Paz del al­ma en Chi­na

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Juan Vi­cen­te Boo

Co­mo to­do pa­so im­por­tan­te en la his­to­ria de la Igle­sia, el his­tó­ri­co acuer­do con Chi­na so­bre el nom­bra­mien­to de obis­pos ha si­do hos­ti­ga­do des­de ex­tre­mos opues­tos: los me­dios di­gi­ta­les fi­nan­cia­dos por mi­llo­na­rios ame­ri­ca­nos hos­ti­les a Fran­cis­co, y el sec­tor con­ser­va­dor del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino, que pier­de con­trol so­bre la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Co­mo an­ti­guo co­rres­pon­sal en Hong Kong y pe­rio­dis­ta clan­des­tino en Chi­na con­ti­nen­tal, sé muy bien que los jui­cios so­bre el Im­pe­rio del Cen­tro hay que ma­du­rar­los des­pa­cio y sin de­jar­se en­ga­ñar.

El acuer­do anun­cia­do el 22 de sep­tiem­bre, cuan­do es­tá­ba­mos con el Pa­pa en Li­tua­nia, es el pri­mer re­co­no­ci­mien­to de su au­to­ri­dad den­tro de Chi­na des­de que los co­mu­nis­tas rom­pie­ron con Ro­ma ha­ce 67 años. No es per­fec­to pues, co­mo nos ex­pli­có en el vue­lo de re­gre­so de Es­to­nia a Ro­ma, «cuan­do se ha­ce un tra­ta­do de paz o un acuer­do ne­go­cia­do, las dos par­tes re­nun­cian a al­go». Pe­ro es mu­cho me­jor que la si­tua­ción pre­ce­den­te, y lo­gra ob­je­ti­vos por los que se ba­tie­ron sin éxi­to tan­to san Juan Pa­blo II co­mo Be­ne­dic­to XVI, quien ex­hor­tó a la igle­sia clan­des­ti­na a re­gis­trar­se ofi­cial­men­te.

El Pa­pa po­drá nom­brar obis­pos, o ve­tar las pro­pues­tas que le lle­guen al tér­mino de una se­lec­ción que em­pie­za con una con­sul­ta a fie­les y sa­cer­do­tes, lo nor­mal du­ran­te mu­chos si­glos. En su car­ta del 26 de sep­tiem­bre a los ca­tó­li­cos chi­nos, Fran­cis­co los ani­ma­ba a «bus­car de for­ma con­jun­ta bue­nos can­di­da­tos, ca­pa­ces de asu­mir el de­li­ca­do e im­por­tan­te ser­vi­cio epis­co­pal».

El acuer­do no es una va­ri­ta má­gi­ca que eli­mi­ne las tra­bas a to­das las re­li­gio­nes en Chi­na. Los al­cal­des si­guen de­rri­ban­do cru­ces ex­ce­si­va­men­te vi­si­bles le­van­ta­das por igle­sias pro­tes­tan­tes. Y, en ese cli­ma, al­gu­nas de igle­sias ca­tó­li­cas. La Aso­cia­ción Pa­trió­ti­ca y el Fren­te Uni­do, ner­vio­sos por la pér­di­da de con­trol, han de­mo­li­do in­clu­so dos santuarios ca­tó­li­cos pa­ra for­zar un cho­que e in­ten­tar sa­bo­tear el acuer­do.

En­tre­tan­to, dos obis­pos chi­nos han po­di­do par­ti­ci­par por pri­me­ra vez en un Sí­no­do de obis­pos, y el Pa­pa se emo­cio­nó al dar­les la bien­ve­ni­da en San Pe­dro. So­bre to­do por­que –des­pués de re­co­no­cer a los sie­te obis­pos ofi­cia­les– los seis mi­llo­nes de ca­tó­li­cos de la Igle­sia clan­des­ti­na y los seis de la Igle­sia ofi­cial ya no tie­nen la an­gus­tio­sa preo­cu­pa­ción de ser cis­má­ti­cos. Han ga­na­do to­dos la paz del al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.