«La Igle­sia tie­ne fir­me de­ci­sión de aca­bar con los abu­sos»

El obis­po de As­tor­ga pro­pon­drá que los nue­vos pro­to­co­los de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal sean de obli­ga­do cum­pli­mien­to pa­ra to­das las dió­ce­sis

ABC - Alfa y Omega Madrid - - España - Ri­car­do Ben­ju­mea

Juan Antonio Me­nén­dez, obis­po de As­tor­ga, ha re­ci­bi­do el en­car­go de pre­si­dir la co­mi­sión de ju­ris­tas que ac­tua­li­za­rá los pro­to­co­los de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Es­pa­ño­la (CEE) contra los abu­sos se­xua­les a me­no­res. La de­ci­sión la to­mó el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo en su reunión de sep­tiem­bre, pe­ro se anun­ció la pa­sa­da se­ma­na. «Pa­re­ce ser que les ha gus­ta­do el tra­ba­jo que se ha he­cho en As­tor­ga», ex­pli­ca­ba el pro­pio in­tere­sa­do el 17 de oc­tu­bre en Ma­drid, en la sede del epis­co­pa­do. «En su día, man­dé a los obis­pos el pro­to­co­lo que he­mos apro­ba­do en mi dió­ce­sis. Al­gu­nos lo han asu­mi­do co­mo pro­pio, otros a ve­ces me con­sul­tan... No sé por qué, tam­po­co soy un ex­per­to en es­tas cues­tio­nes, pe­ro la reali­dad es esa».

La res­pon­sa­bi­li­dad de investigar las de­nun­cias re­cae en las dió­ce­sis que, si en­cuen­tran in­di­cios de ve­ra­ci­dad, de­ben re­mi­tir los ca­sos a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe. ¿Dón­de que­da el pa­pel de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal en es­te es­que­ma?

La San­ta Sede ela­bo­ró [en 2011] una guía mar­co pa­ra que las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les es­ta­ble­cie­ran unos pro­to­co­los. Es­to es pos­te­rior al pro­to­co­lo de la CEE, de 2010, que ne­ce­si­ta­ba ser ac­tua­li­za­do. Lo que una con­fe­ren­cia pue­de ha­cer es ela­bo­rar un mar­co ge­ne­ral de ac­tua­ción pa­ra la pre­ven­ción, el acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas y los me­dios pro­ce­sa­les con res­pec­to a [la in­ves­ti­ga­ción de] los ca­sos, se­gún las in­di­ca­cio­nes de la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, que es la com­pe­ten­te. Es un mar­co ge­ne­ral que pue­de ser orien­ta­ti­vo... O que po­dría te­ner una fuer­za ma­yor, nor­ma­ti­va, de mo­do que nos obli­ga­ra de al­gu­na ma­ne­ra a to­dos los obis­pos. Es­to ten­drá que de­ci­dir­lo la Asam­blea Ple­na­ria.

¿A qué as­pec­tos de los abu­sos afec­ta es­ta re­for­ma? Una co­sa es

la pre­ven­ción, en la que des­de ha­ce tiem­po se tra­ba­ja en España. Pe­ro es­tá tam­bién el acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas, a las que –di­cen los ex­per­tos– hay que es­cu­char sin cues­tio­nar la ve­ra­ci­dad de su re­la­to. Y un ter­cer as­pec­to se­ría la in­ves­ti­ga­ción de las de­nun­cias.

La co­mi­sión, en es­tos pri­me­ros mo­men­tos, va a tra­ba­jar en lo que con­cier­ne a to­da la di­men­sión nor­ma­ti­va y ju­rí­di­ca. Un obis­po, cuan­do re­ci­be la no­ti­cia de un po­si­ble ca­so de abu­sos, ¿qué pa­sos de­be dar?, ¿có­mo tie­ne que tra­tar el te­ma el con la víc­ti­ma, con el acu­sa­do, con la San­ta Sede…? La nor­ma­ti­va, tan­to la ci­vil co­mo la ca­nó­ni­ca, ha evo­lu­cio­na­do en es­tos años. Ade­más, es po­si­ble que pre­pa­re­mos una fun­da­men­ta­ción teo­ló­gi­ca y mo­ral de por qué ha­ce­mos es­to. Jesús, en el Evan­ge­lio, dedica sus pa­la­bras más

du­ras a es­ta cues­tión: Ay de los que es­can­da­li­cen a un me­nor... Es­te es el fun­da­men­to, y des­pués, se in­clui­rá to­do lo re­la­ti­vo a la pre­ven­ción, al acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas… Te­ne­mos [co­mo re­fe­ren­cia] los pro­to­co­los de otras con­fe­ren­cias y de dió­ce­sis co­mo la mía.

¿Pe­ro se plan­tea uni­fi­car es­tos di­fe­ren­tes as­pec­tos, o que sean gru­pos de pro­fe­sio­na­les di­fe­ren­tes los que tra­ba­jen, por un la­do, en la in­ves­ti­ga­ción de las de­nun­cias y, por otro, en la aten­ción a las víc­ti­mas?

De mo­men­to, va­mos a tra­ba­jar el te­ma ju­rí­di­co. To­do es­to tie­ne que pa­sar des­pués por la Ple­na­ria [de la CEE], a ver qué opi­nan mis her­ma­nos obis­pos. No es al­go que po­da­mos de­ci­dir sim­ple­men­te en una co­mi­sión; to­do el epis­co­pa­do de­be opi­nar y dar­nos in­di­ca­cio­nes de has­ta dón­de que­re­mos lle­gar.

¿Has­ta dón­de que­rría lle­gar usted?

Yo apos­ta­ría por un pro­to­co­lo de má­xi­mos pa­ra que de una vez por to­das la Igle­sia sea lu­gar se­gu­ro pa­ra to­dos los me­no­res y que aque­llas fa­mi­lias que nos con­fían a ni­ños y jó­ve­nes se­pan que aquí no se to­le­ra ab­so­lu­ta­men­te na­da de es­te ti­po.

Una re­co­men­da­ción bá­si­ca del Cen­tro pa­ra la Pro­tec­ción de Me­no­res de Roma (CCP) es que las de­nun­cias sean in­ves­ti­ga­das por pro­fe­sio­na­les in­de­pen­dien­tes pa­ra ase­gu­rar la in­de­pen­den­cia fren­te a la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca.

Es­to lo plan­tea­re­mos, ve­re­mos los pros y los con­tras. Yo so­lo pue­do dar mi opi­nión per­so­nal.

Lla­ma la aten­ción la es­ca­sa aten­ción que se dedica a la víc­ti­ma en los ac­tua­les pro­to­co­los de la CEE, centrados en la fi­gu­ra del pre­sun­to agre­sor. ¿Es­to se va a mo­di­fi­car?

Es muy im­por­tan­te la cercanía de la Igle­sia a es­tas per­so­nas que des­gra­cia­da­men­te han su­fri­do por par­te de mi­nis­tros de la Igle­sia. Por ejem­plo, en el pro­to­co­lo de As­tor­ga te­ne­mos 16 nor­mas so­bre có­mo ac­tuar con los me­no­res y en el acom­pa­ña­mien­to a las víc­ti­mas en su su­fri­mien­to y ne­ce­si­da­des de ti­po psi­co­ló­gi­co, etc.

¿Tie­ne pre­vis­to la co­mi­sión es­cu­char a víc­ti­mas?

Lo ire­mos vien­do. De mo­men­to, a mí me han en­car­ga­do la ac­tua­li­za­ción de los pro­to­co­los, pe­ro mi idea es am­pliar los tra­ba­jos pa­ra que es­tos sean lo más am­bi­cio­sos po­si­ble. Al­gu­na po­dría con­tar­nos su ex­pe­rien­cia y tras­la­dar­nos cuá­les son las ne­ce­si­da­des que tie­nen las per­so­nas que han su­fri­do es­to.

«El nue­vo pro­to­co­lo se­rá un mar­co ge­ne­ral que pue­de ser orien­ta­ti­vo. O bien te­ner fuer­za nor­ma­ti­va. Eso lo de­ci­di­rá la Ple­na­ria. Yo apos­ta­ría por un pro­to­co­lo de má­xi­mos»

«En As­tor­ga hi­ce lo que te­nía que ha­cer. Me en­con­tré un ca­so so­bre la me­sa y lo en­vié a Roma. Vi­nie­ron a ver­me otras po­si­bles víc­ti­mas y abrí una nue­va in­ves­ti­ga­ción»

En fe­bre­ro las con­fe­ren­cias epis­co­pa­les de to­do el mun­do es­tán con­vo­ca­das a una reunión con el Pa­pa en la que de­ben dar cuen­ta de los pro­gre­sos que ca­da una ha­ya rea­li­za­do. ¿Les va a dar tiem­po a us­te­des a te­ner ya al­gún re­sul­ta­do?

Pre­sen­ta­re­mos un bo­rra­dor. Si que­re­mos que es­to ten­ga fuer­za pa­ra to­do el epis­co­pa­do, de­be ser apro­ba­do por la Asam­blea Ple­na­ria, y no hay tiem­po ma­te­rial an­tes de esa fe­cha. Pe­ro al me­nos que­re­mos que nues­tro pre­si­den­te [el car­de­nal Ri­car­do Bláz­quez] pue­da lle­var un do­cu­men­to mar­co.

Des­de el CCP se ha ha­bla­do de Ita­lia y España co­mo dos paí­ses que preo­cu­pan es­pe­cial­men­te, por la po­si­ble exis­ten­cia de ca­sos ocul­tos que en cual­quier mo­men­to po­drían es­ta­llar. ¿Te­me usted que va­ya a ocu­rrir es­to, o cree que bá­si­ca­men­te co­no­ce­mos ya la di­men­sión del pro­ble­ma?

Yo es­to no lo pue­do res­pon­der, es un fu­tu­ri­ble. Lo que sí veo es que to­da per­so­na que se ha­ya sen­ti­do ve­ja­da por es­tos asun­tos de­be de­nun­ciar­los. En es­te sen­ti­do la Igle­sia es más du­ra que la ley ci­vil, que pro­ba­ble­men­te en as­pec­tos co­mo la pres­crip­ción de­be­ría adap­tar­se a la ecle­siás­ti­ca.

¿Qué se ha­ce con esos ca­sos an­ti­guos que de re­pen­te aho­ra salen a la luz? Un obis­po lle­ga a una dió­ce­sis y le es­ta­lla un es­cán­da­lo de ha­ce tal vez trein­ta años... Mi ca­so... ¿Có­mo hay que ac­tuar?

Hay que abrir una in­ves­ti­ga­ción, ver qué hay de ve­ra­ci­dad en la de­nun­cia y des­pués es la San­ta Sede la que de­be de­ci­dir. Si el ca­so es­tá pres­cri­to [trans­cu­rri­dos más de 20 años des­de que la víc­ti­ma cum­ple los 18], Doc­tri­na de la Fe de­ci­de si le­van­tar la pres­crip­ción o no. Y hay que ana­li­zar si hay un pro­ce­so pe­nal, si es ne­ce­sa­rio to­mar me­di­das cau­te­la­res, etc.

Su­pon­ga­mos que el ca­so es­tá pres­cri­to ca­nó­ni­ca­men­te…

De­be­mos in­ves­ti­gar­lo y tras­la­dar­lo igual­men­te a la San­ta Sede. Los obis­pos dio­ce­sa­nos no te­ne­mos la úl­ti­ma pa­la­bra. Dos ca­sos que ten­go yo en As­tor­ga son uno del año 79 y otro del año 85.

¿Ha­bría que in­for­mar a las au­to­ri­da­des ci­vi­les tam­bién en es­tos ca­sos?

No, por­que eso es­tá pres­cri­to, ya que en la ley ci­vil los pla­zos son me­no­res. En to­do ca­so, co­mo la víc­ti­ma se­ría ma­yor de edad, po­dría ella mis­ma acu­dir a la au­to­ri­dad ci­vil.

¿Có­mo se­ría en es­tos su­pues­tos el mar­co co­mún de ac­tua­ción?

Ca­da ca­so tie­ne que ser exa­mi­na­do. Tam­bién de­pen­de de si la víc­ti­ma pi­de re­sar­ci­mien­to o no. O de la gra­ve­dad del ca­so. No es lo mis­mo, por ejem­plo, la agre­sión a un me­nor de 7 años que a otro de 17.

Al­gu­nos me­dios le han acu­sa­do de en­cu­brir abu­sos en As­tor­ga.

Hi­ce lo que te­nía que ha­cer. Cuan­do lle­gué a As­tor­ga, me en­con­tré un ca­so en­ci­ma de la me­sa ya prác­ti­ca­men­te con­clui­do. Lo en­vié a la San­ta Sede, re­ci­bí la res­pues­ta, se la co­mu­ni­qué a la víc­ti­ma y le apli­qué la con­de­na al sa­cer­do­te agre­sor. La víc­ti­ma lo hi­zo pú­bli­co, hu­bo una ex­plo­sión in­for­ma­ti­va y otras po­si­bles víc­ti­mas vi­nie­ron a ver­me. Abrí una in­ves­ti­ga­ción so­bre lo que ha­bía su­ce­di­do tan­to en ese cen­tro [el co­le­gio dio­ce­sano Juan XXIII de Puebla de Sa­na­bria, Zamora], co­mo en el otro [el se­mi­na­rio me­nor de La Ba­ñe­za], y lo en­vié to­do a Roma. En el pri­mer ca­so, la San­ta Sede ya me en­vió su re­so­lu­ción, que hi­ce pú­bli­ca. Y con res­pec­to al otro ca­so, es­toy es­pe­ran­do to­da­vía la res­pues­ta. Yo no en­cu­brí a na­die. Lo que su­ce­dió fue que, cuan­do la víc­ti­ma vino a ver­me, me pi­dió un re­sar­ci­mien­to ex­tra­ju­di­cial de 300.000 eu­ros.

Ar­gu­men­tó usted que hu­bie­ra si­do ile­gal pagar.

Cla­ro. Pe­ro le di­je: «De to­das for­mas, dé­ja­me con­sul­tar­lo». Cuan­do tu­ve la res­pues­ta, le con­fir­mé que no po­día ha­cer­lo, por­que es­ta­ría co­me­tien­do un de­li­to de mal­ver­sa­ción de fon­dos de la dió­ce­sis, a me­nos que hu­bie­ra una sen­ten­cia ju­di­cial que me obli­gue. Lo que po­día ofre­cer­le es asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca o de otro ti­po que pu­die­ra ne­ce­si­tar; eso sí es­ta­ba en mis ma­nos.

¿Cuál es la es­tra­te­gia in­for­ma­ti­va ade­cua­da pa­ra es­tos ca­sos? Si le pi­die­ra con­se­jo un obis­po por el es­ta­lli­do de un es­cán­da­lo en su dió­ce­sis, ¿có­mo le re­co­men­da­ría ac­tuar?

Con cla­ri­dad, ver­dad y dis­cre­ción.

¿Dis­cre­ción?

En el sen­ti­do de que, si hay cues­tio­nes ba­jo se­cre­to pon­ti­fi­cio, no pue­den ser re­ve­la­das. Es lo que me pa­só a mí cuan­do el pro­gra­ma Sal­va­dos, de laSex­ta, me in­sis­tía [so­bre el se­mi­na­rio me­nor de la Ba­ñe­za] y yo no po­día ha­blar. Por más que lo di­ces, no te creen... Di­cho lo cual, qui­sie­ra agra­de­cer el pa­pel de la pren­sa. Es­toy agra­de­ci­do a los pe­rio­dis­tas, por­que han es­cu­cha­do mi pa­la­bra.

Pe­ro las ha­brá pa­sa­do usted ca­nu­tas con los me­dios...

Pe­ro eso en­tra den­tro de la si­tua­ción. Al fi­nal, sin em­bar­go, es­toy con­ven­ci­do de que la ver­dad ter­mi­na sa­lien­do ade­lan­te. Yo no ten­go na­da que ocul­tar ni na­da que per­der, de ma­ne­ra que mi com­por­ta­mien­to es lo más cla­ro po­si­ble, y va­lo­ro el tra­ba­jo que los me­dios es­táis ha­cien­do.

En los es­cán­da­los de abu­sos ha evo­lu­cio­na­do la men­ta­li­dad: co­sas que aho­ra nos pa­re­cen in­to­le­ra­bles (no me re­fie­ro so­lo con res­pec­to a la Igle­sia), ha­ce unos años no es que re­sul­ta­ran to­le­ra­bles, pe­ro...

La gen­te no te­nía esa con­cien­cia que hoy, gra­cias a Dios, tie­ne. Pe­ro hay que pro­te­ger a la in­fan­cia con ma­yor de­ter­mi­na­ción. Por ejem­plo, en­tre los mi­gran­tes –yo soy pre­si­den­te de la Co­mi­sión Epis­co­pal de Mi­gra­cio­nes– vie­nen mu­chos me­no­res no acom­pa­ña­dos que son pas­to de las ma­fias. Y el Es­ta­do y la sociedad de­ben ac­tuar, to­dos te­ne­mos que es­tar com­pro­me­ti­dos contra el abu­so se­xual y contra la ex­plo­ta­ción la­bo­ral o de cual­quier otro ti­po.

¿Qué le di­ría al ca­tó­li­co de a pie que su­fre al co­no­cer que pa­san es­tas co­sas en la Igle­sia o se ve cues­tio­na­do en su lu­gar de tra­ba­jo, por sus ami­gos...?

En pri­mer lu­gar, que la Igle­sia tie­ne fir­me de­ci­sión de aca­bar con es­to. Y, en se­gun­do lu­gar, que sea ecuá­ni­me: el por­cen­ta­je de ca­sos que se da en la Igle­sia es mí­ni­mo, aun­que uno so­lo se­ría ya su­fi­cien­te pa­ra po­ner el gri­to en el cie­lo.

EFE/J.Ca­sa­res

Mon­se­ñor Juan Antonio Me­nén­dez, obis­po de As­tor­ga y pre­si­den­te de la co­mi­sión que ac­tua­li­za­rá los pro­to­co­los de la CEE pa­ra lu­char contra los abu­sos se­xua­les a me­no­res, el pa­sa­do 17 de sep­tiem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.