«Una voz in­te­rior me im­pul­só a vol­ver»

▼ El pa­dre Tom Uz­hun­na­lil lle­va un año agra­de­cien­do a to­do el mun­do las ora­cio­nes que hi­cie­ron po­si­ble su li­be­ra­ción des­pués de 18 me­ses de se­cues­tro. El sa­le­siano in­dio (Ra­ma­pu­ram, 1960) ha­bía pe­di­do ir a un Ye­men en gue­rra, y no le im­por­ta­ría re­pe­tir

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - Ma­ría Mar­tí­nez López

Cues­ta re­co­no­cer en él al mi­sio­ne­ro des­ali­ña­do li­be­ra­do en Ye­men ha­ce un año. Su apa­rien­cia es ca­si idén­ti­ca a las fotos an­te­rio­res al 4 de mar­zo de 2016, cuan­do un gru­po is­la­mis­ta lo se­cues­tró en Aden des­pués de ase­si­nar a cua­tro mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad y a otras do­ce per­so­nas. «Mi vo­ca­ción no ha cam­bia­do –ase­gu­ra a Al­fa y Ome­ga el sa­le­siano Tom Uz­hun­na­lil–. Soy el mis­mo, so­lo que más con­ven­ci­do de que Je­sús es Dios vi­vo y res­pon­de a nues­tras ora­cio­nes». Por ello, ha de­di­ca­do es­te año a via­jar dan­do tes­ti­mo­nio y agra­de­cien­do las ple­ga­rias y sa­cri­fi­cios que –es­tá con­ven­ci­do– con­tri­bu­ye­ron a su li­be­ra­ción por vías que des­co­no­ce. Es­ta se­ma­na, es­tá en Es­pa­ña.

No tie­ne pla­nes a lar­go pla­zo. «Si el Se­ñor quie­re, es­toy dis­pues­to a vol­ver a Ye­men», don­de ate­rri­zó por pri­me­ra vez en 2010. No se­ría la pri­me­ra vez que se me­te en la bo­ca del lo­bo, una gue­rra que ha cau­sa­do 50.000 muer­tos y tres mi­llo­nes de des­pla­za­dos. Ya en 2015, cuan­do el con­flic­to aca­ba­ba de es­ta­llar y tres de los cua­tro sa­le­sia­nos ha­bían aban­do­na­do el país si­guien­do las ins­truc­cio­nes de la em­ba­ja­da in­dia, el pa­dre Tom pi­dió su­plir­los. «Una voz in­te­rior me im­pul­só. El sa­le­siano que que­da­ba, el pa­dre Geor­ge, via­ja­ba cons­tan­te­men­te en­tre Sa­ná [la ca­pi­tal], Taiz y Ho­dei­dah. Pe­ro no po­día acceder a Aden».

En abril em­pren­dió el via­je ha­cia es­ta ciu­dad. Lle­gó en ju­lio. «Ya no ha­bía vue­los. Así que pri­me­ro fui a Yi­bu­ti», na­rra. En ju­nio lo­gró que un bar­co con me­di­ci­nas lo lle­va­ra a Sa­ná. Tar­dó otro mes en en­con­trar un vehícu­lo has­ta su des­tino. Se en­con­tró una Aden en ple­na ba­ta­lla en­tre los hu­tíes al­za­dos con­tra el Go­bierno y la alian­za li­de­ra­da por Ara­bia Sau­dí, «con apo­yo de gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas. Ha­bía bom­bar­deos y mu­cha des­truc­ción. Y nues­tros pro­ble­mas au­men­ta­ron cuan­do los hu­tíes fue­ron ex­pul­sa­dos [a fi­na­les de ese mes]: los gru­pos fun­da­men­ta­lis­tas em­pe­za­ron a ata­car las igle­sias». Era so­lo la an­te­sa­la del ase­si­na­to de las mi­sio­ne­ras y su se­cues­tro.

Se­gún el Stock­holm In­ter­na­tio­nal Pea­ce Re­search Ins­ti­tu­te, Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa son los fa­bri­can­tes del 98 % del ar­ma­men­to que com­pra Ara­bia Sau­dí, que des­de 2013 ha tri­pli­ca­do su gas­to ar­ma­men­tís­ti­co. El pa­dre Tom es par­co so­bre es­tos da­tos. No quie­re ana­li­zar las po­lí­ti­cas de los paí­ses su­mi­nis­tra­do­res, pe­ro re­cuer­da que «si hay gue­rra, ven­den más». Al es­cu­char que en sep­tiem­bre el Go­bierno es­pa­ñol qui­so evi­tar la ven­ta de 400 bom­bas al país sau­dí pa­ra lue­go re­trac­tar­se cuan­do es­te pu­so en en­tre­di­cho una com­pra de cor­be­tas, re­co­no­ce que «es el ti­po de ne­go­cios que se dan. To­das las gue­rras sur­gen de la sed de po­der y de ri­que­za». Y, co­mo con­se­cuen­cia, «en Ye­men mu­cha gen­te su­fre y to­das las in­fra­es­truc­tu­ras es­tán des­trui­das».

Otra Igle­sia del si­len­cio

En la pe­nín­su­la ará­bi­ga, la Igle­sia ha apren­di­do a vi­vir en la dis­cre­ción. Cual­quier ac­ti­vi­dad evan­ge­li­za­do­ra es­tá prohi­bi­da. Los mi­sio­ne­ros so­lo pue­den aten­der a los ca­tó­li­cos ex­tran­je­ros o inmigrantes. El pa­dre Tom nun­ca ha te­ni­do noticia de cris­tia­nos au­tóc­to­nos. «Sí se nos acer­ca­ban a ve­ces mu­sul­ma­nes mos­tran­do in­te­rés, pe­ro no les dá­ba­mos mu­cho jue­go. Po­dían ser es­pías. Los es­cu­chá­ba­mos y los ani­má­ba­mos a bus­car la Bi­blia en In­ter­net y a re­zar». Tam­bién evan­ge­li­zan me­dian­te el ser­vi­cio, co­mo las re­li­gio­sas ase­si­na­das. Otra cues­tión de­li­ca­da pa­ra la Igle­sia son las con­di­cio­nes de tra­ba­jo abu­si­vas que su­fren mu­chos de sus fie­les. «No es fá­cil en­trar en ese ám­bi­to, pue­des aca­bar en una lis­ta ne­gra –ad­mi­te el sa­le­siano–. Se in­ten­ta ayu­dar a la gen­te le­gal, eco­nó­mi­ca y es­pi­ri­tual­men­te, pe­ro con dis­cre­ción».

Es­te si­len­cio asu­mi­do, se jus­ti­fi­ca, les per­mi­te «al me­nos aten­der a los cris­tia­nos. Eso es bueno». De he­cho, ha he­cho po­si­ble que en to­dos es­tos paí­ses exis­tan co­mu­ni­da­des cris­tia­nas. So­lo Ara­bia Sau­dí es­tá to­tal­men­te ce­rra­da, aun­que el sa­cer­do­te re­cuer­da los acer­ca­mien­tos del úl­ti­mo año, con hi­tos co­mo la vi­si­ta del car­de­nal Tau­ran, res­pon­sa­ble va­ti­cano de diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so. ¿Es sincera la ac­ti­tud sau­dí? «Es­pe­re­mos lo me­jor. ¿Por qué des­con­fiar a la pri­me­ra?».

Ma­ría Mar­tí­nez López

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.