El nue­vo cis­ma de Orien­te

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ma­rek Racz­kie­wicz

«Con gran do­lor nues­tro los miem­bros del San­to Sí­no­do han con­si­de­ra­do im­po­si­ble se­guir es­tan­do en co­mu­nión eu­ca­rís­ti­ca con el Pa­triar­ca­do de Cons­tan­ti­no­pla». El 15 de oc­tu­bre de 2018, el San­to Sí­no­do de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa de­ci­dió rom­per con el Pa­triar­ca­do ecu­mé­ni­co de Cons­tan­ti­no­pla. En­tre los mo­ti­vos, su de­cla­ra­ción enu­me­ra el ad­mi­tir en la co­mu­nión a «cis­má­ti­cos», in­ter­fe­rir en una re­gión que ca­nó­ni­ca­men­te per­te­ne­ce a otra Igle­sia y «re­cha­zar de­ci­sio­nes y com­pro­mi­sos his­tó­ri­cos».

Así reac­cio­na­ba Moscú al anun­cio de Cons­tan­ti­no­pla del 11 de oc­tu­bre, de que pro­ce­de­rá a con­ce­der la au­to­ce­fa­lia a la Igle­sia de Ucra­nia, has­ta aho­ra de­pen­dien­te de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa. El Sa­gra­do Sí­no­do, pre­si­di­do por Bar­to­lo­mé I, re­vo­có el víncu­lo ju­rí­di­co que, en 1686, de mo­do tem­po­ral, «por las cir­cuns­tan­cias de la épo­ca», ha­bía re­co­no­ci­do «el de­re­cho del pa­triar­ca de Moscú a or­de­nar al me­tro­po­li­tano de Kiev». La nue­va de­ci­sión es­ta­ble­ce «su de­pen­den­cia ca­nó­ni­ca de la Igle­sia Madre de Cons­tan­ti­no­pla». Ade­más, se de­vuel­ve la dig­ni­dad epis­co­pal a Fi­la­ret De­ni­sen­ko y Ma­ca­rius Ma­le­titch, lí­de­res de la Igle­sia or­to­do­xa ucra­nia­na del Pa­triar­ca­do de Kiev y de la Igle­sia or­to­do­xa au­to­cé­fa­la ucra­nia­na. Es­tas Igle­sias, cis­má­ti­cas pe­ro «no por mo­ti­vos dog­má­ti­cos», que­dan read­mi­ti­das en la or­to­do­xia. Las cla­ves de la rup­tu­ra hay que bus­car­las más en mo­ti­vos po­lí­ti­cos y de his­tó­ri­cas dispu­tas te­rri­to­ria­les.

Un po­co de his­to­ria

Des­de la con­ver­sión al cris­tia­nis­mo de la an­ti­gua Rus –cu­na de Ru­sia, Bie­lo­rru­sia y Ucra­nia– en 988, Kiev fue sede me­tro­po­li­ta­na del Pa­triar­ca­do de Cons­tan­ti­no­pla. En 1448, la cre­cien­te­men­te po­de­ro­sa Moscú se pro­cla­ma uni­la­te­ral­men­te au­to­cé­fa­la, cuan­do se­gún los cá­no­nes so­lo el pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla tie­ne de­re­cho a ha­cer­lo. «¡Ja­más se ha da­do un to­mos [de­cre­to] de au­to­ce­fa­lia a la Igle­sia or­to­do­xa en Ru­sia! En los años 1589-1590, el pa­triar­ca ecu­mé­ni­co Je­re­mías II sim­ple­men­te nor­ma­li­zó la si­tua­ción, de­jan­do cla­ro que al je­rar­ca de Moscú le es­ta­ba per­mi­ti­do “lla­mar­se pa­triar­ca a con­di­ción de que con­me­mo­ra­se al pa­triar­ca ecu­mé­ni­co y que con­si­de­ra­se a es­te co­mo su je­fe y pri­me­ro”», sub­ra­yó re­cien­te­men­te el ar­zo­bis­po or­to­do­xo Job de Tel­me­sos, miem­bro de la Co­mi­sión mix­ta ca­tó­li­co-or­to­do­xa.

En 1686, en­via­dos del zar con­ven­cie­ron al sul­tán oto­mano pa­ra que obli­ga­ra al pa­triar­ca de Cons­tan­ti­no­pla a con­ce­der al de Moscú, so­lo tem­po­ral­men­te, el de­re­cho de or­de­nar al obis­po me­tro­po­li­tano de Kiev. De fac­to, la Rus de Kiev fue so­me­ti­da a Moscú.

Tras la di­so­lu­ción de la URSS, el Sí­no­do de la Igle­sia or­to­do­xa ucra­nia­na de­ci­de en 1991 es­ta­ble­cer su au­to­ce­fa­lia con­for­me al 34º ca­non or­to­do­xo apos­tó­li­co, que de­ter­mi­na que la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca de­be con­lle­var la ecle­siás­ti­ca. Moscú no acep­ta es­ta de­ci­sión y des­ti­tu­ye a su ar­zo­bis­po en Kiev, Fi­la­ret. A par­tir de en­ton­tes po­de­mos ha­blar de la Igle­sia or­to­do­xa ucra­nia­na del Pa­triar­ca­do de Moscú y la Igle­sia or­to­do­xa ucra­nia­na del Pa­triar­ca­do de Kiev. Una ter­ce­ra, la mi­no­ri­ta­ria Igle­sia or­to­do­xa au­to­cé­fa­la ucra­nia­na, na­ció de for­ma uni­la­te­ral y no re­co­no­ci­da en 1919, cuan­do Ucra­nia lu­cha­ba por su in­de­pen­den­cia.

En 1997 el Pa­triar­ca­do de Moscú ex­co­mul­gó a Fi­la­ret y a to­dos los obis­pos del Pa­triar­ca­do de Kiev. Cons­tan­ti­no­pla lo san­cio­nó, por lo que tan­to es­te Pa­triar­ca­do co­mo la Igle­sia au­to­cé­fa­la eran cis­má­ti­cas.

La si­tua­ción ha cam­bia­do en los úl­ti­mos años. La ane­xión ru­sa de Cri­mea, la gue­rra en Don­bass y el im­pe­ria­lis­mo del pre­si­den­te Pu­tin han for­ta­le­ci­do sen­ti­mien­tos an­ti­rru­sos y los es­fuer­zos por te­ner una Igle­sia or­to­do­xa no de­pen­dien­te de Ru­sia. Así lo so­li­ci­ta­ron a Cons­tan­ti­no­pla, a co­mien­zos de año, las au­to­ri­da­des ucra­nia­nas jun­to con los obis­pos de esas Igle­sias se­pa­ra­das.

Co­mo en 1054

La con­se­cuen­cia más do­lo­ro­sa de lo ocu­rri­do es la rup­tu­ra to­tal en­tre Moscú y Cons­tan­ti­no­pla; un gra­ve cis­ma que al­gu­nos com­pa­ran con el de Roma y Cons­tan­ti­no­pla del año 1054. Por otra par­te, la con­ce­sión de la au­to­ce­fa­lia a la Igle­sia or­to­do­xa de Ucra­nia tie­ne ele­men­tos po­si­ti­vos: mi­llo­nes de fie­les vuel­ven a la ple­na co­mu­nión con la or­to­do­xia, y se re­co­no­ce el de­re­cho del pue­blo ucra­niano a te­ner una Igle­sia au­to­cé­fa­la, le­gí­ti­ma­men­te con­ce­di­da.

Pa­ra la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa sig­ni­fi­ca una pér­di­da im­por­tan­te de fie­les, que ha­rá que pa­se del pri­mer al ter­cer lu­gar en­tre las Igle­sias or­to­do­xas, por de­trás pre­ci­sa­men­te de Ucra­nia y de Ru­ma­nía. Su po­si­ción que­da­ría muy de­bi­li­ta­da en el mun­do or­to­do­xo. Moscú se au­to­de­no­mi­na «la ter­ce­ra Roma» pe­ro, co­mo ex­pli­ca­ba el ar­zo­bis­po Job de Tel­mes­sos, es­to «no es ni una doc­tri­na ecle­sio­ló­gi­ca ni pre­rro­ga­ti­va del de­re­cho ca­nó­ni­co»; sino, más bien, un «mi­to in­ven­ta­do a prin­ci­pios del si­glo XVI. La his­to­ria de la Igle­sia or­to­do­xa co­no­ce so­la­men­te la an­ti­gua Roma y la nue­va, Cons­tan­ti­no­pla».

In­quie­tan las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te Pu­tin, que di­ce que va a de­fen­der los de­re­chos de los or­to­do­xos. El 19 de oc­tu­bre, el Pa­pa re­ci­bió al me­tro­po­li­ta Hi­la­rión, director del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res del Pa­triar­ca­do de Moscú. «Es­pe­ro po­der ha­blar con él so­bre la si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do», de­cla­ró el pre­la­do or­to­do­xo. Sin em­bar­go, el cris­tia­nis­mo lle­gó a Moscú des­de Kiev y no al re­vés. Al con­tra­rio, lle­nan de es­pe­ran­za las vo­ces del mun­do or­to­do­xo lla­man­do a la con­cor­dia. Na­die quie­re una nue­va di­vi­sión.

REUTERS/Va­ti­can Me­dia

El Pa­pa Fran­cis­co sa­lu­da al me­tro­po­li­ta Hi­la­rión de Vo­lo­ko­lamsk, du­ran­te una au­dien­cia pri­va­da, el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.