Pa­la­bra ne­ce­sa­ria

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - José Luis Res­tán

Des­de el 6 de enero ocu­pa la sede de No­tre Da­me, en Pa­rís, el ar­zo­bis­po Mi­chel Au­pe­tit, for­ma­do en la es­cue­la del car­de­nal Lus­ti­ger. Au­pe­tit lle­gó al sa­cer­do­cio años des­pués de ha­ber­se doc­to­ra­do en Me­di­ci­na y di­plo­ma­do en Bioé­ti­ca, y tras ha­ber ejer­ci­do en dos hos­pi­ta­les pa­ri­si­nos. Pa­re­ce que ha he­re­da­do de su maes­tro la desen­vol­tu­ra pa­ra in­ter­ve­nir en los me­dios, y lo ha he­cho sin me­dias tin­tas pa­ra ma­ni­fes­tar su preo­cu­pa­ción tras el dic­ta­men del Co­mi­té Na­cio­nal de Éti­ca (CCNE) res­pal­dan­do la Pro­crea­ción Mé­di­ca­men­te Asis­ti­da. En una entrevista con­ce­di­da a la re­vis­ta Fa­mi­lle Ch­re­tien­ne, mon­se­ñor Au­pe­tit afir­ma que «una lar­va de es­ca­ra­ba­jo dorado es­tá más pro­te­gi­da hoy que un em­brión hu­mano» y de­nun­cia que «el De­re­cho se po­ne al ser­vi­cio de la vo­lun­tad del más fuer­te», al tiem­po que ad­vier­te que «de es­ta ma­ne­ra es­ta­mos crean­do su­fri­mien­tos fu­tu­ros».

Lo que más me ha lla­ma­do la aten­ción es que Au­pe­tit re­co­no­ce que es muy po­si­ble que la pa­la­bra de los obis­pos no sea en­ten­di­da por mu­chos, más aún, que ni si­quie­ra sea es­cu­cha­da. Pe­ro an­te la pre­gun­ta del en­tre­vis­ta­dor ex­pli­ca que, a pe­sar de ello, con­si­de­ra ne­ce­sa­rio que los obis­pos si­gan ha­blan­do, eso sí, «sin ha­cer­nos ilu­sio­nes». En to­do ca­so se plan­tea un in­tere­san­te de­ba­te. Ya que en cier­tos sec­to­res de las so­cie­da­des eu­ro­peas exis­te una pro­fun­da ce­rra­zón fren­te a la pa­la­bra de la Igle­sia, in­clu­so una di­fi­cu­ltad ob­je­ti­va pa­ra aco­ger su ra­cio­na­li­dad, ¿de­be­ría re­du­cir­se sus­tan­cial­men­te la pa­la­bra pú­bli­ca de los obis­pos y cen­trar to­da la ener­gía de la Igle­sia en el tes­ti­mo­nio de la ca­ri­dad? Se­gún el ar­zo­bis­po de Pa­rís «nues­tras pa­la­bras son co­mo el grano de tri­go que cae en la tie­rra: aun­que hoy no se es­cu­chen, sí pue­den dar fru­to en el fu­tu­ro, con la gra­cia de Dios». Creo que es­ta afir­ma­ción no es un brin­dis al sol, sino que mues­tra el rea­lis­mo de la fe y una sa­na pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. Es cier­to que es­ta apues­ta exi­ge de la Igle­sia aten­ción a las pre­gun­tas y di­fi­cul­ta­des del mo­men­to, así co­mo in­te­li­gen­cia y crea­ti­vi­dad pa­ra en­con­trar el dis­cur­so más ade­cua­do. Y des­de lue­go, siem­pre se ne­ce­si­ta­rá que esas pa­la­bras se co­rres­pon­dan con un tes­ti­mo­nio en­car­na­do del va­lor que des­cri­ben, un tes­ti­mo­nio cris­tiano que la gen­te pue­da en­con­trar li­bre­men­te en las ca­lles y pla­zas de la ciu­dad co­mún.

No sé si a Ma­cron le ha­brá gus­ta­do la crí­ti­ca se­ve­ra de Au­pe­tit al pro­nun­cia­mien­to del CCNE, pe­ro el mis­mo pre­si­den­te re­cla­mó a los ca­tó­li­cos una ma­yor in­ter­ven­ción en el de­ba­te pú­bli­co. Tam­bién Pa­blo tuvo di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­cer­se en­ten­der en Ate­nas, pe­ro su siem­bra me­re­ció la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.