El co­ra­zón jo­ven no se rin­de

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Be­lén Gó­mez Val­cár­cel* *Mi­sio­ne­ra en Fi­li­pi­nas. Ser­vi­do­res del Evan­ge­lio de la Mi­se­ri­cor­dia de Dios

«Jun­tos po­de­mos cam­biar el mun­do». Des­pués de un fin de se­ma­na pre­cio­so, ex­pe­ri­men­tan­do la fuer­za cre­yen­te, arrolladora y es­pe­ran­za­do­ra de los jó­ve­nes, es­ta can­ción si­gue re­so­nan­do en nues­tro in­te­rior. Tres días com­par­tien­do los su­fri­mien­tos y las ale­grías de jó­ve­nes que to­da­vía no lle­van en es­ta pe­re­gri­na­ción de la vi­da ni dos dé­ca­das y ya han te­ni­do que li­diar con la so­le­dad, la or­fan­dad, los pa­dres tra­ba­jan­do en el ex­tran­je­ro, el aban­dono, el ho­mi­ci­dio de al­gún fa­mi­liar y las adic­cio­nes.

Mien­tras en Fi­li­pi­nas el pre­si­den­te si­gue con esa lu­cha con­tra la dro­ga, de­bo de­cir que me es­tre­mez­co cuan­do re­du­ce las vi­das hu­ma­nas a nú­me­ros y las tra­ta co­mo pla­gas, cuan­do son so­lo se­res hu­ma­nos ne­ce­si­ta­dos de ayu­da. Hay 5.000 ad­mi­ti­dos por la Po­li­cía co­mo «muer­tos en una ope­ra­ción po­li­cial», pe­ro que­dan otros 25.000, mu­chos jó­ve­nes, que son esas «muer­tes ba­jo in­ves­ti­ga­ción», per­pe­tra­das por ase­si­nos en­mas­ca­ra­dos.

No he­mos lle­ga­do a tiem­po y eso due­le pro­fun­da­men­te. Pa­ra mí es un re­vul­si­vo hoy pues creo, co­mo di­ce un himno, que «el Amor re­di­me la con­de­na y la sa­lud na­ce de la he­ri­da». Sé que exis­ten otros ca­mi­nos pa­ra res­ca­tar a los jó­ve­nes. Si esos jó­ve­nes hu­bie­ran te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tar con no­so­tros hu­bie­ran po­di­do ex­pe­ri­men­tar, co­mo los nues­tros, la mi­ra­da cre­yen­te e in­con­di­cio­nal de nues­tro Buen Dios, re­ci­bir el per­dón y la gra­cia pa­ra cam­biar pri­me­ro lo que no hay de amor ni de Evan­ge­lio en sus vi­das, y así po­der apos­tar por un mun­do di­fe­ren­te que se re­cons­tru­ye des­de las he­ri­das.

Los que es­tu­vie­ron es­te pa­sa­do fin de se­ma­na han en­ten­di­do la llamada de Dios pa­ra lle­gar a otros jó­ve­nes que, co­mo de­cían ellos mis­mos, son re­bel­des por­que sus co­ra­zo­nes no en­tien­den un mun­do sin amor.

En el Sí­no­do de los obis­pos en el que par­ti­ci­pan 34 jó­ve­nes quie­ro pro­nun­ciar­me y ape­lar a esa inocen­cia que no se rin­de. Es­cu­ché­mos­los des­de su reali­dad y que to­quen pro­fun­da­men­te nues­tra in­do­ma­ble es­pe­ran­za pa­ra jun­tos po­der cam­biar es­te mun­do.

Be­lén Gó­mez Val­cár­cel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.