«Te­ne­mos un pro­ble­ma: nos cues­ta acep­tar la di­ver­si­dad»

▼ Lí­de­res mu­sul­ma­nes, ju­díos y cris­tia­nos de to­do el mun­do de­fien­den en Ma­drid el res­pe­to a las mi­no­rías re­li­gio­sas

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Mundo - Ri­car­do Ben­ju­mea

A ve­ces las no­ti­cias de un con­gre­so es­tán en las au­sen­cias. Al lí­der de los cop­tos de Egip­to, el pa­pa Ta­wa­dros II, se le es­pe­ra­ba el pa­sa­do do­min­go en Ma­drid, pe­ro dos días an­tes, un nue­vo atentado del Daesh con­tra la mi­no­ría cris­tia­na, al­re­de­dor del 10 % de la po­bla­ción egip­cia, de­ja­ba sie­te muer­tos. Ti­ro­tea­ron el au­to­bús en el que via­ja­ban rum­bo al mo­nas­te­rio de San Sa­muel el Con­fe­sor, en la pro­vin­cia de Mi­nia, a unos 200 ki­ló­me­tros de El Cai­ro.

Los jó­ve­nes cris­tia­nos es­tán aban­do­nan­do Egip­to a mar­chas for­za­das. En te­rri­to­rios co­mo la pe­nín­su­la del Si­naí, la pre­sión de los fun­da­men­ta­lis­tas es ca­da vez más as­fi­xian­te. Y por to­do el país, las am­plias ba­ses po­pu­la­res que apo­ya­ron a los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes acu­san a los cop­tos de com­pli­ci­dad con el gol­pe de Es­ta­do del ge­ne­ral Al Si­si, con quien Ta­wa­dros man­tie­ne una ex­ce­len­te re­la­ción per­so­nal, al igual que con las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des mu­sul­ma­nas.

Pe­ro no es el is­lam que pre­di­can el gran muf­tí o el imán de la uni­ver­si­dad de Al Az­har el que lle­ga a los jó­ve­nes que ter­mi­nan ra­di­ca­li­zán­do­se, en un país con un fuer­te des­em­pleo ju­ve­nil y con cer­ca de una cuar­ta par­te de su po­bla­ción anal­fa­be­ta. Se ne­ce­si­ta «un am­plio pro­ce­so de edu­ca­ción que de­be afron­tar­se en ca­da co­mu­ni­dad pa­ra que sea­mos to­dos más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de vi­vir en ar­mo­nía», afir­ma­ba Ta­wa­dros en un men­sa­je en­via­do a los 61 lí­de­res mu­sul­ma­nes, ju­díos y cris­tia­nos ca­tó­li­cos y or­to­do­xos de 27 na­cio­na­li­da­des, reu­ni­dos has­ta el mar­tes en Ma­drid pa­ra el III Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal so­bre las Re­li­gio­nes y su con­tri­bu­ción a la Con­cor­dia y a la Paz.

Or­ga­ni­za­ba el even­to la Fun­da­ción Ev­sen, fun­da­da y pre­si­di­da por el em­pre­sa­rio tur­co Ali Ev­sen, que ha cons­trui­do en Azer­bai­yán un im­pe­rio em­pre­sa­rial que abar­ca des­de el gas y el pe­tró­leo a la fa­bri­ca­ción de elec­tro­do­més­ti­cos, pa­san­do por un ca­nal de te­le­vi­sión o in­clu­so una com­pa­ñía aé­rea. El ob­je­ti­vo de es­tos en­cuen­tros –ex­pli­có–es pro­mo­ver la paz des­le­gi­ti­man­do el fun­da­men­ta­lis­mo, e in­cul­can­do en los jó­ve­nes el va­lor del «res­pe­to a los de­más». Tam­bién des­mon­tar la ima­gen ne­ga­ti­va que tie­ne bue­na par­te de la juventud ac­tual de la re­li­gión co­mo fuen­te de con­flic­tos, sub­ra­yan­do por el con­tra­rio el pa­pel po­si­ti­vo de la fe en Dios pa­ra la «ma­du­ra­ción es­pi­ri­tual» de la per­so­na, de mo­do que pue­da «afron­tar los desafíos de la vi­da».

In­sa­su­mi­ble per­se­cu­ción re­li­gio­sa

La si­tua­ción de las mi­no­rías re­li­gio­sas era el te­ma cen­tral de es­te ter­cer en­cuen­tro. «Es­ta­mos al­can­zan­do má­xi­mos inasu­mi­bles de per­se­cu­ción re­li­gio­sa en el mun­do», de­nun­ció en la inau­gu­ra­ción el car­de­nal Car­los Oso­ro. El ar­zo­bis­po de Ma­drid ape­ló a la con­cor­dia en­tre los di­fe­ren­tes cre­dos, pe­ro sin de­jar de de­nun­ciar que en di­ver­sos paí­ses «el cris­tia­nis­mo es per­se­gui­do de ma­ne­ra bru­tal». Alu­dió, por su nom­bre, a Si­ria, Irak, Irán, Egip­to y Ve­ne­zue­la, «por ci­tar al­gu­nos ejem­plos de per­se­cu­ción con­tra el cris­tia­nis­mo», pa­ra a con­ti­nua­ción ad­ver­tir fren­te a la «cris­tia­no­fo­bia en paí­ses de tra­di­ción cris­tia­na», que de­fi­nió co­mo una «pa­to­lo­gía a la que no hay que per­der la pis­ta».

Tam­bién las mi­no­rías mu­sul­ma­nas su­fren per­se­cu­ción, aña­dió, alu­dien­do al ca­so de los rohin­yás de Myan­mar. «No se tra­ta de com­pe­tir por ver qué re­li­gión tie­ne más per­se-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.