«El San­to es el mis­mo, en gre­go­riano o por rum­bas»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España -

Uno de los pro­ble­mas prin­ci­pa­les de la pastoral gi­ta­na con los jó­ve­nes es el del len­gua­je, por­que la Igle­sia no ha­bla hoy el len­gua­je de los jó­ve­nes gi­ta­nos.

«Y es una pe­na, por­que el gi­tano ha si­do siem­pre una per­so­na muy es­pi­ri­tual. Yo no co­noz­co nin­gún gi­tano ateo», afir­ma ca­te­gó­ri­ca­men­te Sal­va­dor Va­cas. Por eso, «el 95 % de los gi­ta­nos es­tán en el cul­to evan­gé­li­co, que los ha aco­gi­do con los bra­zos abier­tos y que ha adap­ta­do su es­ti­lo to­tal­men­te al ser gi­tano».

Pa­ra Fer­nan­do Jor­dán, de la diócesis de Ja­ca, la ma­ne­ra de acer­car­se a Dios del gi­tano «es­tá más ba­sa­da en los sen­ti­mien­tos que en la re­fle­xión. Pa­ra ellos, es­te mo­do de re­zar y de ex­pre­sar­se es más apa­yaó, co­mo di­cen. Ellos ne­ce­si­tan más can­to y más ex­pre­sión, más sen­ti­mien­to y más pa­sión».

El pro­ble­ma es que to­do es­to no lo en­cuen­tran en las li­tur­gias ha­bi­tua­les de nues­tras igle­sias, por­que «mu­chas de nues­tras reunio­nes son tan romanas y so­sas y muer­tas y fal­tas de Es­pí­ri­tu que no nos di­cen na­da», la­men­ta Va­cas, que en Cór­do­ba ha crea­do un gru­po con el ob­je­ti­vo de co­nec­tar me­jor con la sen­si­bi­li­dad gi­ta­na: Gi­ca­lí.

Gi­ca­lí es el acró­ni­mo de li­tur­gia gi­ta­na ca­tó­li­ca, y na­ció con el áni­mo de «cam­biar las for­mas de ex­pre­sión pe­ro sin cam­biar ni un ápi­ce nues­tra idio­sin­cra­sia ca­tó­li­ca. So­lo que­re­mos adap­tar el men­sa­je a nues­tra for­ma de ha­blar y de sen­tir, por­que al fi­nal el san­to es el mis­mo, lo can­tes en gre­go­riano o por rum­bas: el pri­me­ro no nos di­ce na­da pe­ro el se­gun­do nos vuel­ve lo­cos», di­ce.

La li­tur­gia en un Gi­ca­lí co­mien­za con una in­vo­ca­ción can­ta­da o re­ci­ta­da pi­dien­do el Es­pí­ri­tu San­to, «le pe­di­mos que ven­ga, y cuan­do vie­ne pues nos po­ne­mos a ala­bar­lo, con sal­mos, con can­tos, y siem­pre con el co­ra­zón y con tan­ta mú­si­ca tan ri­ca co­mo te­ne­mos los gi­ta­nos», cuen­ta Sal­va­dor Va­cas.

Des­pués, vie­ne una ca­te­que­sis cu­ya ba­se es el Ca­te­cis­mo; el cur­so pa­sa­do des­me­nu­za­ron el cre­do y ese se­gui­rán con los man­da­mien­tos y los sa­cra­men­tos. Lue­go si­gue una pre­di­ca­ción o char­la, a car­go de un lai­co o un sa­cer­do­te; y des­pués la Eu­ca­ris­tía, «que es 100 % ca­tó­li­ca pe­ro que tie­ne mo­men­tos es­pe­cia­les: en el ac­to pe­ni­ten­cial el que quie­ra tie­ne la opor­tu­ni­dad de pe­dir per­dón a al­guien de la co­mu­ni­dad de­lan­te de to­dos, y es muy te­ra­péu­ti­co; más tar­de, en las pe­ti­cio­nes, ca­da uno pue­de pe­dir por sus ne­ce­si­da­des; y tras las lec­tu­ras y an­tes de la ho­mi­lía cual­quie­ra pue­de de­cir lo que le su­gie­re Dios, son mo­men­tos muy bo­ni­tos. Y to­da la li­tur­gia ade­re­za­da por nues­tros can­tos», aña­de el res­pon­sa­ble de Pastoral Gi­ta­na de Cór­do­ba .

Con to­do ello, Va­cas tie­ne cla­ro que «si la Igle­sia quie­re evan­ge­li­zar a los gi­ta­nos, tie­ne que ha­cer­se un po­co gi­ta­na. Tie­ne que ha­blar en nues­tro idio­ma, no ha­blar­nos des­de arri­ba».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.