Mo­zá­ra­bes y mu­dé­ja­res

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Cristina Ta­rre­ro

Re­cor­dar nues­tro pa­sa­do es sin du­da en­ri­que­ce­dor. Exis­ten en nues­tra co­mu­ni­dad ya­ci­mien­tos pro­ce­den­tes de la Edad del Hie­rro; ya­ci­mien­tos ro­ma­nos; Al­ca­lá de He­na­res, que tu­vo ca­te­go­ría de ci­vi­tas; Ti­tul­cia, que de­bía de es­tar en el ca­mino a Se­go­via y Mia­cum, qui­zá en Co­lla­do Me­diano; tal vez po­bla­do­res vi­si­go­dos que lla­ma­ron Ma­tri­ce a es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad y, tras ellos, los ára­bes que la lla­ma­ron Ma­grit y la for­ti­fi­ca­ron. Los cris­tia­nos tam­bién se es­ta­ble­cie­ron ba­jo su do­mi­nio y sus le­yes pe­ro man­te­nien­do sus cos­tum­bres, los lla­ma­dos mo­zá­ra­bes. La re­con­quis­ta a fi­na­les del si­glo XI y co­mien­zos del XII mar­có un an­tes y un des­pués, pues la si­tua­ción tor­nó. Así, tras la re­cu­pe­ra­ción de Ma­grit, los po­bla­do­res do­mi­nan­tes eran los cris­tia­nos; y los mu­dé­ja­res los ára­bes que que­da­ron man­te­nien­do sus cos­tum­bres. Tra­ba­ja­ron pa­ra los cris­tia­nos y dejaron su im­pron­ta en nues­tra ciu­dad. Mo­zá­ra­bes y mu­dé­ja­res ex­pre­sa­ron el sen­ti­mien­to re­li­gio­so de esos cris­tia­nos pe­nin­su­la­res; los pri­me­ros nos tras­mi­tie­ron con fe su li­tur­gia, su ar­te y sus cos­tum­bres; los se­gun­dos, los mu­dé­ja­res, dejaron en nues­tras igle­sias sus co­no­ci­mien­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos. La po­bla­ción mu­dé­jar tra­ba­ja­ba es­pe­cial­men­te en la cons­truc­ción, y su de­co­ra­ción y maes­tría cons­truc­ti­va la po­de­mos con­tem­plar en mu­chos lu­ga­res de Es­pa­ña. En la Co­mu­ni­dad de Ma­drid la igle­sia más an­ti­gua tie­ne re­cuer­dos de am­bas cul­tu­ras, pues allí re­za­ba san Isi­dro, que era mo­zá­ra­be, y allí des­cu­bri­mos el ar­te mu­dé­jar.

La igle­sia es­tá en el ce­men­te­rio de Ca­ra­ban­chel, en la ca­lle Óscar Ro­me­ro. Ca­ra­ban­chel no se in­cor­po­ró a la ciu­dad de Ma­drid has­ta el año 1948, por ello has­ta el si­glo XX no for­ma­ba par­te de la Vi­lla. Es con­si­de­ra­da de prin­ci­pios del si­glo XIII, aun­que ha­bía una igle­sia an­te­rior ba­jo la ad­vo­ca­ción de la Mag­da­le­na a la que acu­día san Isi­dro. En la igle­sia, de­cla­ra­da en 1981 Bien de In­te­rés Cul­tu­ral (BIC) y res­tau­ra­da en el año 2001 por la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, se lo­ca­li­za­ron res­tos de una vi­lla ro­ma­na de los si­glos I y II, pin­tu­ras mu­ra­les, y un pozo de san Isi­dro. El áb­si­de, la por­ta­da y la cu­bier­ta mu­dé­jar des­ta­can por su ca­li­dad. Tras la ca­no­ni­za­ción de san Isi­dro en 1622 se con­vir­tió en lu­gar de pe­re­gri­na­ción, y des­de el si­glo XVIII sir­ve co­mo ca­pi­lla al ce­men­te­rio. En su in­te­rior, el re­ta­blo nos re­cuer­da al santo y a san­ta Ma­ría la Mag­da­le­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.