La Igle­sia y la Tran­si­ción

▼ Más allá de las gran­des fi­gu­ras ecle­siás­ti­cas o po­lí­ti­cas, el con­gre­so so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca reivin­di­ca la apor­ta­ción de los ca­tó­li­cos a la re­con­ci­lia­ción en Es­pa­ña des­de la opo­si­ción al ré­gi­men fran­quis­ta o en el ban­do re­for­mis­ta

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Ri­car­do Ben­ju­mea La Igle­sia en la

Más allá de las gran­des per­so­na­li­da­des ecle­siás­ti­cas, un con­gre­so or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Pa­blo VI y la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal reivin­di­ca la apor­ta­ción a la re­con­ci­lia­ción en­tre los es­pa­ño­les de ser­vi­do­res pú­bli­cos y ciu­da­da­nos anó­ni­mos que ac­tua­ron mo­vi­dos por su fe ca­tó­li­ca.

Pa­blo Ca­sa­do y Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra per­te­ne­cen a dos ge­ne­ra­cio­nes y a par­ti­dos dis­tin­tos, pe­ro am­bos se con­si­de­ran he­re­de­ros de la Tran­si­ción, de esa Es­pa­ña re­con­ci­lia­da que reivin­di­ca el va­lor del en­ten­di­mien­to en­tre per­so­nas que pien­san de for­ma di­fe­ren­te en una so­cie­dad plu­ral e in­clu­si­va. El lí­der del PP y el pre­si­den­te de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra com­par­ten tam­bién su con­di­ción mes­ti­za, co­mo tan­tos es­pa­ño­les que, en su ár­bol ge­nea­ló­gi­co, en­cuen­tran in­dis­tin­ta­men­te an­te­pa­sa­dos de uno y otro ban­do de la Gue­rra Ci­vil.

La ima­gen de Ca­sa­do y Fer­nán­dez Va­ra con­ver­san­do ami­ga­ble­men­te y dan­do tes­ti­mo­nio de có­mo la fe desem­pe­ñó un pa­pel de­ci­si­vo en su vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co pu­so el bro­che fi­nal al con­gre­so La Igle­sia en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, con el que la Fun­da­ción Pa­blo VI, en co­la­bo­ra­ción con la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, reivin­di­có la pa­sa­da se­ma­na el pa­pel de la Igle­sia en la Tran­si­ción y du­ran­te las cua­tro dé­ca­das de la Es­pa­ña cons­ti­tu­cio­nal. Fue no so­lo un ho­me­na­je a gran­des per­so­na­li­da­des ecle­siás­ti­cas co­mo el car­de­nal Ta­ran­cón, Elías Ya­nes o Ga­bino Díaz Mer­chán, sino tam­bién a las in­con­ta­bles fi­gu­ras pú­bli­cas y a ciu­da­da­nos anó­ni­mos que, ani­ma­dos por su fe, han vol­ca­do to­dos sus es­fuer­zos en me­jo­rar el país que re­ci­bie­ron en he­ren­cia.

Una his­to­ria que ni mu­cho me­nos ha ter­mi­na­do. «Quie­ro se­guir reivin­di­can­do la la­bor que ha­ce la Igle­sia en Es­pa­ña con ci­fras ob­je­ti­vas», di­jo Pa­blo Ca­sa­do, apor­tan­do una ba­te­ría de da­tos so­bre la ac­ción so­cial, edu­ca­ti­va o cul­tu­ral de la Igle­sia.

Fer­nán­dez Va­ra, por su par­te, alu­dió a sor Cris­ti­na Ara­na, una hi­ja de la Ca­ri­dad a la que ha­ce unas se­ma­nas im­pu­so la me­da­lla de Ex­tre­ma­du­ra por su tra­ba­jo en co­me­do­res so­cia­les o con po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria, co­mo «ejem­plo de lo que sig­ni­fi­ca el pa­pel que re­pre­sen­ta esa Igle­sia ca­lla­da que no apa­re­ce en nin­gún si­tio pe­ro que for­ma par­te de nues­tras vi­das, que for­ma par­te de nues­tras pa­rro­quias, de nues­tra co­ti­dia­ni­dad». Cuan­do, en su pro­pio par­ti­do, al­guien pro­po­ne que «hay que re­vi­sar los Acuer­dos con la Igle­sia», el pre­si­den­te ex­tre­me­ño sue­le res­pon­der­le «con mano iz­quier­da» que «igual, cuan­do se re­vi­sen, nos lle­va­mos una sor­pre­sa y nos da­mos cuen­ta de lo que sig­ni­fi­can pa­ra la Es­pa­ña so­cial el pa­pel que desem­pe­ña la Igle­sia, con las Cá­ri­tas, las her­ma­ni­tas de los po­bres» y to­da «esa red tu­pi­da de aten­ción so­cial».

To­ca­ba reivin­di­car lo que une, más allá de una ge­né­ri­ca alu­sión a po­lé­mi­cas le­yes apro­ba­das por go­bier­nos so­cia­lis­tas en es­tos 40 años de de­mo­cra­cia que han ge­ne­ra­do ma­les­tar en la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca. «Ha­blar de le­yes mo­ra­les es muy de­li­ca­do», res­pon­dió Va­ra, ya que «al­gu­na de esas le­yes mo­ra­les, Pa­blo, ha­béis lle­ga­do al Gobierno lue­go y no las ha­béis cam­bia­do». Ahí que­dó la in­vi­ta­ción abier­ta a un nue­vo de­ba­te.

La Tran­si­ción em­pe­zó… en el 46

La con­vic­ción de que era ne­ce­sa­rio ten­der puen­tes lle­gó muy pron­to a la Igle­sia, o al me­nos a un par­te con­si­de­ra­ble de los ca­tó­li­cos. Se­gún el so­ció­lo­go Ra­fael Díaz Sa­la­zar, des­de el pun­to de vis­ta ecle­sial, la Tran­si­ción se re­mon­ta a 1946, con la lle­ga­da de la Ju­ven­tud Obre­ra Ca­tó­li­ca (JOC) y el na­ci­mien­to de la Her­man­dad Obre­ra de Ac­ción Ca­tó­li­ca (HOAC), «pro­mo­vi­da por Gui­ller­mo Ro­vi­ro­sa, una per­so­na que no ha­bía si­do cris­tia­na, pe­ro se con­vier­te en la edad adul­ta y to­ma con­cien­cia de que la Igle­sia en Es­pa­ña so­lo ha­bía te­ni­do una pre­sen­cia en­tre los bur­gue­ses y aris­tó­cra­tas, pe­ro no en­tre los obre­ros».

Se tra­ta­ba de per­so­nas que, «an­tes de ir a las fá­bri­cas, iban a Mi­sa por la ma­ña­na muy tem­prano». Te­nían «una re­li­gio­si­dad muy fuer­te» y «en­car­na­da». Tras en­co­men­dar­se a «Cris­to obre­ro», ana­li­za­ban su reali­dad con­cre­ta en las fá­bri­cas, ba­rrios y fa­mi­lias, y a pa­rir de ahí, «to­ma­ban un com­pro­mi­so de ac­ción».

En es­tos mo­vi­mien­tos si­túa Díaz Sa­la­zar el nú­cleo de una de las más im­por­tan­tes co­rrien­tes de la opo­si­ción al fran­quis­mo. Cuan­do, a fi­na­les de los años 60, em­pie­za a ges­tar­se la Asam­blea Con­jun­ta de obis­pos y sa­cer­do­tes, el obis­po Ra­món Echa­rren –li­cen­cia­do en Cien­cias So­cia­les por Uni­ver­si­dad de Lo­vai­na– rea­li­za una en­cues­ta al cle­ro es­pa­ñol en la que, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, in­clu­ye pre­gun­tas so­bre sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas. So­lo el 10 % del pres­bi­te­rio se iden­ti­fi­ca con el ré­gi­men, dato que des­cen­día al 4 % en­tre los me­no­res de 30 años. Aún más lla­ma­ti­vo: la ma­yo­ría de cu­ras se si­túa en po­si­cio­nes de iz­quier­da, ca­si el 40 %, o el 60 % ex­clu­yen­do de la en­cues­ta a los ma­yo­res de 30 años.

Es­to ex­pli­ca las bue­nas re­la­cio­nes ya en los úl­ti­mos años del fran­quis­mo en­tre un sec­tor de la Igle­sia y mi­li­tan­tes del to­da­vía ile­gal Par­ti­do Co­mu­nis­ta. En­tre los abo­ga­dos ase­si­na­dos o he­ri­dos en la Ma­tan­za de Ato­cha en el 77 ha­bía va­rios mi­li­tan­tes cris­tia­nos que, ca­da día, al mar­char­se a su ca­sa, «se iban a es­tu­diar teo­lo­gía en gru­po o a ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía. Sin per­so­nas así, no se hu­bie­ra he­cho la Tran­si­ción», cree Díaz Sa­la­zar.

Fun­da­ción Pa­blo VI

Me­sa re­don­da El pa­pel de la Igle­sia en la so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, con la par­ti­ci­pa­ción de Ju­lio Mar­tí­nez, SJ, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Pontificia de Co­mi­llas; Pa­blo Ca­sa­do, pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar; el pe­rio­dis­ta Fer­nan­do Óne­ga, y Gui­ller­mo Fer­nán­dez Va­ra, pre­si­den­te de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.