Su pre­de­ce­sor, el án­gel de Aden

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida -

La vin­cu­la­ción con Ye­men le vie­ne de fa­mi­lia al pa­dre Tom. Su tío Matt­hew, tam­bién sa­le­siano, lle­gó en 1990 a Ye­men del Sur, po­co an­tes de su unificación con Ye­men del Nor­te. «Ba­jo el do­mi­nio bri­tá­ni­co, en Aden, la ca­pi­tal del sur, ha­bía mi­sio­ne­ros ca­pu­chi­nos y va­rias igle­sias», cuen­ta Tom. Tras in­de­pen­di­zar­se y cons­ti­tuir­se en re­pú­bli­ca po­pu­lar, en 1973 el Go­bierno co­mu­nis­ta con­fis­có to­das las igle­sias. Los re­li­gio­sos tu­vie­ron que huir. «Pe­ro un sa­cer­do­te, el pa­dre An­ge­lo Fiu­mi­ce­lli, se es­con­dió en la ca­te­dral, don­de so­bre­vi­vió dos se­ma­nas to­man­do so­lo agua. Lo cap­tu­ra­ron, pe­ro va­rias em­ba­ja­das in­ter­vi­nie­ron y pu­do que­dar­se». Fue el úni­co sa­cer­do­te has­ta 1988, cuan­do de­jó el país. En 1990 se en­co­men­dó es­ta mi­sión a los sa­le­sia­nos, que ya se ha­bían ins­ta­la­do en Ye­men del Nor­te con las Mi­sio­ne­ras de la Ca­ri­dad. El pa­dre Matt­hew se ins­ta­ló en Aden, y ne­go­ció la de­vo­lu­ción de las igle­sias. Ade­más, «den­tro de lo li­mi­ta­do de sus re­cur­sos cui­da­ba de los po­bres, cris­tia­nos o mu­sul­ma­nes», cuen­ta su so­brino. El pa­dre An­ge­lo falleció en mar­zo pa­sa­do a los 92 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.