La mi­ra­da fe­me­ni­na con­tra los abu­sos

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - An­drés Bel­tra­mo Álvarez

Cuan­do Ro­cío Fi­gue­roa, en­ton­ces una al­ta res­pon­sa­ble del Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra los Lai­cos del Va­ti­cano, de­nun­ció los abu­sos se­xua­les que ha­bía su­fri­do a ma­nos del fun­da­dor del So­da­li­cio de Vi­da Cris­tia­na, se en­con­tró con un mu­ro de in­com­pren­sión. Aho­ra ha vuel­to a Ro­ma pa­ra par­ti­ci­par en un fo­ro so­bre la mi­ra­da fe­me­ni­na con­tra es­ta la­cra.

Los abu­sos se­xua­les en la Igle­sia «ma­tan el al­ma». Los per­pe­tra­do­res son «ase­si­nos es­pi­ri­tua­les», que des­po­jan a sus víc­ti­mas de lo más sa­gra­do: la fe. Mien­tras el Pa­pa avan­za en la con­vo­ca­to­ria de una reunión sin pre­ce­den­tes que bus­ca po­ner a los obis­pos del mun­do ca­ra a ca­ra con la tra­ge­dia de los abu­sos, una em­ble­má­ti­ca so­bre­vi­vien­te cuen­ta su his­to­ria a Al­fa y Ome­ga. Y ad­vier­te que un ma­yor pro­ta­go­nis­mo de las mu­je­res en las es­truc­tu­ras ecle­siás­ti­cas es cla­ve pa­ra afron­tar la cri­sis y ase­gu­rar un fu­tu­ro dis­tin­to pa­ra la Igle­sia

Ro­cío Fi­gue­roa es una teó­lo­ga pe­rua­na. En 1987, jun­to a otras cua­tro jo­ven­ci­tas, dio vi­da a la Fra­ter­ni­dad Ma­ria­na de la Re­con­ci­lia­ción. Se tra­ta de la ra­ma fe­me­ni­na del So­da­li­cio de Vi­da Cris­tia­na, una reali­dad ecle­sial que afron­ta la peor cri­sis de su his­to­ria por los es­ca­lo­frian­tes abu­sos (de po­der, de con­cien­cia y se­xua­les) per­pe­tra­dos por su fun­da­dor, Luis Fer­nan­do Fi­ga­ri. In­te­li­gen­te y de lím­pi­da be­lle­za, su in­can­sa­ble com­pro­mi­so la lle­vó in­clu­so a con­du­cir la sec­ción de­di­ca­da a la mu­jer en el Pon­ti­fi­cio Con­se­jo pa­ra los Lai­cos del Va­ti­cano.

Cuan­do hi­zo cuen­tas con la reali­dad de abu­sos pa­de­ci­da por ella y otras per­so­nas, afron­tó di­rec­ta­men­te al fun­da­dor y lo de­nun­ció, pe­ro se to­pó con un mu­ro de si­len­cio. En es­tos días ha re­gre­sa­do a Ro­ma, años des­pués de aque­llas trau­má­ti­cas ex­pe­rien­cias, pa­ra par­ti­ci­par en un fo­ro so­bre la mi­ra­da fe­me­ni­na res­pec­to de los abu­sos se­xua­les, con­vo­ca­do por la pla­ta­for­ma Wo­men Voi­ces.

«Mu­chas víc­ti­mas pier­den la fe»

Hoy por hoy asu­me su con­di­ción de so­bre­vi­vien­te. Afir­ma es­tar en paz y ha­ber lo­gra­do con­ser­var la fe. Pe­ro re­co­no­ce que la ma­yo­ría de las víc­ti­mas no al­can­za a dar ese pa­so. Ade­más, su vi­da que­dó in­di­so­lu­ble­men­te mar­ca­da por los abu­sos. En Nue­va Ze­lan­da, don­de vi­ve, ha con­du­ci­do in­ves­ti­ga­cio­nes uni­ver­si­ta­rias so­bre el im­pac­to es­pi­ri­tual de ese fla­ge­lo.

«En el ám­bi­to re­li­gio­so, pa­ra se­du­cir al me­nor se usa el po­der es­pi­ri­tual. Es dis­tin­to a cual­quier otro ti­po de abu­so, por­que quien te es­tá ata­can­do es el re­pre­sen­tan­te de Dios. Se mez­cla la di­men­sión sa­gra­da con el abu­so y to­do se vuel­ve mu­cho más pe­li­gro­so. El da­ño es más pro­fun­do, por­que hie­re la iden­ti­dad es­pi­ri­tual de la víc­ti­ma. La ma­yo­ría de las víc­ti­mas que he en­tre­vis­ta­do pier­den la fe, tie­nen una cri­sis de iden­ti­dad enor­me co­mo cre­yen­tes. Ya no pien­san en la Igle­sia co­mo al­go sa­gra­do, sino co­mo el lu­gar su­cio don­de abu­sa­ron de ti», pre­ci­sa.

Ella ase­gu­ra que pu­do man­te­ner su fe por la edu­ca­ción es­pi­ri­tual re­ci­bi­da de su fa­mi­lia. Pe­ro re­co­no­ce ha­ber pa­de­ci­do una cri­sis pro­fun­da. Ese ca­mino le ha ser­vi­do pa­ra com­pren­der de lleno a las víc­ti­mas, por­que «si has es­ta­do en la os­cu­ri­dad, pue­des com­pren­der a quie­nes es­tán allí».

Y aña­de: «El ca­mino de la cu­ra­ción es lar­go, des­gra­cia­da­men­te exis­ten per­so­nas que no lle­gan a re­cu­pe­rar­se del to­do. To­das las víc­ti­mas lle­va­re­mos has­ta nues­tra tum­ba las he­ri­das y el do­lor, que no des­apa­re­ce, pe­ro sí se pue­de trans­for­mar. Se ne­ce­si­ta siem­pre ayu­da psi­co­ló­gi­ca y te­ra­pia, es ne­ce­sa­rio en­con­trar un sen­ti­do a las co­sas. Ha si­do un su­fri­mien­to ho­rri­ble pe­ro es lo que te to­có vi­vir, uno de­be pre­gun­tar­se el pa­ra qué. No creo que fue­ra la per­so­na que soy aho­ra si

no hu­bie­se pa­sa­do lo que vi­ví. Gra­cias a es­ta ex­pe­rien­cia pue­do so­li­da­ri­zar­me con los que han vi­vi­do si­tua­cio­nes si­mi­la­res, por­que sé lo que se pa­de­ce».

El rol de las mu­je­res

Des­de la ex­pe­rien­cia per­so­nal y los es­tu­dios sis­te­má­ti­cos lan­za va­rios

desafíos. Por un la­do ad­vier­te de que la Igle­sia aún no abor­da de lleno el pro­ble­ma de los abu­sos con­tra las mu­je­res, es­pe­cial­men­te se­xua­les. In­clu­so la­men­ta que, des­de cier­tos sec­to­res, se pre­ten­da echar la cul­pa de to­dos los abu­sos a los ho­mo­se­xua­les den­tro de la Igle­sia cuan­do, en reali­dad, di­ver­sos es­tu­dios de­mues­tran que, en el ám­bi­to re­li­gio­so, el abu­so se­xual es­tá in­trín­se­ca­men­te re­la­cio­na­do con un abu­so de po­der. «Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que no son los ho­mo­se­xua­les los úni­cos abu­sa­do­res». Igual que «si eres ho­mo­se­xual no quie­re de­cir que au­to­má­ti­ca­men­te seas un abu­sa­dor», apun­ta.

Por eso, pre­fie­re ad­he­rir­se al diag­nós­ti­co del Pa­pa Fran­cis­co y se­ña­lar a un ejer­ci­cio co­rrup­to de la au­to­ri­dad ecle­siás­ti­ca (ma­ni­fes­ta­do, so­bre to­do, en el cle­ri­ca­lis­mo) co­mo el cal­do de cul­ti­vo pa­ra la per­pe­tua­ción de los abu­sos de po­der y de con­cien­cia. Un cle­ri­ca­lis­mo que, pa­ra ella, se en­cuen­tra ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­do con el ma­chis­mo. Por eso, pa­ra mo­di­fi­car

drás­ti­ca­men­te la cri­sis, con­si­de­ra ur­gen­te el «re­pen­sar la ecle­sio­lo­gía».

Una de las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias en es­te re­plan­tea­mien­to es­tá vin­cu­la­da –ex­pli­ca– con el rol del hom­bre y de la mu­jer en la Igle­sia. Por un la­do es ne­ce­sa­rio «ba­jar del pe­des­tal» a los sa­cer­do­tes y, por otro, in­cluir la mi­ra­da fe­me­ni­na en to­dos los ám­bi­tos de la ins­ti­tu­ción, pre­ci­sa. «Las mu­je­res so­mos más cui­da­do­sas con los vul­ne­ra­bles. Si hu­bie­se ha­bi­do mu­cho más pre­sen­cia fe­me­ni­na en los pues­tos cla­ve, es­to no hu­bie­ra pa­sa­do. Las mu­je­res te­ne­mos un sex­to sen­ti­do pa­ra com­pren­der a quie­nes es­tán su­frien­do, eso nos vie­ne de la ma­ter­ni­dad», cons­ta­ta.

La pun­ta del ice­berg

Fi­gue­roa se mues­tra es­pe­cial­men­te crí­ti­ca con cier­tas «es­truc­tu­ras po­dri­das» en el go­bierno de la Igle­sia, pe­ro sub­ra­ya una di­fe­ren­cia con el pue­blo de Dios, com­pues­to por la gen­te hu­mil­de, sen­ci­lla, que re­za, se es­fuer­za, tra­ba­ja, va a Mi­sa y si­gue su vi­da de fe.

En él iden­ti­fi­ca la res­pues­ta a la cri­sis, ya cons­ta­ta­da por el Pa­pa.

Es más, ella re­co­no­ce que Fran­cis­co no so­lo ha acep­ta­do la cri­sis sino que se pre­sen­ta co­mo el prin­ci­pal agen­te de cam­bio. Pe­ro ad­vier­te tam­bién «mu­chas re­sis­ten­cias»: por mie­do o por ape­go al po­der. Tam­bién de­fien­de una ne­ce­sa­ria re­ci­pro­ci­dad en­tre el hom­bre y la mu­jer den­tro de la Igle­sia. Por­que «no se tra­ta de fe­mi­nis­mo» sino de ayu­dar a la Igle­sia, que pa­re­ce co­mo «un bar­co que se es­tá hun­dien­do» aun­que, se­gún la pro­me­sa de Je­su­cris­to, siem­pre va a so­bre­vi­vir.

Y acla­ra: «El abu­so se­xual no es el pro­ble­ma, es la pun­ta del ice­berg, es la con­se­cuen­cia de una mun­da­ni­dad me­ti­da en la Igle­sia. He­mos per­di­do la brú­ju­la en el se­guir a Je­sús hu­mil­de, po­bre, cer­cano. Si las ca­be­zas bus­can po­der, di­ne­ro, fa­ma e ima­gen, es­tán le­jos del se­gui­mien­to a Je­su­cris­to y eso tie­ne que cam­biar. En es­te sen­ti­do, el apor­te fe­me­nino es fun­da­men­tal».

Pixabay

Www.gsc.ac.nz

Ro­cío Fi­gue­roa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.