Tie­ne que sur­gir al­go nue­vo

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Madrid - Álvaro Gi­nel*

Me atre­vo a de­fi­nir la ini­cia­ción cris­tia­na co­mo la pe­da­go­gía que la Igle­sia uti­li­zó des­de los ini­cios en la eta­pa del ca­te­cu­me­na­do o tiem­po de pre­pa­ra­ción de los adul­tos pa­ra re­ci­bir los sa­cra­men­tos: Bau­tis­mo, Eu­ca­ris­tía, Con­fir­ma­ción. ¡Tres en uno; no de uno en uno! Hoy en ca­te­que­sis se usa la ex­pre­sión ini­cia­ción cris­tia­na, pe­ro sin lle­gar a ca­lar en su sig­ni­fi­ca­do y ver­da­de­ro es­ti­lo. Qui­zás por un fra­ca­so (la ca­te­que­sis no lo­gra los ob­je­ti­vos que se pre­ten­dían), o por una ver­da­de­ra pro­fun­di­za­ción en lo que es el pro­ce­so evan­ge­li­za­dor, hoy nos ve­mos obli­ga­dos a pre­gun­tar­nos: ¿qué hi­zo la Igle­sia, cuan­do to­do lo que le ro­dea­ba era pa­gano, pa­ra ha­cer cris­tia­nos?

En­ten­der el pre­sen­te y el fu­tu­ro de la trans­mi­sión de la fe nos obli­ga a mi­rar atrás pa­ra pro­yec­tar un nue­vo ma­ña­na. El mo­men­to ac­tual de la ca­te­que­sis su­fre do­lo­res de par­to por­que so­mos cons­cien­tes de que tie­ne que sur­gir al­go nue­vo. El mun­do, la so­cie­dad y la per­so­na hu­ma­na han cam­bia­do mu­cho y te­ne­mos los mis­mos es­que­mas de ca­te­que­sis, men­ta­les y prác­ti­cos (un po­co dis­fra­za­dos de no­ve­dad), que los propuestos por los Pa­pas Pío X y Pío XI en los ini­cios del si­glo XX.

La no­ve­dad de la ca­te­que­sis tie­ne que ve­nir de la fuerza y no­ve­dad co­mo la co­mu­ni­dad cris­tia­na vi­va la me­mo­ria de Je­sús, el Cris­to, y sus ges­tos y pa­la­bras; de la aco­gi­da y es­cu­cha de la per­so­na hoy y aquí; de una re­fle­xión (¡no im­pro­vi­sa­ción!) de lo que es la pe­da­go­gía de la ini­cia­ción cris­tia­na. Ad­mi­ta­mos que el ho­ri­zon­te es to­do un re­to. Los re­tos pro­du­cen mie­do y sen­ti­do de in­se­gu­ri­dad. La fuerza nos vie­ne del Se­ñor de la vi­ña. Po­de­mos caer en la ten­ta­ción de creer que la vi­ña es, y nues­tra tam­bién la fuerza de con­ver­tir a otros. La vi­ña es del Se­ñor y tam­bién es Él quien ha­ce ger­mi­nar la se­mi­lla. *Di­rec­tor de la re­vis­ta Ca­te­quis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.