Fe y vi­da: Las víc­ti­mas de abu­sos ela­bo­ran su pro­pia teo­lo­gía

▼ La bel­ga Kar­lijn De­ma­su­re aban­do­na la di­rec­ción eje­cu­ti­va del Cen­tro pa­ra la Pro­tec­ción de Me­no­res de Ro­ma pa­ra po­ner en mar­cha un no­ve­do­so pro­yec­to en Fran­cia que reúne a ex­per­tos en abu­sos se­xua­les, teó­lo­gos y víc­ti­mas

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Ri­car­do Ben­ju­mea

La for­ma­ción pa­ra acom­pa­ñan­tes a víc­ti­mas de abu­sos se­xua­les es una de las es­pe­cia­li­da­des del Equi­po Ruaj. El cur­so ce­le­bra­do el pa­sa­do fin de se­ma­na en Va­lla­do­lid ha si­do, sin em­bar­go, el pri­me­ro des­de que el Cen­tro pa­ra la Pro­tec­ción de Me­no­res de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Gre­go­ria­na de Ro­ma (CCP, en sus ini­cia­les en in­glés) anun­ció el 7 de sep­tiem­bre que ele­gía a es­ta ins­ti­tu­ción vin­cu­la­da a la con­gre­ga­ción Ve­dru­na pa­ra desa­rro­llar en Es­pa­ña sus pro­gra­mas pa­ra ex­per­tos en pre­ven­ción y te­ra­pia.

Kar­lijn De­ma­su­re, has­ta ju­lio directora eje­cu­ti­va del CCP, con­fie­sa que tie­ne un es­pe­cial in­te­rés por el ca­so es­pa­ñol. «Ge­ne­ral­men­te, el sur de Eu­ro­pa no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar es­te pro­ble­ma, no por­que ha­ya me­nos ca­sos que en otros lu­ga­res, sino por­que el ta­bú es ma­yor», di­ce es­ta psi­có­lo­ga y teó­lo­ga lai­ca (es ma­dre de fa­mi­lia) en con­ver­sa­ción con Al­fa y Omega an­tes de su in­ter­ven­ción en las jor­na­das de Va­lla­do­lid.

Ese si­len­cio, en su opi­nión, se de­be en bue­na me­di­da al ma­chis­mo. «Las víc­ti­mas de abu­sos en la Igle­sia son so­bre to­do va­ro­nes, y en la cul­tu­ra del ma­cho la po­si­ción del hom­bre es de for­ta­le­za, por lo que a las víc­ti­mas les cues­ta re­co­no­cer­lo, no en­tien­den que ha­ber su­fri­do abu­sos no im­pli­ca per­der su mas­cu­li­ni­dad».

Pe­ro «el pro­ble­ma es­tá ahí» e «ig­no­rar­lo so­lo agra­va­rá las con­se­cuen­cias», ad­vier­te. «Cuan­to más es­pe­re­mos, ma­yor se ha­rá», ase­gu­ra, apun­tan­do tan­to a la fac­tu­ra que la inac­ción ter­mi­na­rá pa­sán­do­le a la Igle­sia, co­mo a las he­ri­das que su­fren las víc­ti­mas. «No pue­des pen­sar que ya se les pa­sa­rá, por­que es­to nun­ca se pa­sa, el da­ño se ha­ce so­lo más y más pro­fun­do, en al­gún ca­so lle­gan­do al sui­ci­dio».

Es­cu­char a las víc­ti­mas

Su pri­mer con­se­jo es «tra­ba­jar por la con­cien­cia­ción» en los en­tor­nos ecle­sia­les; «apren­der a de­tec­tar los sig­nos de que una per­so­na ha si­do abu­sa­da o pue­de es­tar abu­san­do». Y «siem­pre, siem­pre, es­cu­char a las víc­ti­mas». «Cuan­do una víc­ti­ma se abre y te cuen­ta su his­to­ria, exis­te el pe­li­gro de reac­cio­nar: “¡No pue­de ser ver­dad, no en mi pa­rro­quia, no en mi es­cue­la…!”. Y es­to es de­vas­ta­dor, por­que cuan­do se en­cuen­tran res­pues­tas así, pue­den pa­sar otros diez años has­ta que vuel­ven a re­unir la fuer­za pa­ra vol­ver ha­blar».

Un mé­to­do de tra­ba­jo que re­co­mien­da es­ta ex­per­ta es po­ner en mar­cha pla­ta­for­mas de apo­yo en las dió­ce­sis y gru­pos en los que pue­dan con­ver­sar las víc­ti­mas unas con otras, acom­pa­ña­das por «un te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do que pue­da in­ter­ve­nir si es ne­ce­sa­rio». Pe­ro la pro­pia De­ma­su­re ha que­ri­do dar un pa­so más, pa­ra lan­zar­se a un nue­vo cam­po por ex­plo­rar que ella lla­ma «una teo­lo­gía de las víc­ti­mas». Es­ta es la cau­sa por la que ha de­ja­do la di­rec­ción eje­cu­ti­va de la CCP. «Ha­bía de­ma­sia­do tra­ba­jo bu­ro­crá­ti­co», di­ce. Y aun­que se­gui­rá vin­cu­la­da a la ins­ti­tu­ción e im­par­tien­do cur­sos, su prio­ri­dad es aho­ra la in­ves­ti­ga­ción.

El 10 de sep­tiem­bre pre­sen­tó en Pa­rís es­ta ini­cia­ti­va que aglu­ti­na a ex­per­tos y víc­ti­mas de abu­sos pa­ra re­fle­xio­nar con­jun­ta­men­te so­bre las he­ri­das es­pi­ri­tua­les que pro­vo­can es­tas agre­sio­nes. Con el nom­bre Des-es­pé­ran­ces, de la si­dé­ra­tion aux ac­tes

–Des-es­pe­ran­zas, de la es­tu­pe­fac­ción a la ac­ción–, su me­to­do­lo­gía par­te de «esa gran co­rrien­te que em­pe­zó con la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción y bus­ca las so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas en la ba­se, en la pro­pia gen­te que los pa­de­ce».

«Las víc­ti­mas mu­chas ve­ces te cuen­tan que, cuan­do van a ver a los obis­pos y les cuen­tan sus pro­ble­mas, les res­pon­den: “Mu­chas gra­cias, po­déis iros, va­mos a con­sul­tar a al­gu­nos ex­per­tos, pen­sa­re­mos so­bre ello y en­con­tra­re­mos una so­lu­ción». Pe­ro las víc­ti­mas di­cen: “No, no­so­tras que­re­mos ser par­te de esa so­lu­ción”».

Es­te en­fo­que ha pro­vo­ca­do gi­ros ines­pe­ra­dos. «Cuan­do hu­bo que ele­gir los te­mas de tra­ba­jo, yo pro­pu­se el cle­ri­ca­lis­mo, por­que es al­go en lo que es­tá in­sis­tien­do el Pa­pa con­ti­nua­men­te, pe­ro las víc­ti­mas di­je­ron que eso equi­va­lía a po­ner en pri­mer plano a los abu­sa­do­res», cuen­ta la teó­lo­ga y psi­có­lo­ga.

Fi­nal­men­te se op­tó por cua­tro lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. La pri­me­ra, so­bre «la ba­na­li­dad del mal», sur­gió por­que «al­gu­nos ven ne­xos en­tre el sis­te­ma [de en­cu­bri­mien­to] que ha ope­ra­do en la Igle­sia con el que ata­ca­ba Han­nah Arendt».

La se­gun­da lí­nea tra­ta so­bre el sa­cra­men­to de la con­fe­sión. Lo im­pul­só un sa­cer­do­te que fue víc­ti­ma. «Nos di­jo: “Pue­do oír con­fe­sio­nes, pe­ro soy in­ca­paz de ir a con­fe­sar­me yo”».

Un ter­cer gru­po re­fle­xio­na so­bre la Eu­ca­ris­tía. Les cues­ta co­mul­gar por­que las ma­nos del sa­cer­do­te que con­sa­gra y re­par­te la co­mu­nión tie­nen pa­ra ellos con­no­ta­cio­nes muy dis­tin­tas a las del res­to. Y es­tá «esa no­ción del cuer­po de Cris­to», que «les ge­ne­ra re­cha­zo».

El cuar­to y úl­ti­mo gru­po abor­da «la ima­gen de Dios». Ahí han sur­gi­do con­flic­tos más o me­nos es­pe­ra­dos, co­mo el del Dios to­do­po­de­ro­so que con­sien­te el mal. Y hay al­gu­nas sor­pre­sas. «Una víc­ti­ma a la que co­noz­co bien ha re­fle­xio­na­do du­ran­te cin­co años so­bre la his­to­ria del hi­jo pró­di­go. Es­ta mu­jer no po­día acep­tar al prin­ci­pio la idea de Pa­dre mi­se­ri­cor­dio­so… Es cu­rio­so có­mo al leer al­gu­nos pa­sa­jes bí­bli­cos la his­to­ria cam­bia com­ple­ta­men­te des­de las len­tes de una víc­ti­ma de abu­sos», sub­ra­ya De­ma­su­re.

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos de las in­ves­ti­ga­cio­nes se co­no­ce­rán en mar­zo de 2019. El gru­po tie­ne pre­vis­to ha­cer va­rias pre­sen­ta­cio­nes en dió­ce­sis fran­ce­sas con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar es­te ti­po de re­fle­xio­nes a ni­vel lo­cal. «Es muy im­por­tan­te», afir­ma la ex­di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del CCP. «Es­toy con­ven­ci­da de que, si se hu­bie­ra he­cho an­tes una teo­lo­gía so­bre la in­fan­cia y so­bre las víc­ti­mas, no ha­bría­mos te­ni­do des­pués tan­tos ca­sos de abu­so».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.