Nue­va ley de in­te­gra­ción

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Lu­cas Shae­rer Bue­nos Ai­res

Cer­ca de 800.000 tra­ba­ja­do­res, se­gún los or­ga­ni­za­do­res, se con­gre­ga­ron el sá­ba­do a las puer­tas de la ba­sí­li­ca de la Vir­gen de Lu­ján, pa­tro­na de Ar­gen­ti­na, en la vís­pe­ra del Día de la Madre en la pa­tria del Pa­pa Fran­cis­co. La ci­ta lle­ga­ba pre­ce­di­da por las crí­ti­cas en las úl­ti­mas se­ma­nas des­de la cú­pu­la ecle­sial al Gobierno que en­ca­be­za Mauricio Ma­cri por su acuer­do con el FMI, que en­deu­da­rá fuer­te­men­te al país co­mo con­se­cuen­cia de la de­va­lua­ción del pe­so, lo cual, su­ma­do a una im­pa­ra­ble in­fla­ción y a la caí­da del con­su­mo, ha pro­vo­ca­do un au­men­to de la po­bre­za y el des­em­pleo.

To­dos es­tos ma­les fue­ron men­cio­na­dos en la ora­ción in­ter­re­li­gio­sa ce­le­bra­da el 20 de oc­tu­bre, en la que es­tu­vie­ron re­pre­sen­ta­das las co­mu­ni­da­des ju­día, mu­sul­ma­na y evan­gé­li­ca. «El pan se en­ca­re­ce, se es­pe­cu­la con el pre­cio de los ali­men­tos y los más po­bres su­fren ham­bre», di­jo el pas­tor me­to­dis­ta Fer­nan­do Suá­rez.

«La Igle­sia no quie­re es­tar au­sen­te en la his­to­ria», re­fle­xio­nó el ar­zo­bis­po de Lu­ján, Agus­tín Ra­driz­za­ni. Y aña­dió: «No nos de­je­mos ro­bar la co­mu­ni­dad».«El fu­tu­ro de la na­ción no es­tá úni­ca­men­te en ma­nos de los di­ri­gen­tes, es­tá fun­da­men­tal­men­te en ma­nos de nues­tro pue­blo, en su ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar­se y tam­bién pa­ra lo­grar es­te pro­ce­so de au­tén­ti­co cam­bio».

En­cuen­tros con sin­di­ca­tos

La cri­sis so­cial en Ar­gen­ti­na al­can­za ya a más 12,5 mi­llo­nes per­so­nas, a lo que se su­ma que el 40 % de las per­so­nas con tra­ba­jo no se en­cuen­tran re­gis­tra­das for­mal­men­te y vi­ven en si­tua­ción de po­bre­za por no con­tar con un sa­la­rio digno. Es­to ex­pli­ca di­ver­sos mo­vi­mien­tos en la Igle­sia ar­gen­ti­na en las úl­ti­mas se­ma­nas. En los días pre­vios a la pe­re­gri­na­ción a Lu­ján, el lí­der sin­di­cal de re­fe­ren­cia pa­ra los dis­tin­tos sec­to­res gre­mia­les, so­cia­les y po­lí­ti­cos opo­si­to­res a la ges­tión del Gobierno, Hu­go Antonio Mo­yano, vi­si­tó a la sede cen­tral del epis­co­pa­do ar­gen­tino, don­de se reunió con el obis­po ti­tu­lar de la Pas­to­ral So­cial, el je­sui­ta Jor­ge Lu­go­nes. El mis­mo que ha­bía ha­bía lan­za­do du­ras crí­ti­cas al re­torno a Ar­gen­ti­na del FMI. «No ve­mos que es­ta sea una sa­li­da in­te­li­gen­te», di­jo el re­li­gio­so.

La res­pon­sa­bi­li­dad del Gobierno

En esa lí­nea se ha ma­ni­fes­ta­do el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, Mar­ce­lo Co­lom­bo, al ape­lar a la «res­pon­sa­bi­li­dad» del Gobierno pa­ra «cui­dar a los más vul­ne­ra­bles» y «no hi­po­te­car la vi­da de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras» con el en­deu­da­mien­to. Por su par­te, el pre­si­den­te del epis­co­pa­do, Ós­car Ojea, ce­le­bró en ma­yo un encuentro en la sede de la Igle­sia con lí­de­res sin­di­ca­les y so­cia­les co­mo Pa­blo Mo­yano, se­cre­ta­rio ad­jun­to de Ca­mio­ne­ros, jun­to a un ami­go per­so­nal del Pa­pa, el ex­le­gis­la­dor por­te­ño Gus­ta­vo Ve­ra.

Muy cla­ro fue tam­bién el pri­mer obis­po vi­lle­ro de Ar­gen­ti­na, el nue­vo au­xi­liar de Bue­nos Ai­res, Gus­ta­vo Ós­car Ca­rra­ra, quien a fi­nes de sep­tiem­bre Cá­ri­tas Ar­gen­ti­na ha im­pul­sa­do, jun­to a los mo­vi­mien­tos so­cia­les del país, una ley pa­ra la in­te­gra­ción de los ba­rrios po­pu­la­res. Es­ta pa­so ade­lan­te en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca ha si­do po­si­ble gra­cias a la crea­ción –por par­te de es­tas or­ga­ni­za­cio­nes– de un re­gis­tro de ba­rrios po­pu­la­res, don­de ya se han cen­sa­do cer­ca de un mi­llón de fa­mi­lias.

La nue­va le­gis­la­ción, apro­ba­da el miér­co­les 10 de oc­tu­bre en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res, su­pon­drá que los cen­sa­dos po­drán ver re­gu­la­ri­za­do su ac­ce­so al agua co­rrien­te, a la red de al­can­ta­ri­lla­do o a la ener­gía eléc­tri­ca –el 70 % no cuen­ta con un ac­ce­so for­mal a la mis­ma–. Ade­más, la ley pro­mue­ve que en to­dos los ba­rrios ins­cri­tos se sus­pen­dan los desalojos du­ran­te los cua­tro pró­xi­mos años y es­ta­ble­ce, en­tre otras co­sas, que el 25 % de las obras que se reali­cen sean a tra­vés de coope­ra­ti­vas de tra­ba­jo crea­das por los mo­vi­mien­tos so­cia­les. Cá­ri­tas Ar­gen­ti­na re­co­no­ce es­ta le­gis­la­ción co­mo «un lo­gro es­truc­tu­ral», aun­que «la lu­cha co­ti­dia­na no ter­mi­na con ella: de­pen­de­rá de la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción» de mu­chas ins­ti­tu­cio­nes «pa­ra que se ha­ga reali­dad». Por su par­te, los sa­cer­do­tes que vi­ven en es­tos ba­rrios han des­ta­ca­do en un do­cu­men­to la apor­ta­ción de los mo­vi­mien­tos po­pu­la­res: «Han re­le­va­do, en un tra­ba­jo coor­di­na­do con Cá­ri­tas, las vi­llas y ba­rrios pre­ca­rios de nues­tra pa­tria. Los ha mo­vi­li­za­do esa sa­bi­du­ría po­pu­lar que sa­be que la tie­rra es nues­tra ca­sa co­mún».

di­jo en una Mi­sa ca­lle­je­ra con re­pre­sen­tan­tes de mo­vi­mien­tos so­cia­les en fa­vor de las víc­ti­mas de tra­ta y ex­clu­sión que es­ta­mos en una «si­tua­ción so­cial que es­tá di­fí­cil, es­tá com­pli­ca­da, pe­ro to­dos us­te­des sa­ben lu­char, sa­ben que si nos uni­mos po­de­mos ha­cer mu­cho por aque­llos que es­tán su­frien­do, allí don­de no lle­ga la mano in­vi­si­ble del mer­ca­do, que má­gi­ca­men­te pa­re­cie­ra so­lu­cio­nar­lo to­do, pe­ro no ter­mi­na so­lu­cio­nan­do na­da».

Mien­tras tan­to, en la pro­vin­cia más gran­de y po­bla­da de Ar­gen­ti­na, el ar­zo­bis­po Víctor Ma­nuel Fer­nán­dez abrió ha­ce unos días las puer­tas de la ca­te­dral de La Pla­ta a más de 50 gre­mios y mo­vi­mien­tos so­cia­les pa­ra alen­tar­los a la lu­cha contra el «li­be­ra­lis­mo ex­tre­mo», ani­mán­do­los a que «no se re­sig­nen a una po­lí­ti­ca re­du­ci­da a las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les, a una economía que apun­ta más a la es­pe­cu­la­ción que a la pro­duc­ción y al tra­ba­jo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.