El Pa­pa, cus­to­dio del pa­tri­mo­nio de la mu­jer re­vo­lu­cio­na­ria

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Cultura - C. S. A.

Tí­tu­lo: Ber­go­glio y los li­bros de Esther

Au­tor: Ne­llo Sca­vo Edi­to­rial: Ciu­dad Nue­va Esther Ba­lles­trino era mé­di­co bio­quí­mi­ca; ha­bía si­do ac­ti­vis­ta del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Fe­bre­ris­ta de Pa­ra­guay y vi­vía exi­lia­da en Ar­gen­ti­na. En 1953 dio tra­ba­jo en su la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis quí­mi­cos a Jor­ge Ber­go­glio, re­cién di­plo­ma­do. En sus en­se­ñan­zas no ha­bía lu­gar pa­ra un mé­to­do que no es­tu­vie­ra ba­sa­do en el co­no­ci­mien­to ra­cio­nal de las co­sas. «Allí tu­ve una je­fa ex­tra­or­di­na­ria», re­cor­da­ría el en­ton­ces ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res du­ran­te una lar­ga en­tre­vis­ta (pu­bli­ca­da con el tí­tu­lo de El je­sui­ta) que con­ce­dió a Ser­gio Ru­bin y Fran­ces­ca Am­bro­get­ti. «Me en­se­ña­ba la se­rie­dad del tra­ba­jo. Real­men­te le de­bo mu­cho».

Años más tar­de, Esther fun­dó con otras mu­je­res las Ma­dres de la Pla­za de Ma­yo y por te­mor al ré­gi­men mi­li­tar en­co­men­dó a Ber­go­glio –ya pro­vin­cial de los je­sui­tas– su am­plia bi­blio­te­ca. Des­apa­re­ci­da en 1977, fue ase­si­na­da en un vue­lo de la muer­te.

«De esos li­bros nun­ca más se su­po na­da y por lo tan­to Ber­go­glio de­be ha­ber­los des­trui­do», le di­je­ron a Sca­vo, au­tor de es­te li­bro. Pe­ro du­ran­te su vi­si­ta en 2015 a Pa­ra­guay, el Pa­pa se en­con­tró con las hi­jas de Esther, que en una en­tre­vis­ta con Av­ve­ni­re con­ta­ron: «No lo veía­mos des­de que nos de­vol­vió los li­bros de ma­má». Du­ran­te años el Pa­pa cus­to­dió esa he­ren­cia y cui­dó que no se per­die­ra ni una so­la pá­gi­na de aque­lla mu­jer ex­cep­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.