, se con­vir­tie­ron en obs­tácu­lo pa­ra un ag­gior­na­men­to que na­die en­ten­día muy bien. Un je­sui­ta de so­ta­na y fa­jín (sec­tor es­pi­ri­tua­lis­ta, si es que eso exis­tía) nos lo re­su­mió des­car­na­da­men­te: «Un vas­co fun­dó la Com­pa­ñía y otro vas­co aca­ba­rá con ella». Así, sin anes­te­sia. Era de la cuen­ca mi­ne­ra y ha­bía he­cho la gue­rra.

Ter­mino con una ci­ta (en­tre­co­mi­lla­da, por si las mos­cas) del car­de­nal Ta­ran­cón: «Arru­pe era un pro­fe­ta, un hom­bre ex­cep­cio­nal­men­te ca­ris­má­ti­co que in­tuía el fu­tu­ro. Iba por de­lan­te de mu­chos que no po­dían se­guir su pa­so». Su fu­tu­ra ca­no­ni­za­ción –Laus Deo– se­rá la del pri­mer pre­pó­si­to ge­ne­ral je­sui­ta des­de san Ig­na­cio de Lo­yo­la y san Fran­cis­co de Borja. Ahí es na­da.

Pren­sa Je­sui­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.