Con­cep­ción Je­ró­ni­ma

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Joa­quín Mar­tín Abad

Bea­triz Ga­lin­do de­ci­dió en 1509 fun­dar otro mo­nas­te­rio, el de la Con­cep­ción Je­ró­ni­ma, una vez que la Ro­ta ro­ma­na iba a fa­llar que el mo­nas­te­rio del ca­mino de To­le­do, en Ma­drid, fue­ra pa­ra las con­cep­cio­nis­tas fran­cis­ca­nas; y pa­ra eso ce­dió una pro­pie­dad de su ma­ri­do, Fran­cis­co Ra­mí­rez, en el mis­mo ca­mino jun­to a la es­qui­na de la ca­lle que se si­gue lla­man­do de La Con­cep­ción Je­ró­ni­ma.

La igle­sia –cons­trui­da pos­te­rior­men­te– era de plan­ta de cruz latina con bó­ve­das gó­ti­cas en la na­ve y en el cru­ce­ro; a ca­da la­do del re­ta­blo es­ta­ban los se­pul­cros de Bea­triz Ga­lin­do y de su ma­ri­do; él fue se­pul­ta­do en lu­gar des­co­no­ci­do del tem­plo y nun­ca pu­do ser en­con­tra­do, el cuer­po de Bea­triz fue in­hu­ma­do en un si­tio con­cre­to ba­jo el co­ro.

A fi­na­les del si­glo XIX mo­nas­te­rio e igle­sia fue­ron ex­pro­pia­dos pa­ra abrir la ca­lle del Du­que de Ri­vas y las mon­jas tu­vie­ron que tras­la­dar­se en 1890 a la ca­lle –en­ton­ces– Al­ber­to Lis­ta, 29, don­de ac­tual­men­te es­tá el edi­fi­cio Bea­triz.

En 1967 otro tras­la­do las lle­vó a El Go­lo­so, mo­nas­te­rio de nue­va cons­truc­ción en te­rre­nos del du­que del In­fan­ta­do he­re­da­dos por su hi­ja, sor Cris­ti­na de Ar­tea­ga, mon­ja de la co­mu­ni­dad. Co­mo ve­nía re­sul­tan­do enor­me, las mon­jas se vie­ron obli­ga­das a ven­der­lo en 2001 pa­ra des­ti­nar­lo a re­si­den­cia de an­cia­nos y, en 2004, se tras­la­da­ron a otro mo­nas­te­rio de nue­va plan­ta en el mis­mo re­cin­to, pe­ro más re­du­ci­do.

Los res­tos de La Latina han he­cho la mis­ma pe­re­gri­na­ción que las je­ró­ni­mas y es­tán en la crip­ta del co­ro de su igle­sia, res­pe­tan­do la vo­lun­tad de su fun­da­do­ra. Tam­bién tras­la­da­ron a ella dos ce­no­ta­fios del ma­tri­mo­nio Ra­mí­rez-Ga­lin­do (si­mi­la­res a los del Mu­seo de San Isi­dro, de la pri­mi­ti­va igle­sia de la Con­cep­ción Fran­cis­ca).

Un pá­rro­co de El Par­do, el sier­vo de Dios Ci­priano Martínez Gil, orien­tó la vo­ca­ción je­ró­ni­ma de la sier­va de Dios María Cris­ti­na de la Cruz de Ar­tea­ga (1902-84) cuan­do era ca­pe­llán de las cla­ri­sas de San Pas­cual; fue fu­si­la­do el 18 de agos­to de 1936 por unas mi­li­cias de Ma­drid y mu­rió per­do­nan­do a sus asesinos. Sor Cris­ti­na, con el coad­ju­tor de El Par­do, re­cu­pe­ró su cuer­po, que es­tá en la crip­ta del mo­nas­te­rio de las je­ró­ni­mas. Ci­priano en­ca­be­za el gru­po –con 55 com­pa­ñe­ros– en la fa­se dio­ce­sa­na del pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción por mar­ti­rio, que se con­clui­rá el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.