Úl­ti­mos re­to­ques al do­cu­men­to fi­nal del Sí­no­do

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Ál­va­rez Ciu­dad del Va­ti­cano

El do­cu­men­to con­clu­si­vo del Sí­no­do de los obis­pos es­tá sien­do dis­cu­ti­do y en­men­da­do a es­tas ho­ras an­tes de ser en­tre­ga­do al Pa­pa. Sin re­ba­jas en la doc­tri­na, se in­sis­ti­rá en as­pec­tos co­mo la ne­ce­si­dad de que la Igle­sia re­des­cu­bra la se­xua­li­dad y se im­pli­que más en las cues­tio­nes so­cia­les.

Los jó­ve­nes exi­gen un ho­ri­zon­te am­plio. Por eso, el Sí­no­do de los obis­pos que es­tá a pun­to de con­cluir en Roma y que du­ran­te tres se­ma­nas ha de­ba­ti­do so­bre los gran­des desafíos de la ju­ven­tud, no pro­po­ne «des­cuen­tos» ni «re­ba­jas». Ni en la doc­tri­na de la Igle­sia, ni en su en­se­ñan­za so­bre la se­xua­li­dad ni, mu­cho me­nos en la pro­pues­ta de una es­pi­ri­tua­li­dad real­men­te ca­tó­li­ca pa­ra los tiem­pos ac­tua­les. Dos asis­ten­tes a esa cum­bre, un car­de­nal sud­ame­ri­cano y un jo­ven ita­liano que pres­ta ser­vi­cio en Ugan­da, an­ti­ci­pan a Al­fa y Ome­ga los te­mas cen­tra­les del do­cu­men­to con­clu­si­vo que, a es­tas ho­ras, es­tá sien­do dis­cu­ti­do y en­men­da­do an­tes de ser en­tre­ga­do al Pa­pa

«De es­te Sí­no­do sal­drá una Igle­sia que quie­re ha­cer una op­ción de­ci­di­da por los jó­ve­nes pe­ro, so­bre to­do, una op­ción con los jó­ve­nes. La Igle­sia es­tá lle­na de ellos, aun­que es cier­to que mu­chí­si­mos es­tán fue­ra. El desafío es acom­pa­ñar­los», cons­ta­ta a es­te se­ma­na­rio Da­niel Stur­la Ber­houet, ar­zo­bis­po de Mon­te­vi­deo (Uru­guay).

Si bien el car­de­nal re­co­no­ce que ja­más se po­drá abar­car to­da la reali­dad ju­ve­nil en una asam­blea, re­cuer­da que la cla­ve del Sí­no­do ha si­do la es­cu­cha de un mun­do va­rio­pin­to, don­de mu­cha­chos y mu­cha­chas no afron­tan so­lo los pro­ble­mas ca­rac­te­rís­ti­cos de Oc­ci­den­te, sino otros gra­ves desafíos co­mo la per­se­cu­ción re­li­gio­sa o la tra­ta de per­so­nas. «En Viet­nam, por ejem­plo, es­cu­cha­mos tes­ti­mo­nios de una fuer­za des­co­mu­nal, a di­fe­ren­cia de los jó­ve­nes eu­ro­peos, a los cua­les el men­sa­je cris­tiano no les di­ce na­da», cons­ta­ta.

Ini­cia­do con gran ex­pec­ta­ti­va el 3 de oc­tu­bre, pre­ce­di­do por los es­cán­da­los de abu­sos se­xua­les co­me­ti­dos por clé­ri­gos en va­rias la­ti­tu­des, la asam­blea epis­co­pal pa­re­cía des­ti­na­da a echar chis­pas. Pe­ro el am­bien­te den­tro del Au­la Nue­va del Sí­no­do fue me­nos in­cen­dia­rio de lo que au­gu­ra­ban al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sal­vo al­gún ca­so ais­la­do, los pa­dres si­no­da­les y oyen­tes se mues­tran sa­tis­fe­chos con el tono de los de­ba­tes, una mez­cla de li­ber­tad sin cor­ta­pi­sas, rea­lis­mo y de­seo de bus­car res­pues­tas reales a las cri­sis de los jó­ve­nes.

Con­tra­rio al sen­tir en am­plios sec­to­res de la sociedad ci­vil, pa­ra el car­de­nal Stur­la los es­cán­da­los de la Igle­sia no de­ter­mi­nan el ale­ja­mien­to de los fie­les ca­tó­li­cos. «Es­toy se­gu­ro de que no», ase­gu­ra. Aun­que re­co­no­ce: «Los pe­ca­dos y erro­res de la Igle­sia con­tri­bu­yen a la in­di­fe­ren­cia de mu­chos y al no acer­ca­mien­to de los que ya es­tán le­jos». Pe­ro acla­ra que quie­nes ver­da­de­ra­men­te han vi­vi­do una ex­pe­rien­cia de Igle­sia, en su

ma­yo­ría, la con­si­de­ran po­si­ti­va. Sin mi­ni­mi­zar el im­pac­to de los abu­sos, que ha vi­vi­do in­clu­so en per­so­nas cer­ca­nas a él, Stur­la lla­ma a no equi­vo­car el fo­co.

Se ani­ma a di­fe­ren­ciar en­tre los jó­ve­nes que es­tán pre­sen­tes, quie­nes se han ale­ja­do y los au­sen­tes. Es­tos úl­ti­mos, «po­si­ble­men­te la ma­yo­ría», pa­ra na­da es­tán in­tere­sa­dos en lo que la Igle­sia ten­ga que de­cir, se­ña­la el pur­pu­ra­do. Pa­ra los que sí es­tán den­tro, el desafío es que sean ca­da vez más pro­ta­go­nis­tas; pa­ra los ale­ja­dos, es ne­ce­sa­rio ayu­dar­los a en­con­trar­se con Cris­to. Y pa­ra los de­más, man­te­ner una «mi­ra­da com­pa­si­va y de puer­tas abier­tas de la Igle­sia».

Es­tas tres ca­te­go­rías han si­do el cen­tro de los tra­ba­jos du­ran­te el Sí­no­do, que lle­va por tí­tu­lo Los jó­ve­nes, la fe y el dis­cer­ni­mien­to vo­ca­cio­nal. Los 267 pa­dres si­no­da­les y los 49 oyen­tes, en­tre ellos 34 jó­ve­nes de di­ver­sas na­cio­na­li­da­des, al­ter­na­ron sus in­ter­ven­cio­nes en­tre dis­cur­sos an­te el pleno y dis­cu­sio­nes en los 14 círcu­los me­no­res lin­güís­ti­cos, don­de se re­dac­ta­ron los mo­dos, pro­pues­tas es­pe­cí­fi­cas que ali­men­ta­rán el do­cu­men­to fi­nal.

De es­tos mo­dos sur­gie­ron ini­cia­ti­vas in­tere­san­tes. Un pa­dre si­no­dal pro­pu­so la crea­ción de un Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra los Jó­ve­nes en la Cu­ria Ro­ma­na; otro más pi­dió rea­li­zar un Sí­no­do es­pe­cial de­di­ca­do al te­ma de la mu­jer. Pe­ro, se­gún Stur­la, esas ideas «no ten­drán re­so­nan­cia», por­que «nue­vas es­truc­tu­ras no es lo que de­be­mos ha­cer». «El desafío es­tá en las ba­ses, en las co­mu­ni­da­des con­cre­tas, con una aper­tu­ra real a los jó­ve­nes. Otra co­sa es que exis­ta ma­yor aper­tu­ra a la pre­sen­cia ju­ve­nil en las es­truc­tu­ras que ya exis­ten, tan­to en la San­ta Sede co­mo en las es­truc­tu­ras lo­ca­les», ma­ti­za.

En lo que res­pec­ta a la per­cep­ción, tras­mi­ti­da por al­gu­nos me­dios, de que el Sí­no­do ha «re­ba­ja­do» el men­sa­je cris­tiano, el car­de­nal uru­gua­yo se mues­tra ca­te­gó­ri­co: «Pa­ra mí, si la Igle­sia di­lu­ye el men­sa­je del Evan­ge­lio, no so­la­men­te se trai­cio­na a sí mis­ma y a Jesús, sino que, ade­más, no con­ven­ce a na­die. El desafío es có­mo pre­sen­tar hoy, de un mo­do re­no­va­do, el men­sa­je pe­ren­ne del Evan­ge­lio. Si no, cons­trui­mos otra co­sa que no tie­ne na­da que ver».

Cercanía a las per­so­nas ho­mo­se­xua­les

Pa­ra Mat­teo Ser­veg­ni­ni, uno de los oyen­tes de la asam­blea, las con­clu­sio­nes in­sis­ti­rán en la ne­ce­si­dad de una Igle­sia au­tén­ti­ca, «que sea más tes­ti­go y me­nos maes­tra, por­que los co­ra­zo­nes exi­gen un tes­ti­mo­nio real». Una Igle­sia que apren­da la gra­má­ti­ca de la nue­va co­mu­ni­ca­ción, que re­des­cu­bra la se­xua­li­dad y el va­lor del cuer­po sin com­ple­jos, que se ocu­pe de las cues­tio­nes so­cia­les y la­bo­ra­les, que pre­di­que la aco­gi­da a los mi­gran­tes, por­que la acep­ta­ción es una po­si­bi­li­dad pa­ra co­no­cer­se uno y a los de­más.

El do­cu­men­to fi­nal –di­ce un jó­ven au­di­tor– in­sis­ti­rá en la ne­ce­si­dad de que la Igle­sia re­des­cu­bra la se­xua­li­dad, se ocu­pe de las cues­tio­nes so­cia­les y pre­di­que la aco­gi­da a los mi­gran­tes

«De los di­ver­sos dis­cur­sos, en­tre car­de­na­les y obis­pos, no no­té un re­la­ja­mien­to o una ade­cua­ción», sub­ra­ya es­te pro­fe­sor de 27 años, que des­de 2012 di­ri­ge una es­cue­la de edu­ca­ción se­cun­da­ria en Kam­pa­la, Ugan­da.

Co­mo ya emer­gió en las co­mu­ni­ca­cio­nes pe­rió­di­cas so­bre el Sí­no­do, ofre­ci­das por la sa­la de pren­sa del Va­ti­cano, el tono de aco­gi­da, in­clu­sión y acom­pa­ña­mien­to ca­rac­te­ri­za­rá al do­cu­men­to fi­nal. So­bre to­do ha­cia aque­llos que más su­fren, co­mo los mi­gran­tes, o in­clu­so ha­cia las per­so­nas ho­mo­se­xua­les.

«Que­ría­mos ase­gu­rar­nos de que se di­je­ra al­go que fue­ra in­clu­yen­te pa­ra to­dos. ¿Qué di­rá el do­cu­men­to fi­nal a los ho­mo­se­xua­les? Creo que to­do el do­cu­men­to ten­drá al­go que de­cir­le a to­dos», ex­pli­có Bla­se Cu­pich, car­de­nal ar­zo­bis­po de Chica­go. «¿No so­mos to­dos pe­ca­do­res? ¿No es­ta­mos to­dos en bús­que­da de ser en­con­tra­dos por Dios? Es­ta­mos lla­ma­dos a to­mar nues­tras vidas y lle­var la cruz. A mis ami­gos ho­mo­se­xua­les y les­bia­nas les ha­blo de la amis­tad de Dios, y jun­tos tra­ta­mos de en­ten­der có­mo se­guir ade­lan­te», com­ple­tó Pe­ter An­drew Co­men­so­li, obis­po au­xi­liar de Mel­bour­ne (Aus­tra­lia).

La ho­mo­se­xua­li­dad, la mo­ral se­xual de la Igle­sia y los abu­sos po­drían ser los asun­tos más es­pi­no­sos del Sí­no­do. So­bre es­te úl­ti­mo as­pec­to, des­ta­có la voz de otra oyen­te: Co­ri­na Mor­to­la Ro­drí­guez, me­xi­ca­na, quien di­ce a Al­fa y Ome­ga que, si bien los jó­ve­nes de­ja­ron en cla­ro que la trans­pa­ren­cia y la erra­di­ca­ción de ese fla­ge­lo es prio­ri­dad, la res­pues­ta no pue­de ser re­par­tir cul­pas con ra­bia. «Te­ne­mos que ac­tuar y po­ner las cartas so­bre la me­sa, pe­ro es­ta Igle­sia no es de unos, es de to­dos, y no por­que uno se equi­vo­que de­ben pagar to­dos. Hay que de­jar de ge­ne­ra­li­zar y hay que po­ner­nos en ac­ción, fre­nan­do es­tos acon­te­ci­mien­tos, plan­tan­do ca­ra a las pro­ble­má­ti­cas. Al mis­mo tiem­po, qué fá­cil es echar la cul­pa a los otros y qué di­fí­cil es po­ner­nos tam­bién de su la­do, pa­ra tra­ba­jar en con­jun­to», sub­ra­ya.

Ser­veg­ni­ni, por su par­te, des­ta­ca la ac­ti­tud de es­cu­cha y hu­mil­dad de mu­chos obis­pos du­ran­te el Sí­no­do, y con­si­de­ra que es­ta se ha pro­fun­di­za­do por los es­cán­da­los. «He vis­to a gen­te que pi­de perdón, en una po­si­ción ca­si arro­di­lla­da», di­ce.

Cons­ta­ta que los jó­ve­nes, co­mo les ocu­rre a los adul­tos, no quie­ren que les im­pon­gan las co­sas. Por­que na­die desea ser ma­ne­ja­do. Pe­ro re­co­no­ce la ne­ce­si­dad de los co­ra­zo­nes de ser des­per­ta­dos. Pa­ra su­pe­rar la apa­tía, la de­pre­sión, la an­sie­dad o la so­le­dad en la que caen mu­chos de ellos.

Por eso, apun­ta: «El co­ra­zón de­be ser sa­cu­di­do, por­que la reali­dad ha si­do crea­da pa­ra ser ha­bi­ta­da. El Pa­pa Fran­cis­co nos di­jo que no es­ta­mos he­chos pa­ra es­tar las 24 ho­ras en un so­fá, sino pa­ra ca­mi­nar ha­cia un ho­ri­zon­te. Nin­guno quie­re ser con­tro­la­do e in­fluen­cia­do, pe­ro to­dos ne­ce­si­tan des­per­tar­se, de es­te Sí­no­do es­pe­ra­mos un gri­to que pue­da sa­cu­dir el co­ra­zón de los jó­ve­nes y de to­dos. En­ten­der que Cris­to es un even­to real, tan ra­di­cal que des­pier­ta el co­ra­zón».

CNS

Fo­tos: CNS

El obis­po Mark Stuart Ed­wards, au­xi­liar de Mel­bour­ne, Aus­tra­lia, jun­to a Anas­ta­sia In­dra­wan, de­le­ga­da de los jó­ve­nes de In­do­ne­sia, an­tes del co­mien­zo de una se­sión del Sí­no­do el 9 de oc­tu­bre

Obis­pos y jó­ve­nes en el au­la si­no­dal el pa­sa­do 18 de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.