Un Pa­pa li­bre pa­ra una Igle­sia li­bre

▼ Do­ce «pun­tos crí­ti­cos». Enig­mas que ne­ce­si­ta­ban ser acla­ra­dos pa­ra ga­ran­ti­zar la san­ti­dad de Pa­blo VI. En­tre ellos des­ta­ca su re­la­ción con Es­pa­ña, en tiem­pos de Fran­cis­co Fran­co. Bau­ti­za­das co­mo «cues­tio­nes se­lec­tas», es­tas si­tua­cio­nes en la vi­da y el m

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Vaticano

Un Pa­pa li­bre que im­pul­só una Igle­sia li­bre, sin ser­vi­dum­bres po­lí­ti­cas ni más Se­ñor que Je­su­cris­to. Así pre­sen­ta a Gio­van­ni Bat­tis­ta Mon­ti­ni el re­la­tor de su cau­sa de ca­no­ni­za­ción, Gui­do Maz­zo­ta, quien re­ve­la que, pa­ra dar luz verde a su as­cen­so de­fi­ni­ti­vo a los al­ta­res es­te do­min­go, la San­ta Se­de ha so­me­ti­do a Pa­blo VI a un mi­nu­cio­so es­cru­ti­nio so­bre su per­so­na, in­clu­yen­do las más dis­pa­ra­ta­das acu­sa­cio­nes so­bre su se­xua­li­dad in­ven­ta­das por ex­po­nen­tes fas­cis­tas o por sus enemi­gos en la Cu­ria du­ran­te el pon­ti­fi­ca­do de Pío XII. El aná­li­sis de pun­tos con­flic­ti­vos abor­da su tur­bu­len­ta re­la­ción con el ré­gi­men de Fran­co, ana­li­zan­do si fue «vir­tuo­sa, cris­tia­na, evangélica o no». Más allá de sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas, Mon­ti­ni re­cha­za­ba de plano los tu­te­la­jes po­lí­ti­cos. «Si la Igle­sia ne­ce­si­ta apo­yos es­ta­ta­les es el fin», ha­bía de­ja­do es­cri­to a raíz del Con­cor­da­to con la Ita­lia de Mus­so­li­ni.

El pró­xi­mo do­min­go, 14 de oc­tu­bre, en la pla­za de San Pe­dro del Vaticano, el Pa­pa Fran­cis­co ele­va­rá a los al­ta­res a Pa­blo VI. En la mis­ma ce­re­mo­nia, ca­no­ni­za­rá a otros seis nuevos san­tos, en­tre ellos el obis­po sal­va­do­re­ño Ós­car Ar­nul­fo Ro­me­ro. Obis­po de Ro­ma en­tre 1963 y 1978, Gio­van­ni Bat­tis­ta Mon­ti­ni guió a la Igle­sia en tiem­pos tur­bu­len­tos. Hom­bre de diá­lo­go, pro­di­gio­so for­ma­dor y di­rec­tor es­pi­ri­tual, con­du­jo el Con­ci­lio Vaticano II a su con­clu­sión. Afron­tó sus con­se­cuen­cias, em­pe­ñán­do­se en evi­tar la rup­tu­ra.

«Va­lía la pe­na ser opositores de Pa­blo VI, se ha­cía carrera», ase­gu­ra Gui­do Maz­zo­ta, re­la­tor ad cau­sam del pro­ce­so de Mon­ti­ni des­de 1989 gra­cias a un per­mi­so es­pe­cial de Juan Pa­blo II. A él le to­có iden­ti­fi­car es­tos do­ce pun­tos crí­ti­cos y des­pe­jar­los. En­tre ellos, cues­tio­nes co­mo la en­cí­cli­ca Hu­ma­nae vi­tae, que co­se­chó cla­mo­ro­sas opo­si­cio­nes; el lla­ma­do «ca­te­cis­mo ho­lan­dés», con­si­de­ra­do entonces mo­der­nis­ta; su re­co­men­da­ción del li­bro Hu­ma­nis­mo in­te­gral de Jac­ques Ma­ri­tain, entonces muy cues­tio­na­do en di­ver­sos am­bien­tes ca­tó­li­cos, e in­clu­so los ar­ti­fi­cio­sos ru­mo­res so­bre su se­xua­li­dad, in­ven­ta­dos en am­bien­tes fas­cis­tas ro­ma­nos y opositores a su per­so­na en la Cu­ria.

Pa­ra ca­da uno de es­tos asun­tos es­pi­no­sos fue de­sig­na­do un teó­lo­go o his­to­ria­dor que pu­die­se acla­rar­los. La tra­ma es­pa­ño­la fue en­car­ga­da a Vi­cen­te Cár­cel Or­tí. «Me pi­die­ron un es­tu­dio so­bre las re­la­cio­nes que tu­vo Pa­blo VI con Es­pa­ña du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do. Es­pa­ña quie­re de­cir el je­fe del Gobierno, la na­ción, los obis­pos… Es de­cir, to­do el con­jun­to», ex­pli­ca el sa­cer­do­te a Alfa y Ome­ga.

To­do par­tió del fa­mo­so te­le­gra­ma que el entonces ar­zo­bis­po de Mi­lán, Mon­ti­ni, le di­ri­gió a Fran­co pa­ra im­plo­rar­le con­mu­tar la pe­na de muer­te dic­ta­da con­tra Ju­lián Gri­mau, ex­po­nen­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Aque­lla so­li­ci­tud no sur­tió efec­to y el 20 de abril de 1963 fue eje­cu­ta­do. Dos me­ses des­pués, el 21 de ju­nio, el car­de­nal se con­vir­tió en Pa­pa. «La no­ti­cia de la elec­ción de Mon­ti­ni no le ca­yó bien al Gobierno [de Fran­co] en ese mo­men­to, tan­to que se ha­bía des­en­ca­de­na­do en Es­pa­ña una cam­pa­ña de pren­sa con­tra el car­de­nal, en ju­nio de 1963», re­la­ta Cár­cel Or­tí.

Pe­ro aquel epi­so­dio no afec­tó la pos­te­rior re­la­ción per­so­nal en­tre el obis­po de Ro­ma y el je­fe de Es­ta­do es­pa­ñol. Pa­blo VI de­ci­dió se­pa­rar los pla­nos. A Fran­co le re­ser­vó un tra­to res­pe­tuo­so, re­co­no­cién­do­le lo he­cho du­ran­te la per­se­cu­ción re­li­gio­sa por la Igle­sia. Pe­ro an­te su ré­gi­men siem­pre fue muy crí­ti­co. «Él era un de­mó­cra­ta y que­ría pa­ra Es­pa­ña una de­mo­cra­cia», aña­de el his­to­ria­dor.

Y pre­ci­sa: «Mi te­sis es que Pa­blo VI se ade­lan­tó más de diez años a la Tran­si­ción po­lí­ti­ca que tu­vo lu­gar des­pués. Em­pe­zó a re­no­var el epis­co­pa­do es­pa­ñol pi­dien­do a los obis­pos que se abrie­ran a la de­mo­cra­cia pen­san­do en el fu­tu­ro, por­que to­do el mun­do sa­bía que ten­dría los días con­ta­dos cuan­do lle­ga­ra la ho­ra».

Un hom­bre li­bre

Al res­pec­to, Gui­do Maz­zo­ta acla­ra a es­te se­ma­na­rio: «Co­mo se ha­bla de la san­ti­dad del Pa­pa y no la de Fran­co, de­bía­mos ver si la re­la­ción que Pa­blo VI ha­bía ins­tau­ra­do con Es­pa­ña era vir­tuo­sa, cris­tia­na, evangélica o no. Es­ta fue la pre­gun­ta que se de­bía ha­cer. El Pa­pa y Fran­co man­tu­vie­ron una re­la­ción muy res­pe­tuo­sa; ja­más Pa­blo VI hi­zo pe­sar la ne­ga­ti­va an­te­rior. Pro­ba­ble­men­te den­tro de sí pen­sa­ba de for­ma dis­tin­ta, por­que él era an­ti­fas­cis­ta por cues­tión cul­tu­ral y edu­ca­ción fa­mi­liar».

Mon­ti­ni no era un hom­bre de retaguardia. Ja­más es­con­dió sus op­cio­nes so­cia­les e, in­clu­so, po­lí­ti­cas. De jo­ven, co­men­tó el Con­cor­da­to en­tre la San­ta

Se­de y el Gobierno ita­liano de Be­ni­to Mus­so­li­ni en una car­ta di­ri­gi­da a su pa­dre: «Si la Igle­sia ne­ce­si­ta apo­yos es­ta­ta­les es el fin», es­cri­bió. «Era un hom­bre con gran in­de­pen­den­cia de jui­cio», sos­tie­ne el re­la­tor.

Asistente por años de la Fe­de­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Ca­tó­li­ca Ita­lia­na (FUCI), ins­pi­ró a to­da una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes po­lí­ti­cos. In­clui­do el pri­mer mi­nis­tro Aldo Mo­ro. Tal era la amis­tad que los li­ga­ba, que el Pa­pa con­fe­só su de­seo de en­tre­gar­se él mis­mo a las co­mu­nis­tas Bri­ga­das Ro­jas, si eso le ase­gu­ra­ba a su ami­go la li­ber­tad del se­cues­tro al cual lo ha­bían so­me­ti­do los te­rro­ris­tas en 1978 y al que no so­bre­vi­vió.

Un hom­bre de co­lo­quio per­so­nal

«Po­de­mos de­cir que te­mía a las mul­ti­tu­des, no era el hom­bre de las ma­sas, pe­ro era el hom­bre del co­lo­quio per­so­nal. Los tes­ti­mo­nios más be­llos so­bre su vi­da fue­ron las brin­da­dos por quie­nes hi­cie­ron di­rec­ción es­pi­ri­tual con él», des­ta­ca Maz­zo­ta. En to­tal, du­ran­te to­do el pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción fue­ron es­cu­cha­dos 193 tes­ti­gos y se es­cri­bie­ron seis grue­sos vo­lú­me­nes, ade­más de una bio­gra­fía crí­ti­ca do­cu­men­ta­da. «To­da la ex­pe­rien­cia hu­ma­na y es­pi­ri­tual del Pa­pa ha si­do re­vi­sa­da», in­sis­te.

In­clu­si­ve las crí­ti­cas. En­tre otras co­sas, se le acu­só de fal­ta de for­ma­ción, por­que sus es­tu­dios ecle­siás­ti­cos no los con­du­jo en un se­mi­na­rio sino en su ca­sa, por su frá­gil sa­lud. Pe­ro en la Aca­de­mia Ecle­siás­ti­ca, la es­cue­la de di­plo­má­ti­cos va­ti­ca­nos, se des­cu­brió to­da su ho­ja de vi­da con es­tu­dios so­bre­sa­lien­tes, que in­clu­ye­ron un doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía.

Re­cor­da­do co­mo el Pa­pa de en­cí­cli­cas co­mo Ecle­siam suam (1964), el pro­gra­ma de su pon­ti­fi­ca­do; y Po­pu­lo­rum pro­gres­sio (1967), so­bre la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver el desa­rro­llo de los pueblos, fue tam­bién el pri­me­ro en rea­li­zar via­jes de gran im­pac­to glo­bal, co­mo la pe­re­gri­na­ción a Tie­rra San­ta (1964) y otra a La­ti­noa­mé­ri­ca, con la vi­si­ta a Bo­go­tá en 1968 pa­ra la inau­gu­ra­ción de la se­de del CELAM.

Fue el pri­mer Pa­pa en no ser coronado, re­nun­ció a la si­lla ges­ta­to­ria [aun­que de­bió re­to­mar la tra­di­ción por cues­tio­nes lo­gís­ti­cas], con­du­jo el Con­ci­lio Vaticano II has­ta su con­clu­sión en me­dio de no po­cas in­si­dias, y plas­mó aque­lla in­tui­ción en las asam­bleas del Sí­no­do de los obis­pos, que aún per­du­ran.

Más allá de to­das es­tas gran­des ac­cio­nes, Maz­zo­ta qui­so re­cor­dar a Mon­ti­ni con una fra­se que él le es­cri­bió a un sa­cer­do­te ami­go, en una car­ta es­cri­ta po­co des­pués de ser or­de­na­do diá­cono: «Aho­ra es­toy en la or­den de Es­te­ban y Lo­ren­zo, los pro­to­diá­co­nos ro­ma­nos, me die­ron el en­car­go de lle­var el pan a los ham­brien­tos y el Evan­ge­lio a to­da per­so­na». El re­la­tor apun­tó: «Es­te era Pa­blo VI, un hom­bre de diá­lo­go con una gran con­cien­cia de su mi­sión de Pa­pa. Pe­ro con un enor­me amor a los po­bres. No des­cui­da­ba ja­más las ne­ce­si­da­des pri­ma­rias de to­das las per­so­nas».

CNS

ABC

El Pa­pa Pa­blo VI jun­to a los car­de­na­les Mar­ce­lo Gon­zá­lez Mar­tín, Vi­cen­te En­ri­que y Ta­ran­cón, y Nar­cis­co Ju­bany, du­ran­te una au­dien­cia en el Vaticano, en 1974

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.