Mon­se­ñor Aguirre: «Mu­chas ve­ces me pre­gun­to: ¿dón­de es­tás, mi Dios?»

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Fe y vida - I. S.

Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na siem­pre ha si­do uno de los paí­ses más po­bres de la tie­rra, pe­ro has­ta ha­ce cin­co años la con­vi­ven­cia en­tre ca­tó­li­cos (30 %), pro­tes­tan­tes (35 %) y mu­sul­ma­nes (15 %) era ejemplar. La apa­ri­ción de gran­des re­cur­sos mi­ne­ra­les co­mo el oro, el col­tán o el man­ga­ne­so desató la co­di­cia de las po­ten­cias in­ter­na­cio­na­les que pro­vo­ca­ron la san­grien­ta gue­rra en la que el país se ha­lla to­da­vía in­mer­so.

«La paz se que­bró cuan­do vi­mos lle­gar des­de Chad a mer­ce­na­rios y yiha­dis­tas ar­ma­dos en­via­dos des­de Ara­bia Sau­dí y los paí­ses co­la­te­ra­les pa­ra des­es­ta­bi­li­zar el país», re­cuer­da mon­se­ñor Aguirre, obis­po de Ban­gas­sou, uno de los in­vi­ta­dos es­tre­lla a es­te En­cuen­troMa­drid.

«Vi­nie­ron a es­tran­gu­lar­nos co­mo de­pre­da­do­res pa­ra bus­car las ma­te­rias pri­mas. Qui­sie­ron ven­der­lo a la pren­sa co­mo si fue­ra una gue­rra de re­li­gión en­tre mu­sul­ma­nes y no mu­sul­ma­nes. Pe­ro era una pan­ta­lla de hu­mo; en reali­dad vi­nie­ron a por los mi­ne­ra­les y pa­ra ello rom­pie­ron el país a tro­zos». Pron­to otras po­ten­cias co­mo Ru­sia, EE. UU., Is­rael o Chi­na, lle­ga­ron al país pa­ra lle­var­se su par­te del pas­tel.

El obis­po fue noticia ha­ce año y me­dio cuan­do se in­ter­pu­so jun­to con otros sa­cer­do­tes en­tre cien­tos de mi­li­cia­nos que pre­ten­dían ame­tra­llar a un gru­po de 2.000 mu­sul­ma­nes. Aguirre re­cor­dó aque­llos he­chos: «Las ba­las nos pa­sa­ban ro­zan­do. Al­gu­nos sa­cer­do­tes se es­con­dían de­trás de mí, pe­ro yo les de­cía: “No os preo­cu­péis, re­cor­dad que cae­rán 1.000 a tu iz­quier­da y 10.000 a tu de­re­cha, y a ti no te to­ca­rán”».

Con­fie­sa que an­te es­tas si­tua­cio­nes, mu­chas ve­ces se pre­gun­ta: «¿Dón­de es­tás, mi Dios?». Y re­cu­rre a un sí­mil pa­ra ex­pli­car có­mo en­trar en el mis­te­rio del su­fri­mien­to: «Cuan­do es­tás an­te el or­de­na­dor, ha­ce fal­ta una con­tra­se­ña pa­ra en­trar en el archivo del su­fri­mien­to hu­mano gra­tui­to, y la con­tra­se­ña es “el Je­sús del Cal­va­rio”, que nos di­ce que te­ne­mos que pa­sar por la tri­bu­la­ción pa­ra lle­gar tres días des­pués a la Re­su­rrec­ción».

Mon­se­ñor Aguirre, jun­to a Jo­sé Luis Res­tán, du­ran­te su po­nen­cia en el en­cuen­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.