La mi­sión co­mo es­cue­la

▼ El vo­lun­ta­ria­do mi­sio­ne­ro per­mi­te a los jó­ve­nes ex­pe­ri­men­tar que de­di­car la vi­da a la cons­truc­ción del Reino de Dios me­re­ce la pe­na

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Editoriales -

Ya no hay 25.000 mi­sio­ne­ros es­pa­ño­les re­par­ti­dos por el mun­do, co­mo ha­ce 20 años, sino la mi­tad, se la­men­ta la pe­rio­dis­ta de CO­PE Cristina López Schlich­ting en el pregón del Do­mund de es­te año. Pe­ro, aun­que dis­mi­nui­dos en nú­me­ro, si­guen sien­do una reali­dad im­pre­sio­nan­te tan­to en lo cuan­ti­ta­ti­vo (so­lo la Igle­sia en EE. UU. su­pera es­tas ci­fras), co­mo en lo cua­li­ta­ti­vo: hom­bres y mu­je­res que lo de­jan to­do por amor a Dios y a los de­más e in­ter­pe­lan pro­fun­da­men­te a to­dos con su de­ci­sión de vi­da ra­di­cal y li­bre. La vo­ca­ción de es­tos 12.000 mi­sio­ne­ros con­tra­di­ce en mu­chos as­pec­tos los va­lo­res do­mi­nan­tes en nues­tras so­cie­da­des y, sin em­bar­go, la fuer­za de su tes­ti­mo­nio se­du­ce a quien se acer­ca a ellos, por­que trans­mi­te a vo­ces el se­cre­to de una exis­ten­cia per­so­nal ple­na y de un mun­do más jus­to y fra­terno.

La mi­sión trans­for­ma el mun­do y cons­tru­ye la Igle­sia. En su men­sa­je pa­ra el Do­mund, el Pa­pa se fi­ja en ella co­mo es­cue­la de vi­da cris­tia­na es­pe­cial­men­te pa­ra los jó­ve­nes, que «en­cuen­tran en el vo­lun­ta­ria­do mi­sio­ne­ro una for­ma pa­ra ser­vir a los más pe­que­ños, pro­mo­vien­do la dig­ni­dad hu­ma­na y tes­ti­mo­nian­do la ale­gría de amar y de ser cris­tia­nos». Tam­bién en es­te as­pec­to la Igle­sia española se si­túa en­tre las más ac­ti­vas del mun­do. So­lo des­de Ma­drid par­ti­ci­pan ca­da ve­rano en ex­pe­rien­cias mi­sio­ne­ras más de 2.000 jó­ve­nes. De es­ta for­ma se zam­bu­llen en la fa­ce­ta más ge­nui­na y ori­gi­na­ria de la Igle­sia, que co­mo re­cuer­da el Pa­pa na­ció con el man­da­to de lle­var el anun­cio del Evan­ge­lio a «los con­fi­nes de la tie­rra». Pa­ra trans­mi­tir la fe no por pro­se­li­tis­mo, sino «por el con­ta­gio del amor, en el que la ale­gría y el en­tu­sias­mo ex­pre­san el des­cu­bri­mien­to del sen­ti­do y la ple­ni­tud de la vi­da».

Ce­le­brar el Do­mund es, por tan­to, apo­yar con la ora­ción y el bol­si­llo la la­bor de los mi­sio­ne­ros, pe­ro tam­bién abrir el co­ra­zón pa­ra apren­der de ellos, de mo­do que la di­ná­mi­ca de la mi­sión im­preg­ne to­dos los ám­bi­tos de la vi­da de la Igle­sia. De ahí la im­por­tan­cia de pro­mo­ver el vo­lun­ta­ria­do mi­sio­ne­ro, no so­lo co­mo for­ma de sus­ci­tar posibles vo­ca­cio­nes a la vi­da re­li­gio­sa, sino so­bre to­do pa­ra per­mi­tir a los jó­ve­nes ex­pe­ri­men­tar en car­ne pro­pia que de­di­car la vi­da a la cons­truc­ción del Reino de Dios me­re­ce la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.