De una pas­to­ral pa­ra los jó­ve­nes a una con los jó­ve­nes

Car­ta se­ma­nal del car­de­nal ar­zo­bis­po de Ma­drid

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Ne­ce­si­ta­mos ha­cer una con­ver­sión de ca­la­do: pa­sar de una pas­to­ral pa­ra los jó­ve­nes a una con los jó­ve­nes. Su­po­ne un cam­bio de mé­to­do, pe­ro tam­bién de protagonistas. Los jó­ve­nes han de te­ner una sin­gu­lar pre­sen­cia no so­la­men­te co­mo su­je­tos ac­ti­vos en pro­gra­mas y ac­cio­nes, sino co­mo au­to­res de los mis­mos. Ellos tie­nen que ser protagonistas en la evan­ge­li­za­ción de sus com­pa­ñe­ros de ca­mino: de los que no co­no­cen a Dios, de los que no han te­ni­do una ex­pe­rien­cia fuer­te del Se­ñor ni de la per­te­nen­cia ecle­sial, y tam­bién de los que, ha­bién­do­lo co­no­ci­do, se apar­ta­ron de su cer­ca­nía y tie­nen mu­chas pre­gun­tas.

Los jó­ve­nes tie­nen que te­ner ex­pe­rien­cia vi­va de que la Igle­sia con­fía en ellos. Han de ser quie­nes se lan­cen a anun­ciar a Je­su­cris­to y ve­ri­fi­car con sus vi­das y com­pro­mi­sos que la Igle­sia de la que for­man par­te no es su enemi­ga, sino que es ami­ga y ma­dre que desea abrir­les sus puer­tas y su co­ra­zón pa­ra que co­noz­can a quien es el Ca­mino, la Ver­dad y la Vi­da. Es­te pro­ta­go­nis­mo de los jó­ve­nes en la evan­ge­li­za­ción de sus coe­tá­neos nos pi­de a los ma­yo­res que ten­ga­mos con­fian­za en ellos, que los apo­ye­mos y co­la­bo­re­mos en los ca­mi­nos que desean em­pren­der.

Y re­quie­re una con­ver­sión pas­to­ral: pa­sar de dar­les lo que no­so­tros, des­de nues­tros plan­tea­mien­tos y con bue­na vo­lun­tad, veía­mos que era ne­ce­sa­rio a que sean ellos, con el apo­yo de to­dos, quie­nes vean y des­cu­bran lo que ne­ce­si­tan en lo más hon­do de su co­ra­zón pa­ra rea­li­zar un se­gui­mien­to ra­di­cal de Je­su­cris­to. Es la Igle­sia que con­fía en los jó­ve­nes, en­tre otros mo­ti­vos, por­que no desea per­der los ras­gos de fuer­za y au­da­cia, ni el en­tu­sias­mo, la ale­gría y la es­pe­ran­za. Una Igle­sia que desea pre­sen­tar a Je­su­cris­to jo­ven en­tre to­dos los jó­ve­nes, que no tie­ne mie­do a sa­lir al ca­mino, y lo ha­ce sin en­ce­rrar­se en fal­sas se­gu­ri­da­des.

En el Evan­ge­lio de san Mar­cos (Mc 10, 17-30) en­con­tra­mos una pre­gun­ta que pue­de en­tu­sias­mar a los jó­ve­nes por­que les ha­ce sa­lir de sí mis­mos: «Maes­tro bueno, ¿qué ha­ré pa­ra he­re­dar la vi­da eter­na?». La ra­di­ca­li­dad que pi­de el Se­ñor a to­dos, y muy es­pe­cial­men­te a los jó­ve­nes, es­tá en la res­pues­ta de Je­sús: «Una co­sa te fal­ta: an­da, ven­de lo que tie­nes, da­le el di­ne­ro a los po­bres, así ten­drás un te­so­ro en el cie­lo, y lue­go sí­gue­me».

Ese «ven­de lo que tie­nes» en­cie­rra una fuer­za inau­di­ta y he­mos de es­cu­char­lo de los la­bios de Je­sús. Aquí es­tá des­cri­to el iti­ne­ra­rio que un dis­cí­pu­lo de­be se­guir. No se tra­ta de ha­cer co­sas, ni de que me den to­do un lis­ta­do de ta­reas que he de cum­plir. El «sí­gue­me» de Je­sús es una ma­ne­ra de de­cir­nos que Él desea que cam­bie­mos el co­ra­zón. Ha­cer no trans­for­ma la vi­da per­so­nal ni la co­lec­ti­va, pe­ro se­guir sus hue­llas, rea­li­zar un se­gui­mien­to ra­di­cal de su Per­so­na, de­jan­do que en­tre en lo pro­fun­do de nues­tro co­ra­zón, eso sí que cam­bia la vi­da. Pa­sa por es­tar con los po­bres, ver el ros­tro de Je­sús en ellos, de­jar­nos acom­pa­ñar por su Pa­la­bra, ali­men­tar­nos de la Eu­ca­ris­tía, con­tem­plar su pre­sen­cia…

No ce­rrar­nos en nues­tro gru­po

El do­min­go con­ce­le­bré en la ca­no­ni­za­ción de sie­te hom­bres y mu­je­res que en­tu­sias­ma­ron a jó­ve­nes en su se­gui­mien­to ra­di­cal a Je­su­cris­to y man­tu­vie­ron vi­va la ale­gría de evan­ge­li­zar. Pa­ra lle­var no­so­tros tam­bién es­ta ale­gría y pa­sar de una pas­to­ral pa­ra los jó­ve­nes a una con los jó­ve­nes os plan­teo tres ta­reas:

1. Vi­vir y crear co­mu­nión .En san Pa­blo VI, los jó­ve­nes te­néis a un hombre que es mo­de­lo de pa­sión por anun­ciar, vi­vir la co­mu­nión en la Igle­sia, bus­car la re­con­ci­lia­ción, el diá­lo­go con to­dos, la paz, la uni­dad de los cris­tia­nos. San Pa­blo VI mu­rió cru­ci­fi­ca­do en su lecho de do­lor por mos­trar co­mu­nión y mi­sión uni­das. Fue pro­ta­go­nis­ta en una épo­ca de cam­bios so­cia­les y cul­tu­ra­les; tra­ba­jó por la re­con­ci­lia­ción y la paz; sa­lió a los ca­mi­nos del mun­do pa­ra es­ta­ble­cer un diá­lo­go hon­do con to­dos, en­tre to­dos y pa­ra to­dos.

2. Ca­ri­dad, sen­ci­llez y en­tre­ga. En san Óscar Ar­nul­fo Ro­me­ro los jó­ve­nes te­néis a un hombre que tra­ba­jó por la ca­ri­dad des­de su de­seo hon­do de pro­te­ger la dig­ni­dad hu­ma­na, has­ta dar la vi­da co­mo lo hi­zo. Con­tem­plan­do su en­tre­ga re­bo­san­te de sen­ci­llez, apren­di­da en el seno de su fa­mi­lia hu­mil­de que le for­jó su ca­rác­ter y el gus­to por to­do lo sen­ci­llo, he­mos de se­guir apren­dien­do del Se­ñor. Su en­tre­ga fue to­tal y ab­so­lu­ta has­ta la muer­te.

3. Glo­ba­li­zar el amor de Dios. En san­ta Na­za­ria Ig­na­cia, re­li­gio­sa española na­ci­da en Ma­drid, los jó­ve­nes po­déis en­con­trar a una mu­jer a la que, en cir­cuns­tan­cias his­tó­ri­cas di­fí­ci­les –en con­cre­to, en un mo­men­to de cri­sis eco­nó­mi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca en Bo­li­via–, Nues­tro Se­ñor la lle­vó a dar un pa­so ex­cep­cio­nal: fun­dar las Mi­sio­ne­ras Cru­za­das de la Igle­sia. Glo­ba­li­zó el amor de Dios, le hi­zo pre­sen­te muy es­pe­cial­men­te, en los am­bien­tes, cir­cuns­tan­cias y si­tua­cio­nes de más po­bre­za de la mu­jer, pa­ra pro­mo­cio­nar­la a tra­vés de una pro­fe­sión y de la de­fen­sa de sus de­re­chos.

Hoy no po­de­mos ce­rrar­nos en nues­tro gru­po y en nues­tros gus­tos; sa­lir a los ca­mi­nos por don­de van los hom­bres su­po­ne vi­vir en la Igle­sia co­mo crea­do­res de co­mu­nión, vi­vien­do un en­cuen­tro de tal ca­la­do con Je­su­cris­to que nos lle­ve a una ca­ri­dad, sen­ci­llez y en­tre­ga ab­so­lu­ta y sin­tien­do la pa­sión por glo­ba­li­zar el amor de Dios que ha de lle­gar a to­dos.

Los jó­ve­nes tie­nen que ser protagonistas en la evan­ge­li­za­ción de sus com­pa­ñe­ros de ca­mino: de los que no co­no­cen a Dios, de los que no han te­ni­do una ex­pe­rien­cia fuer­te del Se­ñor ni de la per­te­nen­cia ecle­sial, y tam­bién de los que, ha­bién­do­lo co­no­ci­do, se apar­ta­ron de su cer­ca­nía

Ar­chi­ma­drid / Jo­sé Luis Bo­na­ño

El car­de­nal Oso­ro con dos jó­ve­nes, en la úl­ti­ma fies­ta de la Sa­gra­da Fa­mi­lia, en la ca­te­dral de la Al­mu­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.