Lu­ces y som­bras

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - M. M. L.

En­tre las vo­ces con­tra­rias al acuer­do en­tre la San­ta Se­de y Chi­na, des­ta­ca la de un obis­po chino, im­pli­ca­do en es­ta cues­tión du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Benedicto XVI. En de­cla­ra­cio­nes a Al­fa y Ome­ga, la­men­ta que el acuer­do «no afir­ma que el Pa­pa ten­ga el de­re­cho y la li­ber­tad de nom­brar obis­pos en Chi­na. El Go­bierno le ofre­ce­rá nom­bres de can­di­da­tos pa­ra que dé su opi­nión. Si di­ce que no, la car­ga de la prue­ba re­cae­rá en la San­ta Se­de y el Go­bierno tie­ne de­re­cho a juz­gar si acep­ta o no sus ra­zo­nes». De es­ta ce­sión –pro­nos­ti­ca– se de­ri­va­rán con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas: las co­mu­ni­da­des ca­tó­li­cas se abri­rán al re­la­ti­vis­mo, y se fo­men­ta­rá que los se­mi­na­ris­tas, sa­cer­do­tes y fie­les tra­ten de com­pla­cer a las au­to­ri­da­des chi­nas pa­ra con­se­guir be­ne­fi­cios. Ade­más, ha «he­ri­do los sen­ti­mien­tos y li­mi­ta aún más la li­ber­tad» de los ca­tó­li­cos más com­pro­me­ti­dos con la evan­ge­li­za­ción.

«Aún ha­brá su­fri­mien­to – re­co­no­ce el ita­liano An­to­nio Ser­gian­ni, mi­sio­ne­ro con 24 años de ex­pe­rien­cia en Chi­na–. Pe­ro si per­sis­te un cli­ma de con­fian­za, las di­fi­cul­ta­des se su­pe­rarán». El sa­cer­do­te opi­na que «el acuer­do po­ne de ma­ni­fies­to to­do su sen­ti­do si nos re­fe­ri­mos a la car­ta de Benedicto XVI en 2007», que ha­bla­ba «abier­ta­men­te de es­te diá­lo­go». Tam­bién cree que, con es­te acon­te­ci­mien­to, ha da­do fru­to el su­fri­mien­to de mu­chos chi­nos. «Su do­lor si­gue sien­do un te­so­ro pre­cio­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.