Bien aco­gi­dos, pe­ro ais­la­dos

▼ Seis es­tu­dian­tes de Co­mi­llas en­tre­vis­tan a in­mi­gran­tes y pá­rro­cos pa­ra com­pro­bar có­mo es la aco­gi­da de las pa­rro­quias ma­dri­le­ñas a los in­mi­gran­tes ca­tó­li­cos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Juan Luis Váz­quez Díaz-Ma­yor­do­mo

Los pá­rro­cos sa­can un so­bre­sa­lien­te en aco­gi­da a po­bla­ción in­mi­gran­te, pe­ro es­ta es­pe­ra al­go más: co­mu­ni­da­des a las que sen­tir co­mo una fa­mi­lia. Es el diag­nós­ti­co de un pio­ne­ro es­tu­dio lle­va­do a ca­bo en va­rias pa­rro­quias de Ma­drid.

11:15 de la ma­ña­na de un lu­nes cual­quie­ra:

el vue­lo de Ibe­ria IBE6454 pro­ce­den­te de Qui­to aca­ba de ate­rri­zar en Ma­drid. Del Air­bus A340/600 ba­jan 346 pa­sa­je­ros, en­tre los que al­gu­nos vie­nen a pro­bar suer­te en la ca­pi­tal de Es­pa­ña. Tie­nen en su car­te­ra al­gún con­tac­to, de ami­gos y fa­mi­lia­res, y su prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es bus­car un tra­ba­jo es­ta­ble pa­ra po­der vi­vir dig­na­men­te y man­te­ner a su fa­mi­lia. Pa­ra po­der so­bre­vi­vir en un país ex­tra­ño ne­ce­si­tan to­dos los re­cur­sos que tie­nen a su al­can­ce, y uno de ellos –no el me­nos im­por­tan­te– es su fe.

¿Có­mo aco­ge la Igle­sia en Ma­drid, nues­tras co­mu­ni­da­des y pa­rro­quias, a los in­mi­gran­tes que lu­chan por vi­vir en las mis­ma ciu­dad que pi­sa­mos to­dos los días? Un es­tu­dio a pie de ca­lle res­pon­de con da­tos a es­ta pre­gun­ta: el 98 % de los in­mi­gran­tes que hay en la ca­pi­tal se sien­te in­te­gra­do y bien aten­di­do, y el 68 % con­si­de­ra que la Igle­sia le ayu­da en sus ne­ce­si­da­des. Ade­más, el 79 % de los en­cues­ta­dos afir­ma te­ner re­la­ción con otras per­so­nas con las que va a Mi­sa, y el 71 % acu­de a su pa­rro­quia pre­fe­ri­da ca­da se­ma­na, aun­que pa­ra ello el 41 % de­ci­da mo­ver­se de dis­tri­to.

Es­tas son al­gu­nas de las con­clu­sio­nes que ha sa­ca­do a la luz Mi­gra­map, un tra­ba­jo so­bre la pas­to­ral con in­mi­gran­tes en Ma­drid ela­bo­ra­do por un gru­po de es­tu­dian­tes vo­lun­ta­rios de la Con­sul­to­ría So­cial Em­pre­sa­rial de ICADE. Con la co­la­bo­ra­ción de En­trePa­rén­te­sis y la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Mi­gra­cio­nes, han ex­plo­ra­do la aten­ción pas­to­ral a in­mi­gran­tes en un nú­me­ro re­pre­sen­ta­ti­vo de pa­rro­quias ma­dri­le­ñas, con­clu­yen­do que las ra­zo­nes prin­ci­pa­les por las que los in­mi­gran­tes eli­gen una pa­rro­quia en­tre las 500 con las que cuen­ta la dió­ce­sis son: la cer­ca­nía de su vi­vien­da, la ofer­ta ca­te­qué­ti­ca, el tra­to que re­ci­ben y la es­cu­cha por par­te del pá­rro­co. «De he­cho, hay gen­te que asis­te nor­mal­men­te a la igle­sia más pró­xi­ma pa­ra even­tos ha­bi­tua­les, co­mo la Mi­sa de los do­min­gos, pe­ro se re­ser­va los días es­pe­cia­les pa­ra ir al tem­plo con el que se sien­te más iden­ti­fi­ca­da», di­cen los au­to­res del es­tu­dio, que uti­li­zan el tér­mino plu­ri­pa­rro­quias pa­ra re­fe­rir­se al mo­do en que los in­mi­gran­tes vi­ven su fe. «De for­ma ma­yo­ri­ta­ria, el in­mi­gran­te usa al me­nos dos pa­rro­quias pa­ra sus ne­ce­si­da­des: la pa­rro­quia de cer­ca­nía pa­ra su vi­da dia­ria y ac­ti­vi­da­des a lar­go pla­zo, co­mo ca­te­que­sis y sa­cra­men­tos; y la pa­rro­quia de op­ción pa­ra Misas, ce­le­bra­cio­nes y ac­ti­vi­da­des es­pe­cia­les en do­min­gos y fe­chas sig­ni­fi­ca­ti­vas».

¿In­te­gra­ción o gue­to?

Otro de los da­tos ob­je­to de es­tu­dio es la re­la­ción de los in­mi­gran­tes con las pro­pias co­mu­ni­da­des lo­ca­les, pues el 21 % re­co­no­ce no te­ner re­la­ción con el res­to de fie­les de su pa­rro­quia. Pa­ra en­ten­der bien es­ta si­tua­ción, los in­ves­ti­ga­do­res desa­rro­lla­ron una do­ce­na de di­ná­mi­cas de gru­po y con­clu­ye­ron que «ge­ne­ral­men­te hay muy bue­na re­la­ción en­tre la Igle­sia y los fe­li­gre­ses in­mi­gran­tes, pe­ro no he­mos ob­te­ni­do da­tos con­cre­tos de es­ta re­la­ción de fe­li­gre­ses in­mi­gran­tes con lo­ca­les», lo que lle­va a per­ci­bir «una ten­den­cia de no re­la­ción en­tre in­mi­gran­tes y lo­ca­les, aun­que no se pue­de en­con­trar un pa­trón cla­ro».

¿Qué se pue­de ha­cer a fa­vor de una bue­na in­te­gra­ción, pa­ra evi­tar la for­ma­ción de gue­tos de vi­da de fe pa­ra­le­la en nues­tras pro­pias igle­sias? Mi­gra­map apun­ta cla­ra­men­te a la aco­gi­da, pues «la in­te­gra­ción no es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al nú­me­ro de ac­ti­vi­da­des, sino a la ca­li­dad y ca­li­dez de las mis­mas». Qui­zá por su pro­pio his­to­rial de aban­dono de un país pa­ra lle­gar a otro, el in­mi­gran­te es un co­lec­ti­vo muy sen­si­ble a la ca­pa­ci­dad de aco­gi­da: no in­ten­ta so­lo cum­plir con el pre­cep­to do­mi­ni­cal, «tam­bién bus­ca asis­ten­cia en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas per­so­na­les y fa­mi­lia­res», por lo que el pri­mer con­tac­to y el más de­ci­si­vo sue­le ser el que se tie­ne con el pá­rro­co.

«He­mos com­pro­ba­do que la cer­ca­nía del pá­rro­co ha­cia los in­mi­gran­tes es esen­cial y re­pre­sen­ta­ti­va pa­ra una bue­na in­te­gra­ción –di­cen los jó­ve­nes au­to­res del es­tu­dio–. El em­pleo de un vo­ca­bu­la­rio cer­cano por par­te del cura ha­cia los oyen­tes pro­vo­ca un sen­ti­mien­to de fa­mi­lia, con­fian­za y cer­ca­nía a Dios. Ade­más, los pá­rro­cos con ex­pe­rien­cia mi­sio­ne­ra fa­ci­li­tan el éxi­to en la in­te­gra­ción. Don­de hay una ac­ti­tud ac­ti­va por par­te de los pá­rro­cos es don­de se lo­gra la in­te­gra­ción».

Ade­más de ello, los in­mi­gran­tes tie­nen muy arrai­ga­do el sen­ti­mien-

to de ir a Mi­sa jun­tos en fa­mi­lia, «lo que pro­pi­cia el au­men­to de su par­ti­ci­pa­ción en ac­ti­vi­da­des co­mo ca­te­que­sis o co­ro, so­bre to­do por par­te de los ado­les­cen­tes, lo que ha me­jo­ra­do tam­bién la re­la­ción con los es­pa­ño­les», afir­man.

Mi­gra­map des­ha­ce el tó­pi­co de que una bue­na la­bor so­cial es el prin­ci­pal me­dio de fi­de­li­za­ción pa­ra al­can­zar a los in­mi­gran­tes: «La ten­den­cia de las pa­rro­quias es vol­car­se en la ayu­da de ti­po so­cial, pe­ro cuan­do es­ta se sa­tis­fa­ce, ba­ja la asis­ten­cia de los que acu­den» a las pa­rro­quias. Al­gu­nas de ellas «in­ten­tan cu­brir ne­ce­si­da­des so­cia­les y de pa­so tra­tar de in­du­cir a las per­so­nas en la cris­tian­dad y pro­fun­di­zar en va­lo­res cris­tia­nos», pe­ro el re­sul­ta­do es que «no con­si­guen que las per­so­nas se que­den, ya que no to­das las pa­rro­quias tra­tan de la mis­ma for­ma con las per­so­nas».

Un mo­do com­pro­ba­do de acer­ca­mien­to pas­to­ral es or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des en fi­nes de se­ma­na y en ho­ra­rios ex­tra­or­di­na­rios pa­ra lo­grar una ma­yor asis­ten­cia de in­mi­gran­tes, ya que es­tos va­lo­ran po­si­ti­va­men­te que di­chos ho­ra­rios sean fle­xi­bles a sus jor­na­das la­bo­ra­les; por ejem­plo, el do­min­go es «el me­jor día pa­ra la in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes, pues­to que dis­po­nen de tiem­po su­fi­cien­te pa­ra acu­dir a la ce­le­bra­ción de la Eu­ca­ris­tía y par­ti­ci­par en otras ac­ti­vi­da­des».

Otra de las pro­pues­tas que ha­cen los au­to­res del es­tu­dio es la crea­ción de un mo­de­lo de se­gui­mien­to e in­for­ma­ción com­par­ti­da del in­mi­gran­te y de su fa­mi­lia, pues se tra­ta de un gru­po po­bla­cio­nal con una re­le­van­te mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca: du­ran­te los años que re­si­den en nues­tro país sue­len cam­biar sus cir­cuns­tan­cias la­bo­ra­les, lo que les obli­ga a cam­biar a su vez de pa­rro­quia. Por ello es bueno que «el pá­rro­co po­sea in­for­ma­ción que iden­ti­fi­que al in­mi­gran­te y que pue­da ser com­par­ti­da con el res­pon­sa­ble de las pa­rro­quias a las que el in­mi­gran­te se va tras­la­dan­do a lo lar­go de su es­tan­cia en nues­tro país. De es­ta ma­ne­ra, se sen­ti­ría más in­te­gra­do ca­da vez que lle­ga a un nue­vo ba­rrio y tie­ne que em­pe­zar de ce­ro», di­cen.

Al­gu­nos con­tras

Pe­ro no to­do en la re­la­ción con el in­mi­gran­te pa­sa por adop­tar una so­lu­ción téc­ni­ca; hay un ele­men­to cul­tu­ral al que es ne­ce­sa­rio pres­tar aten­ción: «La or­to­do­xia de la or­ga­ni­za­ción ecle­sial, so­por­ta­da en la ri­gi­dez es­truc­tu­ral, po­ne di­fi­cul­ta­des a los cam­bios cul­tu­ra­les que pre­ci­san los in­mi­gran­tes. Si bien la Igle­sia ya

ha con­se­gui­do gran­des pro­gre­sos en es­te as­pec­to, ha­ce fal­ta una ma­yor ar­mo­nía en­tre cul­tu­ras. ¿Hay cons­cien­cia de có­mo se pro­fe­sa la fe en las di­fe­ren­tes cul­tu­ras?», se pre­gun­tan los es­tu­dian­tes de Co­mi­llas.

«Lo di­fe­ren­te tam­bién pue­de ser el ca­mino –res­pon­den–; el in­ter­cam­bio da fres­cu­ra y re­nue­va sen­ti­mien­tos. Pe­ro en la ma­yo­ría de pa­rro­quias no se ha ad­ver­ti­do es­ta to­ma de con­cien­cia. Es apre­cia­ble có­mo mu­chas pa­rro­quias no han caí­do en la cuen­ta de la ri­que­za exis­ten­te en el in­ter­cam­bio de cul­tu­ras. Si bien se acep­ta a to­dos los fe­li­gre­ses in­de­pen­dien­te­men­te del país del que pro­ce­den, ha­ce fal­ta un pro­ce­so de acer­ca­mien­to e in­ter­cam­bio con el in­mi­gran­te, que fa­vo­rez­ca el en­ri­que­ci­mien­to mu­tuo», y que «tan­to in­mi­gran­tes co­mo lo­ca­les se in­te­gren en una mis­ma co­mu­ni­dad».

Más cer­ca de su sen­si­bi­li­dad

Más con­cre­ta­men­te, los au­to­res cons­ta­tan una di­fe­ren­cia cul­tu­ral en la ce­le­bra­ción de las Misas, pues las ce­le­bra­cio­nes que en­cuen­tran en nues­tras pa­rro­quias «les re­sul­tan muy con­ser­va­do­ras en pro­ce­di­mien­tos y ri­tos. Eso ha­ce que los in­mi­gran­tes bus­quen ce­le­bra­cio­nes más ani­ma­das y cer­ca­nas, se­me­jan­tes a las de sus paí­ses. Así, cuan­do des­de las pa­rro­quias se tie­ne es­to en cuen­ta y se in­ten­ta abrir la Mi­sa a su sen­si­bi­li­dad, más in­te­gra­ción se pue­de ob­ser­var; y, al mis­mo tiem­po, es­tas ce­le­bra­cio­nes pro­du­cen un gran efec­to lla­ma­da».

Jun­to a ello, los in­mi­gran­tes con­si­de­ran muy im­por­tan­te la pre­sen­cia de las imá­ge­nes po­pu­la­res traí­das de sus paí­ses, «lo que pro­vo­ca una ma­yor asis­ten­cia y una iden­ti­fi­ca­ción ma­yor en la Eu­ca­ris­tía».

Es­ta aper­tu­ra ha­cia un gru­po de per­so­nas que cons­ti­tu­ye ya el 20% de los ma­dri­le­ños es al­go ya irre­nun­cia­ble pa­ra la Igle­sia en Ma­drid, co­mo afir­man des­de la De­le­ga­ción Dio­ce­sa­na de Mi­gra­cio­nes: «Es ne­ce­sa­rio cam­biar la mi­ra­da ha­cia el her­mano, un cam­bio de mi­ra­da que con­lle­ve un cam­bio de len­gua­je: por en­ci­ma de tér­mi­nos de in­mi­gran­te, ex­tran­je­ro, irre­gu­lar, con pa­pe­les, sin pa­pe­les, hi­jos de in­mi­gran­tes… de­be­mos cam­biar la mi­ra­da y ver en el otro a un her­mano».

Pa­rro­quias de San Cris­tó­bal

Jó­ve­nes in­mi­gran­tes y adul­tos lo­ca­les en uno de los tem­plos con­sul­ta­dos pa­ra el es­tu­dio

Pa­rro­quia San­ta Cris­ti­na

La co­mu­ni­dad pe­rua­na de la pa­rro­quia de San­ta Cris­ti­na, en la pro­ce­sión del Se­ñor de los Mi­la­gros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.