El je­sui­ta de las pe­ri­fe­rias de Má­la­ga

▼ Es­te sá­ba­do, 20 de oc­tu­bre, Má­la­ga aco­ge­rá la bea­ti­fi­ca­ción del ve­ne­ra­ble Ti­bur­cio Ar­naiz, un je­sui­ta que su­po com­bi­nar su la­bor ca­te­qué­ti­ca en el púl­pi­to con la que le ha­cía acu­dir a las pe­ri­fe­rias de la ciu­dad pa­ra for­mar y dar con­sue­lo a las cla­ses m

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - Ana Ma­ría Me­di­na

Una má­xi­ma del fu­tu­ro bea­to, «bus­cad no vues­tros in­tere­ses sino los de Je­su­cris­to», sir­ve de le­ma a la bea­ti­fi­ca­ción, un acon­te­ci­mien­to úni­co en la historia de la ciu­dad en el que se es­pe­ra la par­ti­ci­pa­ción de más de 10.000 per­so­nas, ins­cri­tas ya pa­ra se­guir la ce­le­bra­ción des­de la ca­te­dral y sus al­re­de­do­res. La ce­le­bra­ción, es­te sá­ba­do, 20 de oc­tu­bre, es­ta­rá pre­si­di­da por el pre­fec­to pa­ra la Con­gre­ga­ción pa­ra la Cau­sa de los San­tos, mon­se­ñor An­ge­lo Bec­ciu, y se­rá con­ce­le­bra­da por el obis­po de Má­la­ga, Je­sús Ca­ta­lá; el car­de­nal Fer­nan­do Se­bas­tián; el nun­cio Fra­ti­ni, y al­re­de­dor de 150 sa­cer­do­tes. La dió­ce­sis de Má­la­ga lle­va me­ses in­vi­tan­do a pro­fun­di­zar en su fi­gu­ra, y los nu­me­ro­sos ac­tos ce­le­bra­dos con­clu­yen con la Mi­sa de ac­ción de gra­cias del do­min­go, 21 de oc­tu­bre, a las 11:30 ho­ras en la ca­te­dral me­tro­po­li­ta­na.

El Pa­dre Ar­naiz, SJ, na­ció en Va­lla­do­lid el 11 de agos­to de 1865, y tras pa­sar por Ávi­la, in­gre­só en la Com­pa­ñía de Je­sús. Al ter­mi­nar la Cua­res­ma del año 1912 fue des­ti­na­do a Má­la­ga, don­de –sal­vo un año en Cá­diz–, per­ma­ne­ció has­ta su muer­te, el 18 de ju­lio de 1926. Reali­zó una in­ten­sa la­bor de edu­ca­ción y evan­ge­li­za­ción en los co­rra­lo­nes ma­la­gue­ños, ca­sas de ve­ci­nos ha­bi­ta­das por gen­te muy po­bre y si­tua­das en los su­bur­bios de la ciu­dad. En es­tos co­rra­les es­ta­ble­ció una pe­que­ña es­cue­la, di­ri­gi­da por una maes­tra que en­se­ña­ba a leer, es­cri­bir, y ma­te­má­ti­cas jun­to con el Ca­te­cis­mo. Tam­bién ini­ció un in­ten­so apos­to­la­do ru­ral por los pue­blos de la pro­vin­cia, con la ayu­da de jó­ve­nes de cla­se aco­mo­da­da que mul­ti­pli­ca­ban sus es­fuer­zos pa­ra lle­gar a más gen­te. Su en­tre­ga al pue­blo fue con­ti­nua, es­pe­cial­men­te a los más po­bres, en­car­ce­la­dos, en­fer­mos… así co­mo a re­li­gio­sas y sa­cer­do­tes, a quie­nes da­ba ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les y aten­día es­pi­ri­tual­men­te sin des­can­so. Su fa­lle­ci­mien­to fue muy llo­ra­do por to­da la ciu­dad y el obis­po, Ma­nuel Gon­zá­lez, en su Mi­sa fú­ne­bre lo pu­so de ejem­plo a to­do el pue­blo y sus res­tos fue­ron se­gui­dos mul­ti­tu­di­na­ria­men­te en su re­co­rri­do ha­cia la igle­sia del Co­ra­zón de Je­sús. Su fa­ma de san­ti­dad ha per­du­ra­do du­ran­te to­dos es­tos años, y su se­pul­tu­ra, en di­cha igle­sia, es vi­si­ta­da ca­da día por un ma­yor nú­me­ro de de­vo­tos.

Fun­da­dor de mi­sio­ne­ras ru­ra­les

Vi­cen­te Lu­que, SJ, na­ci­do el mis­mo año en que falleció el pa­dre Ar­naiz, ha si­do su bió­gra­fo, el vi­ce­pos­tu­la­dor de su cau­sa y uno de los ma­yo­res im­pul­so­res de su bea­ti­fi­ca­ción. Él mis­mo lu­chó por le­van­tar, por sus­crip­ción po­pu­lar, un mo­nu­men­to al pa­dre Ar­naiz que se al­za hoy día en la glo­rie­ta de la ca­lle Ar­men­gual de la Mo­ta. «El mo­nu­men­to re­pre­sen­ta al pa­dre Ar­naiz en ca­mino, en sa­li­da, ha­cia las pe­ri­fe­rias –ex­pli­ca su vi­ce­pos­tu­la­dor–. Ese lu­gar, hoy cen­tro neu­rál­gi­co de la Má­la­ga co­mer­cial, es des­de don­de desem­pe­ñó su pri­me­ra la­bor de aten­ción a los po­bres pa­ra lle­var­les la edu­ca­ción y la fe». Esa la­bor edu­ca­ti­va con­ti­nuó ha­cia las zo­nas ru­ra­les, lle­gan­do has­ta las al­deas y cor­ti­ja­das más dis­tan­tes co­mo Álo­ra, Va­lle de Ab­da­la­jís, Mon­te­cor­to y la Sie­rra de Gi­bral­ga­lia. Con la ayu­da de Ma­ría Isa­bel Gon­zá­lez del Va­lle, pri­me­ra mi­sio­ne­ra de las Doc­tri­nas Ru­ra­les –con­gre­ga­ción fun­da­da por am­bos– desem­pe­ñó una gran la­bor que aún hoy per­ma­ne­ce y que es se­mi­lla de la ac­tual Fun­da­ción Vic­to­ria de co­le­gios dio­ce­sa­nos.

La her­ma­na Le­ti­cia Mon­te­ro, di­rec­to­ra de las Mi­sio­ne­ras Doc­tri­nas Ru­ra­les, des­ta­ca la «crea­ti­vi­dad apos­tó­li­ca y el lío que ar­mó el pa­dre Ar­naiz, ani­man­do con su pa­la­bra y con su ejem­plo a un nu­me­ro­so gru­po de se­gla­res ma­la­gue­ños, im­pli­cán­do­los en apos­to­la­dos in­clu­so he­roi­cos».

Je­sús Hi­no­jo­sa es pe­rio­dis­ta del Dia­rio Sur, y des­de ni­ño ha si­do testigo de la in­men­sa de­vo­ción que es­te sa­cer­do­te des­pier­ta en­tre ma­la­gue­ños y foráneos. «El pa­dre Ar­náiz su­po com­bi­nar a la per­fec­ción su la­bor ca­te­qué­ti­ca en el púl­pi­to con aque­lla que le ha­cía acu­dir a los co­rra­lo­nes de la ciu­dad en bus­ca de for­mar y dar con­sue­lo a las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das de la Má­la­ga de prin­ci­pios del si­glo XX. Tal vez ahí re­si­de el se­cre­to de su tes­ti­mo­nio de fe sen­ci­lla y cer­ca­na en un Dios ge­ne­ro­so en amor que él di­fun­dió es­pe­cial­men­te me­dian­te la ima­gen del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, y que el pa­so de los años no ha con­se­gui­do bo­rrar. Su en­tre­ga a los de­más sin más al­ta­voz que el bo­ca a bo­ca de sus bue­nas ac­cio­nes lo subió a los al­ta­res mu­cho an­tes de que la Igle­sia lo hi­cie­ra ofi­cial­men­te».

Dió­ce­sis de Má­la­ga

El ve­ne­ra­ble Ti­bur­cio Ar­naiz, en un cua­dro del pin­tor ma­la­gue­ño Raúl Ber­zo­sa

Díó­ce­sis de Cór­do­ba

Pe­dro Ma­nuel Sa­la­do, mi­sio­ne­ro en Ecuador, con un gru­po de los ni­ños de la ca­sa en la que tra­ba­ja­ba y otra de las mi­sio­ne­ras del ho­gar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.