El ca­tó­li­co que go­ber­nó Ho­lan­da

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter Es­qui­vias

El 9 de septiembre de 1918 un ca­tó­li­co se con­ver­tía por pri­me­ra vez en pri­mer mi­nis­tro de los en­ton­ces cal­vi­nis­tas Paí­ses Ba­jos. Res­pon­día al nom­bre de Char­les Ruijs de Bee­ren­brouck. Era un abo­ga­do de 45 años cu­ya ca­rre­ra po­lí­ti­ca ha­bía te­ni­do un per­fil prin­ci­pal­men­te lo­cal, si bien ya te­nía cier­ta ex­pe­rien­cia par­la­men­ta­ria. El nue­vo sis­te­ma elec­to­ral, apli­ca­do por pri­me­ra vez en los co­mi­cios de ju­lio de aquel año fa­vo­re­ció al Par­ti­do Ca­tó­li­co, que pa­só a ser la for­ma­ción ma­yo­ri­ta­ria en la Cá­ma­ra Ba­ja. Las ar­duas ne­go­cia­cio­nes desem­bo­ca­ron en una coa­li­ción gu­ber­na­men­tal en­ca­be­za­da por Bee­ren­brouck.

Los Paí­ses Ba­jos, pe­se a man­te­ner­se neu­tra­les du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial, no se li­bra­ron de sus con­se­cuen­cias. En pri­mer lu­gar, el Go­bierno de Bee­ren­brouck re­sol­vió el en­tuer­to de la pre­sen­cia en te­rri­to­rio ho­lan­dés del kái­ser Gui­ller­mo II, al que re­cla­ma­ban los alia­dos pa­ra juz­gar­le, per­mi­tién­do­le la es­tan­cia pe­ro li­mi­tan­do sus mo­vi­mien­tos. Asi­mis­mo, tu­vo que en­fren­tar una ola de re­fu­gia­dos pro­ce­den­te de Bél­gi­ca. Por úl­ti­mo, a Bee­ren­brouck no le tem­bló el pul­so cuan­do se tra­tó de or­de­nar al Ejér­ci­to to­mar los pun­tos es­tra­té­gi­cos del país pa­ra fre­nar de raíz el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio im­pul­sa­do por la iz­quier­da.

El tem­ple de­mos­tra­do por el man­da­ta­rio –que per­ma­ne­ció en el po­der has­ta 1933– fue el pri­mer pa­so pa­ra ini­ciar el des­tie­rro de pre­jui­cios arrai­ga­dos cu­yos orí­ge­nes anidan en la se­gre­ga­ción del sur de los Paí­ses Ba­jos y la crea­ción de Bél­gi­ca. La éli­te cal­vi­nis­ta que go­ber­na­ba el nor­te se ven­gó prohi­bien­do la je­rar­quía ca­tó­li­ca así co­mo la ce­le­bra­ción de pro­fe­sio­nes en to­do el país, sal­vo en las pro­vin­cias de Bra­ban­te del Nor­te y Lim­bur­go, las más po­bla­das por fie­les de Ro­ma.

La dis­cri­mi­na­ción em­pe­zó a ate­nuar­se a fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do los ca­tó­li­cos crea­ron sus ins­ti­tu­cio­nes imi­tan­do a unos cal­vi­nis­tas que se ha­bían es­cin­di­do en dos igle­sias. El nom­bra­mien­to de Bee­ren­brouck fue la con­se­cuen­cia tan­gi­ble de esa ma­nio­bra pa­ra re­cu­pe­rar pre­sen­cia e in­fluen­cia en la vi­da pú­bli­ca. Que­da­ba, sin em­bar­go, mu­cho por ha­cer: en 1925, el cal­vi­nis­ta Ge­rrit Ker­sen lo­gró sa­car ade­lan­te una en­mien­da par­la­men­ta­ria que pre­co­ni­za­ba el cie­rre de la em­ba­ja­da ho­lan­de­sa an­te la San­ta Se­de; y en esa épo­ca, los ni­ños ca­tó­li­cos y cal­vi­nis­tas se­guían sin ju­gar jun­tos. La «nor­ma­li­za­ción por arri­ba» pro­ta­go­ni­za­da por Bee­ren­brouck tar­dó aún unos años en com­ple­tar­se: so­lo por eso, su Go­bierno me­re­ció la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.