«De­ja­re­mos de cri­ti­ca­ros si de­jáis de per­se­guir la fe»

Fran­cis­co vi­si­tó la an­ti­gua se­de de la KGB en com­pa­ñía de un obis­po su­per­vi­vien­te de la per­se­cu­ción co­mu­nis­ta. Uno de los pre­sos más cé­le­bres de ese lu­gar es el obis­po már­tir de Tel­siai, eje­cu­ta­do en 1946

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ma­ría Mar­tí­nez Ló­pez

«Si hu­bie­ra sa­bi­do que mi cel­da se­ría vi­si­ta­da por el Pa­pa, ha­bría lle­va­do el su­fri­mien­to con más fa­ci­li­dad». Lo re­pe­tía es­tos días el obis­po emé­ri­to de Kau­nas (Li­tua­nia), el je­sui­ta Si­gi­tas Tam­ke­vi­cius. El do­min­go por la tar­de, pu­do acom­pa­ñar a Fran­cis­co y re­zar con él en la an­ti­gua se­de de la KGB en Vilnius, con­ver­ti­da aho­ra en Mu­seo de las Ocu­pa­cio­nes y la Lu­cha por la Li­ber­tad.

El obis­po de 79 años fue de­te­ni­do en 1983 por per­te­ne­cer al Co­mi­té pa­ra la De­fen­sa de los Cre­yen­tes, una ini­cia­ti­va na­ci­da en los años 1970. Pe­ro a sus cap­to­res les in­tere­sa­ba más co­mo fun­da­dor de La cró­ni­ca de la Igle­sia ca­tó­li­ca en Li­tua­nia, una pu­bli­ca­ción clan­des­ti­na crea­da por él y otros cua­tro sa­cer­do­tes en 1972. «De­ci­di­mos es­cri­bir tex­tos que con­so­la­ran a los ca­tó­li­cos li­tua­nos y que die­ran a co­no­cer nues­tra si­tua­ción en Oc­ci­den­te»: la prohi­bi­ción de dar ca­te­que­sis, evan­ge­li­zar y cons­truir y re­pa­rar tem­plos, la pre­sen­cia con­ti­nua de es­pías en las mi­sas… «Pen­sá­ba­mos que si lle­gá­ba­mos a ob­te­ner más li­ber­tad pa­ra la Igle­sia, eso con­lle­va­ría más li­ber­tad en Li­tua­nia», ha afir­ma­do Tam­ke­vi­cius es­tos días.

En la se­de de la KGB, so­por­tó 70 lar­gas se­sio­nes de in­te­rro­ga­to­rios. Des­pués fue con­de­na­do a tra­ba­jos for­za­dos has­ta su li­be­ra­ción en 1989. Du­ran­te el pro­ce­so –re­cor­da­ba– «Dios me dio la fuer­za pa­ra no trai­cio­nar a na­die, ni si­quie­ra en los mo­men­tos de ma­yor de­bi­li­dad». Sa­be que no fue por sus pro­pias fuer­zas. Se ali­men­ta­ba de la Eu­ca­ris­tía clan­des­ti­na­men­te, en su cel­da, usan­do pe­que­ños pe­da­zos de pan y al­gu­na go­ta de vino ob­te­ni­da ex­pri­mien­do una uva pa­sa. Al co­mul­gar, «una ale­gría in­des­crip­ti­ble se apo­de­ra­ba de mí. Nun­ca he re­za­do tan in­ten­sa­men­te co­mo en esos mo­men­tos. Fue un don de Dios. No le pe­día que me li­be­ra­ra; con­fia­ba en Él».

Una lar­ga lis­ta de hués­pe­des

Mon­se­ñor Tam­ke­vi­cius es so­lo uno más de una lar­ga lis­ta de los clé­ri­gos y fie­les que pa­sa­ron por la te­mi­da se­de de la KGB. Se­gún da­tos del Mu­seo de las Ocu­pa­cio­nes, ba­jo el ré­gi­men so­vié­ti­co se de­tu­vo, de­por­tó o ase­si­nó a un 20 % de los sa­cer­do­tes li­tua­nos, y se vi­gi­ló es­tre­cha­men­te al 30 %. En­tre los pri­me­ros hués­pe­des del edi­fi­cio que vi­si­tó Fran­cis­co es­tá mon­se­ñor Vin­cen­tas Bo­ri­se­vi­cius, obis­po de Tel­siai en­tre 1944 y 1946. Co­mo sa­cer­do­te, ha­bía ju­ga­do un pa­pel fun­da­men­tal tras la crea­ción de la diócesis en 1926; pri­me­ro co­mo can­ci­ller y lue­go co­mo rec­tor del se­mi­na­rio. En es­tos car­gos, y a par­tir de 1940 co­mo obis­po au­xi­liar, se preo­cu­pó mu­cho de la for­ma­ción de los sa­cer­do­tes, y tam­bién de los lai­cos.

El vi­ce­pos­tu­la­dor de su cau­sa de ca­no­ni­za­ción, el pa­dre Ra­mu­nas Nor­kus, lo des­cri­be pa­ra Al­fa y Ome­ga co­mo una per­so­na «con una mi­ra­da muy am­plia, que no di­vi­día a las per­so­nas por su na­cio­na­li­dad». Bo­ri­se­vi­cius man­tu­vo es­ta ac­ti­tud in­clu­so cuan­do su país vi­vió dos in­va­sio­nes so­vié­ti­cas (1940-1941 y 1944-1991), se­pa­ra­das por tres años de do­mi­nio na­zi. «Él ayu­da­ba a los ne­ce­si­ta­dos, sin dis­tin­guir. Si acu­día a él un na­zi he­ri­do, le bus­ca­ba un mé­di­co». Ya an­tes ha­bía com­ba­ti­do el an­ti­se­mi­tis­mo de par­te de la po­bla­ción. «Cuan­do vio que los ju­díos co­men­za­ban a ser de­por­ta­dos, ayu­da­ba [eco­nó­mi­ca­men­te] a las fa­mi­lias que se que­da­ban sin pa­dre. Tam­bién las man­da­ba a pa­rro­quias ale­ja­das de la ciu­dad y pe­día a los pá­rro­cos que los aco­gie­ra ba­jo su te­cho. Ten­go cartas de más de 20 per­so­nas que le dan las gra­cias por ello», com­par­te el sa­cer­do­te.

Una ce­na pa­ra sus cap­to­res

Ya ba­jo el ré­gi­men so­vié­ti­co, lo mis­mo da­ba ali­men­tos a los mi­li­cia­nos que lu­cha­ban pa­ra li­be­rar al país y lla­ma­ban a su puer­ta, que ofre­cía una ce­na al ge­ne­ral co­mu­nis­ta y su chó­fer una de las ve­ces que fue­ron a de­te­ner­lo en­tre 1945 y 1945, con el pre­tex­to de lle­var­le a una reunión de obis­pos. Por eso pu­do res­pon­der con ver­dad a las acu­sa­cio­nes de apo­yar a los re­bel­des di­cien­do que «os ayu­da­ría a vo­so­tros tam­bién si me pi­die­rais de co­mer».

Otro de los car­gos con­tra él era que pro­nun­cia­ba ho­mi­lías an­ti-so­vié­ti­cas. «Los co­mu­nis­tas –ex­pli­ca el vi­ce­pos­tu­la­dor– crea­ban gru­pos pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes, y les exi­gían re­ne­gar del cris­tia­nis­mo pa­ra en­trar en ellos. Lo que ha­cía el obis­po en sus ho­mi­lías era de­nun­ciar es­tas pre­sio­nes y ex­hor­tar a las fa­mi­lias a que no re­nun­cia­ran a la fe». Du­ran­te los in­te­rro­ga­to­rios y to­do el pro­ce­so en su con­tra, dio mues­tras de mu­cho va­lor y en­te­re­za, pe­ro tam­bién de sen­ti­do del hu­mor. Cuan­do le ofre­cie­ron que­dar en li­ber­tad a cam­bio de de­jar de ha­blar con­tra el ré­gi­men e in­for­mar de las ac­ti­vi­da­des sos­pe­cho­sas de sus sa­cer­do­tes, res­pon­dió a sus cap­to­res: «Bueno, de­ja­re­mos de cri­ti­ca­ros si de­jáis de pre­sio­nar a la gen­te pa­ra que aban­do­ne la fe. Y, si ni si­quie­ra me de­jáis sa­lir de la Cu­ria, ¿có­mo pue­do sa­ber lo que ha­cen los cu­ras?».

Con­de­na­do a muer­te por trai­ción en agos­to de 1946, fue eje­cu­ta­do tres me­ses des­pués. Su cau­sa de ca­no­ni­za­ción es­tá a pun­to de ser en­via­da a Ro­ma, pe­ro en su diócesis ya es un ejem­plo. Tan­to el se­mi­na­rio co­mo el ins­ti­tu­to ca­tó­li­co lle­van su nom­bre, y los jó­ve­nes ca­tó­li­cos de la diócesis lo tie­nen co­mo mo­de­lo de fi­de­li­dad y de «no cam­biar la fe a cam­bio de co­mo­di­dad. Que el Pa­pa vi­si­te don­de es­tu­vo pre­so nos mues­tra su cer­ca­nía a to­dos los que han su­fri­do por la fe».

CNS

Fran­cis­co re­co­rre, jun­to con mon­se­ñor Tam­ke­vi­cius, los pa­si­llos del Mu­seo de las Ocu­pa­cio­nes

Chai­mas Ka­plans­kis

Mon­se­ñor Vin­cen­tas Bo­ri­se­vi­cius

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.