Cón­cla­ve de mer­ca­do

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Juan Vi­cen­te Boo

El pe­que­ño gru­po de mul­ti­mi­llo­na­rios ame­ri­ca­nos que lle­van años ha­cien­do do­na­ti­vos pa­ra dar un gi­ro ca­pi­ta­lis­ta y con­ser­va­dor a la Igle­sia de su país as­pi­ra aho­ra a in­fluir en el pró­xi­mo cón­cla­ve, se­gún anun­cia­ron la se­ma­na pa­sa­da los pro­mo­to­res del Red Hat Re­port en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Amé­ri­ca (CUA), la jo­ya in­te­lec­tual de los obis­pos ame­ri­ca­nos.

Los or­ga­ni­za­do­res del In­for­me Bi­rre­tas Ro­jas cuen­tan con más de un mi­llón de dó­la­res pa­ra el pri­mer año de tra­ba­jo de diez an­ti­guos agen­tes del FBI y otros in­ves­ti­ga­do­res que ela­bo­ra­rán in­for­mes per­so­na­les so­bre los 124 car­de­na­les elec­to­res y pa­pa­bles, em­pe­zan­do por los ame­ri­ca­nos. El pi­lo­ta­je de la in­ves­ti­ga­ción co­rre­rá a car­go del pro­fe­sor Jay Ri­chards de la Es­cue­la de Ne­go­cios Busch de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Amé­ri­ca (CUA).

El mul­ti­mi­llo­na­rio Tim Busch –que pre­su­mía en The New York Times de ha­ber or­ga­ni­za­do la pu­bli­ca­ción del ma­ni­fies­to del ex­nun­cio Vi­ga­nò en un pe­rió­di­co pro­pie­dad de la ca­de­na te­le­vi­si­va EWTN, de cu­yo con­se­jo di­rec­ti­vo for­ma par­te– fi­nan­cia tan­to esa es­cue­la de ne­go­cios que lle­va su nom­bre en la CUA co­mo el Na­pa Ins­ti­tu­te, de­di­ca­do tam­bién a la pro­mo­ción del ca­pi­ta­lis­mo y la ideo­lo­gía li­ber­ta­ria en am­bien­tes ca­tó­li­cos.

Igual que las otras pu­bli­ca­cio­nes y think tanks fi­nan­cia­dos por mi­llo­na­rios ca­pri­cho­sos, el Red Hat Re­port na­ce hos­til al Pa­pa. Su di­rec­tor, Ja­cob Iman, un mu­sul­mán con­ver­ti­do al ca­to­li­cis­mo ha­ce tres años, se ha jac­ta­do de que «si hu­bié­se­mos te­ni­do el Red Hat Re­port en 2013 qui­zá no ten­dría­mos hoy al Pa­pa Fran­cis­co».

El di­rec­tor ase­gu­ra que pu­bli­ca­rán in­for­mes agre­si­vos so­bre la fia­bi­li­dad de los car­de­na­les elec­to­res y ele­gi­bles «pues tie­nen que es­tar so­me­ti­dos a con­trol pú­bli­co, y eso re­quie­re un me­ca­nis­mo pa­ra aver­gon­zar­los». Es un mo­do de pre­sio­nar que re­cuer­da las cam­pa­ñas con­tra los car­de­na­les in­có­mo­dos en los paí­ses to­ta­li­ta­rios.

El gru­po de mi­llo­na­rios que as­pi­ran a ser pon­tí­fi­ces de mer­ca­do in­yec­tan­do di­ne­ro en ac­ti­vi­da­des de la Igle­sia ca­tó­li­ca lle­van tiem­po pro­mo­cio­nan­do en la pren­sa a los car­de­na­les hos­ti­les a Fran­cis­co, y apo­yan­do ini­cia­ti­vas de con­trol po­pu­lar so­bre los obis­pos co­mo el ra­ting del por­tal ul­tra­con­ser­va­dor Li­feSi­teNews, que pu­bli­ca los ma­ni­fies­tos de Vi­ga­nò.

Faith­ful shep­herds (Pas­to­res fie­les), co­pia­do de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, pun­túa si ca­da uno de los 250 obis­pos ame­ri­ca­nos es «fiel a la en­se­ñan­za de la Igle­sia» tal co­mo ellos la en­tien­den: con­ser­va­do­ra y agre­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.