La de las pa­tas cor­tas

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - San­dra Ro­mán* *Pro­fe­so­ra de Re­li­gión. IES Emi­lio Cas­te­lar. Ma­drid

La de pa­tas cor­tas, más co­no­ci­da co­mo la men­ti­ra, pa­re­ce que hoy ha que­ri­do ir más allá. Una de las co­sas bue­nas que tie­ne la asig­na­tu­ra de Re­li­gión ca­tó­li­ca es que no es una is­la, al­go ce­rra­do y so­lo pa­ra no­so­tros. Hoy han lle­ga­do los alum­nos de 3º de ESO a cla­se, a pri­me­ra ho­ra, di­cien­do que te­nían unas pre­gun­tas muy im­por­tan­tes que ha­cer y que les ha­bían sur­gi­do en la cla­se de Len­gua, cu­ya pro­fe les ha man­da­do «a la de Re­li­gión» pa­ra que die­se res­pues­ta a lo si­guien­te: «¿Por qué o pa­ra qué men­ti­mos?», «¿se pue­de men­tir?», «¿la men­ti­ra es­tá jus­ti­fi­ca­da si tra­ta de sal­var nues­tra ima­gen o la del otro?», «¿pue­de un mé­di­co ocul­tar la ver­dad a un pa­cien­te?», «¿si ha­ce­mos chu­le­tas pa­ra co­piar en un exa­men es­ta­mos min­tien­do?», «¿men­tir es pe­ca­do?».

Co­mo po­déis su­po­ner, las res­pues­tas y jus­ti­fi­ca­cio­nes han si­do de lo más va­rio­pin­to. Por ejem­plo, «que ahí es­tá Dios pa­ra se­ña­lar­nos con su gran de­do», que las «men­ti­ri­ji­llas pia­do­sas nos de­jan ali­via­dos en mu­chas oca­sio­nes», que el «efec­to bo­la que cau­san nos pue­den com­pli­car aún más».

Lo más im­por­tan­te de to­do es­to no han si­do los dis­cur­sos re­la­ti­vis­tas, fi­lo­só­fi­cos, teo­ló­gi­cos y has­ta psi­co­ló­gi­cos que ha­ya­mos po­di­do ha­cer, sino el en­cuen­tro pro­vo­ca­do en­tre va­rias dis­ci­pli­nas –el diá­lo­go y el de­ba­te–, y, lo me­jor de to­do, ha­ber lle­ga­do a una úni­ca con­clu­sión: que pa­se lo que pa­se y sea la cir­cuns­tan­cia que sea, «siem­pre la ver­dad nos ha­rá li­bres». No so­lo por el he­cho de ver­nos li­be­ra­dos del sen­ti­mien­to de cul­pa­bi­li­dad o de que no te pi­llen en la men­ti­ra, sino por­que la ver­dad ha­ce de no­so­tros per­so­nas ín­te­gras y cohe­ren­tes en las que los de­más pue­den te­ner con­fian­za, aun­que a ve­ces la ver­dad sea do­lo­ro­sa. El referente más cla­ro lo te­ne­mos en Jesús, que nos dio ejem­plo por­que to­da su vi­da fue una ver­dad ab­so­lu­ta en to­dos los sen­ti­dos y con to­das las per­so­nas.

La con­clu­sión de es­te día es que se­gui­re­mos sien­do una asig­na­tu­ra abier­ta a otras opi­nio­nes y for­mas de pen­sar. Que to­dos po­de­mos pen­sar dis­tin­to y com­par­tir­lo sin mie­do a equi­vo­car­nos y sin ne­ce­si­dad de men­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.