Unos jar­di­nes pa­ra re­cor­dar a Al­ber­to Inies­ta

Va­lle­cas inau­gu­ró el lu­nes los jar­di­nes Obis­po Al­ber­to Inies­ta. El con­ce­jal pre­si­den­te del dis­tri­to ase­gu­ra que se tra­ta del re­co­no­ci­mien­to no so­lo a una fi­gu­ra cla­ve de la Tran­si­ción, sino tam­bién a «to­da la Igle­sia com­pro­me­ti­da con los pro­ble­mas de los

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa

En oca­sio­nes, los par­ti­dos po­lí­ti­cos lo­gran apar­car sus di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas. Así su­ce­dió cuan­do un gru­po de ve­ci­nos pro­pu­so a la Jun­ta Mu­ni­ci­pal de Puen­te de Va­lle­cas de­di­car un es­pa­cio pú­bli­co al que fue­ra obis­po au­xi­liar de Ma­drid, Al­ber­to Inies­ta, en­tre 1972 y 1998. La pro­pues­ta se apro­bó por una­ni­mi­dad de to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos en el pleno del 4 de oc­tu­bre de 2017. El pa­sa­do lu­nes, por fin, se inau­gu­ra­ron en Va­lle­cas los jar­di­nes Obis­po Al­ber­to Inies­ta.

«Cuan­do es­tás en una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, tie­nes la opor­tu­ni­dad to­dos los días de ha­cer pe­que­ños ac­tos de jus­ti­cia y es­te lo es», ase­gu­ra Fran­cis­co Pé­rez, con­ce­jal pre­si­den­te de los Dis­tri­tos de Puen­te de Va­lle­cas y Vi­lla de Va­lle­cas, a Al­fa y Ome­ga. «Es un re­co­no­ci­mien­to –aña­de– no so­lo a la fi­gu­ra de Al­ber­to Inies­ta sino a to­da la Igle­sia com­pro­me­ti­da con los pro­ble­mas fun­da­men­tal­men­te de los po­bres».

Pa­ra el con­ce­jal, que la pro­pues­ta ve­ci­nal con­ta­ra con el apo­yo de to­dos los gru­pos po­lí­ti­cos, quie­re de­cir que «esa la­bor es re­co­no­ci­da con in­de­pen­den­cia de las ideo­lo­gías y de los di­fe­ren­tes pa­re­ce­res que po­da­mos te­ner. Yo creo que el pa­pel de la Igle­sia y el de Al­ber­to Inies­ta, no so­lo en su com­pro­mi­so con Va­lle­cas sino tam­bién en con la de­mo­cra­cia, me­re­ce un re­co­no­ci­mien­to uná­ni­me».

Re­cu­pe­rar la me­mo­ria pa­ra el fu­tu­ro

La ini­cia­ti­va sur­gió a raíz de la muer­te del obis­po, el 3 de enero de 2016. «Nos jun­ta­mos es­pon­tá­nea­men­te unas 150 per­so­nas en San Car­los Bo­rromeo y al ter­mi­nar pen­sa­mos que es­te no po­día ser el fin y nos de­ci­di­mos a que con él no mu­rie­ra su me­mo­ria», ex­pli­ca Emi­lia Ro­bles, coor­di­na­do­ra de la Fun­da­ción Pro­con­cil. «Pa­ra di­fun­dir su men­sa­je en la ac­tua­li­dad», acor­da­ron or­ga­ni­zar unas jor­na­das so­bre su fi­gu­ra; la pu­bli­ca­ción de un li­bro, que coor­di­nó en 2016 la pro­pia Ro­bles –Al­ber­to Inies­ta, la ca­ri­cia de Dios en las pe­ri­fe­rias (Edi­to­rial Her­der)–; y que se pi­die­ra al Ayun­ta­mien­to de Ma­drid la de­sig­na­ción de un es­pa­cio pú­bli­co en su ho­nor.

Los jar­di­nes Obis­po Al­ber­to Inies­ta se inau­gu­ra­ron el lu­nes con la pre­sen­cia de la pro­pia Emi­lia Ro­bles y de Fran­cis­co Pé­rez, acom­pa­ña­dos por más de un cen­te­nar de ve­ci­nos de Va­lle­cas.

«Fue un fiel se­gui­dor del Con­ci­lio Va­ti­cano II. En­ten­día la Igle­sia co­mo una co­mu­ni­dad de co­mu­ni­da­des, re­sal­tan­do la co­mu­nión en la di­ver­si­dad y apos­tan­do por una igle­sia lo­cal en­car­na­da en la cul­tu­ra del pue­blo. Siem­pre es­tu­vo con­ven­ci­do de que el Es­pí­ri­tu ha­bla­ba a tra­vés de las per­so­nas, de to­do el Pue­blo de Dios, e in­clu­so de los no cre­yen­tes», di­jo la coor­di­na­do­ra de Pro­con­cil.

En re­pre­sen­ta­ción de la diócesis, asis­tió uno de los obis­pos au­xi­lia­res, mon­se­ñor Jo­sé Co­bo, he­re­de­ro de Inies­ta en la cá­te­dra ma­dri­le­ña. Co­bo de­fi­nió a quien le pre­ce­dió en el car­go co­mo «un hom­bre que se cre­yó pro­fun­da­men­te el Evan­ge­lio», que «pu­so a los po­bres en el cen­tro» y que «cre­yó en un mun­do me­jor des­de el diá­lo­go, des­de el per­dón y el en­ten­di­mien­to».

A los cre­yen­tes, ase­gu­ró Jo­sé Co­bo, la me­mo­ria de Al­ber­to Inies­ta «nos ani­ma a se­guir ade­lan­te, no mi­rán­do­nos a no­so­tros» sino tra­ba­jan­do por la «dig­ni­dad de las per­so­nas». Y jun­to al res­to de ve­ci­nos, «nos lle­va a po­ner­nos co­do a co­do a tra­ba­jar allí don­de es­tén los pro­ble­mas, que a ve­ces no es­tán en nues­tras lu­chas ideo­ló­gi­cas, sino en las per­so­nas que es­tán pa­san­do ne­ce­si­dad».

«El ba­rrio ha me­jo­ra­do mu­cho. Allí don­de ha­bía lo­do aho­ra hay ado­qui­nes, pe­ro to­da­vía hay mu­chos pro­ble­mas por de­lan­te que son los que Al­ber­to Inies­ta nos ayu­da­rá a ir solucionado y a creer que es po­si­ble», con­clu­yó.

Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa

Emi­lia Ro­bles (se­gun­da por la iz­quier­da) jun­to a al­gu­nos de los im­pul­so­res de la ini­cia­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.