El Pa­pa pi­de evi­tar el triun­fa­lis­mo en la vi­da re­li­gio­sa

▼ Pa­pa Fran­cis­co. La fuer­za de la vo­ca­ción. La vi­da con­sa­gra­da hoy. Una con­ver­sa­ción con Fer­nan­do Pra­do es el tí­tu­lo del li­bro que Pu­bli­ca­cio­nes Cla­re­tia­nas lan­za­rá de for­ma si­mul­tá­nea en 14 paí­ses el 3 de di­ciem­bre

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Portada - Cris­ti­na Sán­chez

Fran­cis­co re­ce­la de al­gu­nas nue­vas con­gre­ga­cio­nes que «se mos­tra­ron co­mo la sal­va­ción de la vi­da con­sa­gra­da». Tam­bién cues­tio­na a las con­tem­pla­ti­vas diez­ma­das y en­ve­je­ci­das que se afe­rran al edi­fi­cio, «mu­rién­do­se en un con­ven­to, so­las». Son ade­lan­tos del li­bro-en­tre­vis­ta con el cla­re­tiano Fer­nan­do Pra­do que se pu­bli­ca el 3 de di­ciem­bre.

«Fue un tú a tú a co­ra­zón des­cu­bier­to du­ran­te lar­go ra­to, una con­ver­sa­ción de her­ma­nos». Así des­cri­be el di­rec­tor de Pu­bli­ca­cio­nes Cla­re­tia­nas su en­tre­vis­ta de cua­tro ho­ras con Fran­cis­co, a quien le une una es­tre­cha amis­tad des­de sus tiem­pos de ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res. En es­te li­bro hay ju­go­sas po­lé­mi­cas que «no de­ja­rán in­di­fe­ren­te a na­die», pe­ro Fer­nan­do Pra­do es­pe­ra que el lec­tor se­pa ir «más allá», pa­ra des­cu­brir en es­tas 120 pá­gi­nas una sín­te­sis de «lo que la Igle­sia pi­de hoy a los re­li­gio­sos».

El Pa­pa arran­ca con una men­ción a una re­li­gio­sa que co­no­ció en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, que tra­ba­ja co­mo ma­tro­na. «Es­te ti­po de per­so­nas –di­ce– son las que me ubi­can en lo que es la vi­da con­sa­gra­da real». ¿Có­mo es esa vi­da con­sa­gra­da real?

Él in­sis­te des­de siem­pre en la ecle­sia­li­dad de la vi­da re­li­gio­sa. Fren­te a quie­nes han reivin­di­ca­do cier­ta au­to­no­mía de los re­li­gio­sos con res­pec­to a la je­rar­quía, el Pa­pa tie­ne muy cla­ro que la vi­da re­li­gio­sa «na­ce en la igle­sia, vi­ve en la Igle­sia y es de la Igle­sia». Exis­te la ten­ta­ción de ato­mi­zar­nos y com­pe­tir en­tre no­so­tros–no so­lo los re­li­gio­sos, tam­bién los mo­vi­mien­tos y las nue­vas for­mas de vi­da–; to­do el mun­do cree que es muy es­pe­cial pe­ro, en el fon­do, el ca­ris­ma más im­por­tan­te es ser par­te [de la Igle­sia]. Otra co­sa es que a ese ca­ris­ma co­mún apor­te­mos ca­da uno sien­do lo que so­mos, sin ne­gar nues­tra iden­ti­dad.

Al re­fe­rir­se a la apli­ca­ción del Con­ci­lio, el Pa­pa des­cri­be un ca­mino «len­to, fe­cun­do y des­or­de­na­do», en el que mu­chas con­gre­ga­cio­nes se apli­ca­ron pe­ro «otras se des­en­fo­ca­ron y otras, de pu­ro mie­do, no se abrie­ron»…

El Pa­pa es un hom­bre del Con­ci­lio. Tie­ne muy cla­ro que ha su­pues­to una con­ti­nui­dad en el tiem­po, pe­ro tam­bién una re­no­va­ción y una rup­tu­ra tan fuer­te que se ne­ce­si­tan por lo me­nos 100 años pa­ra que se com­ple­te. Aho­ra es­ta­mos en el ecua­dor. La vi­da re­li­gio­sa no ha si­do ni es ar­mó­ni­ca; so­mos un mi­llón de re­li­gio­sos en el mun­do y unos han he­cho el pro­ce­so, otros es­tán en ello y hay con­gre­ga­cio­nes nue­vas con mo­de­los an­ti­guos y desadap­ta­dos. Nos he­mos equi­vo­ca­do en oca­sio­nes, y en otras he­mos acer­ta­do. En Eu­ro­pa nos pue­de pa­re­cer que aho­ra la vi­da re­li­gio­sa es más dé­bil, pe­ro en Asia por ejem­plo es muy fuer­te. El Es­pí­ri­tu tra­ba­ja a su rit­mo don­de quie­re.

¿Qué ha su­pues­to pa­ra la vi­da con­sa­gra­da el car­de­na­la­to del car­de­nal Bo­cos, un cla­re­tiano que fue cla­ve en el pos­con­ci­lio?

El Pa­pa re­co­no­ce en Aqui­lino Bo­cos la me­jor vi­da re­li­gio­sa pos­con­ci­liar, a esas con­gre­ga­cio­nes que hi­cie­ron bien el ca­mino, que son mu­chas. Re­co­no­ce en él a un icono de la re­no­va­ción sa­na que pa­sa por la crea­ción del Ins­ti­tu­to de Vi­da Re­li­gio­sa, de Pu­bli­ca­cio­nes Cla­re­tia­nas, de la re­vis­ta Vi­da Re­li­gio­sa…

Den­tro de los pe­li­gros que afec­tan a la vi­da re­li­gio­sa, Fran­cis­co men­cio­na la co­rrup­ción, la mun­da­ni­dad, el cle­ri­ca­lis­mo, un mal en­ten­di­do sen­ti­do de la obe­dien­cia –po­ne el ejem­plo de re­li­gio­sas que de­ben pe­dir per­mi­so por es­cri­to pa­ra ha­cer una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca–, o la la «in­ma­du­rez de los can­di­da­tos», que mu­chas ve­ces es pa­sa­da por al­to por aque­llo de la nu­me­ri­tis. To­do es­to va a le­van­tar am­po­llas...

Los que pien­san que la vi­da re­li­gio­sa tie­ne que ser co­mo ha­ce 100 años se ve­rán in­ter­pe­la­dos por las pa­la­bras del Pa­pa, por­que abor­da mu­chos te­mas que se to­can por lo ba­jo en la Igle­sia, pe­ro ra­ra vez sa­len a la luz. Qui­zá no di­ga na­da nue­vo, pe­ro en es­te li­bro lo va­mos a leer to­do jun­to. Su in­ten­ción no es pro­vo­car, sino crear una re­fle­xión y, ade­más, glo­bal, por­que es­te li­bro va a ser tra­du­ci­do a diez len­guas. Aho­ra, es­to no sig­ni­fi­ca que di­ga que lo que hu­bo an­tes no va­le. In­sis­te mu­cho en el diá­lo­go en­tre ge­ne­ra­cio­nes. Ha­ce fal­ta vol­ver a las raí­ces, a la raíz de la po­bre­za, de la obe­dien­cia –que no es por­que sí, sino por­que es­tás con­ven­ci­do de que ne­ce­si­tas la luz de los de­más–, o de la cas­ti­dad, que no es úni­ca­men­te no te­ner re­la­cio­nes se­xua­les sino que de­trás hay un amor pro­fun­do por Dios, por Je­su­cris­to y por la hu­ma­ni­dad.

Y se de­tie­ne en la gran ten­ta­ción de la ideo­lo­gía, «uno de los enemi­gos más se­rios que ha te­ni­do y pue­de te­ner la vi­da con­sa­gra­da».

El Pa­pa nos ad­vier­te so­bre dos he­re­jías, una muy es­pi­ri­tua­lis­ta y otra de­ma­sia­do en­car­na­cio­nis­ta. Por un la­do el neog­nos­ti­cis­mo, que es de­cir que es­to de la fe es una idea que es­tá ahí… Y por otro el neo­pe­la­gia­nis­mo, que es creer que con la ac­ción y tus fuer­zas ya e su­fi­cien­te. Es bueno vi­vir con idea­les, pe­ro lo ma­lo es cuan­do ta­pan el sol. Si vi­ves ob­se­sio­na­do con la po­bre­za, pue­des aca­bar que­rien­do ma­tar a los ri­cos y es­cla­vi­zan­do a los po­bres. Pe­ro ojo, hay he­re­jías de iz­quier­da y he­re­jías de de­re­cha. Tan he­re­jía es anu­lar la di­vi­ni­dad de Je­sús co­mo anu­lar su hu­ma­ni­dad. ¿Qué di­ce el Pa­pa so­bre las re­la­cio­nes obis­pos-re­li­gio­sos?

La vi­da re­li­gio­sa na­ció en la Igle­sia des­de la fuer­za ca­ris­má­ti­ca. Unas con­gre­ga­cio­nes se fun­da­ron pa­ra aten­der en­fer­mos, otras pa­ra edu­car,

otras pa­ra de­di­car­se a los po­bres… Pa­ra po­der vi­vir co­rrec­ta­men­te esos ca­ris­mas, la Igle­sia re­co­no­ció una au­to­no­mía de fun­cio­na­mien­to en los re­li­gio­sos, que no de­pen­dían de los obis­pos: si se aca­ba­ba la pes­te en Burgos, se iban a To­le­do a fun­dar otro hos­pi­tal. De al­gu­na ma­ne­ra, pa­ra per­se­ve­rar en esa li­ber­tad de es­pí­ri­tu, se otor­gó la exen­ción a los re­li­gio­sos, exen­ción que tras el Con­ci­lio se pa­só a lla­mar au­to­no­mía. Pe­ro esa sa­na au­to­no­mía a ve­ces se con­vir­tió en in­de­pen­den­cia res­pec­to a la je­rar­quía, lo que ori­gi­nó ten­sio­nes. Es­to se ha vi­vi­do mu­cho en el pos­con­ci­lio, por­que la vi­da re­li­gio­sa, a la que se le pi­dió re­no­var­se, em­pren­dió su ca­mino mu­chas ve­ces sin con­tar con los obis­pos y ellos se vie­ron des­au­to­ri­za­dos. Es­tos, por su par­te, reivin­di­can­do su au­to­ri­dad, a ve­ces no com­pren­die­ron la ri­que­za del ca­ris­ma en la vi­da de la Igle­sia. Pe­ro to­do es­to, que pa­só en los años 70-80, se ha ido en­cau­zan­do y las ten­sio­nes se han re­ba­ja­do mu­cho, aun­que en la Cu­ria ro­ma­na to­da­vía que­da un po­so. La Igle­sia no tie­ne que ser uni­for­me, pe­ro sí tie­ne que es­tar uni­da. En es­te pro­ce­so de re­no­va­ción ha­brá unos que se han equi­vo­ca­do más y otros me­nos. Lo mis­mo se pue­de de­cir de los obis­pos.

Ha­ble­mos de pro­ble­mas con­cre­tos de la Igle­sia en Es­pa­ña, co­mo los con­ven­tos con fal­ta de vo­ca­cio­nes o

im­por­ta­das de otros paí­ses. Fran­cis­co ad­vier­te a esas co­mu­ni­da­des de la ten­ta­ción de afe­rrar­se a sus mo­nas­te­rios en lu­gar de fe­de­rar­se, co­mo pi­de la San­ta Se­de. «Eso es per­ti­na­cia –di­ce en la en­tre­vis­ta–. Y cuan­do hay per­ti­na­cia, hay ce­rra­zón de co­ra­zón

pa­ra la aper­tu­ra a la fe­cun­di­dad. Ahí se que­dan, mu­rién­do­se en un con­ven­to, so­las. Eso no es digno de la vi­da con­sa­gra­da con­tem­pla­ti­va. Des­di­ce su ra­zón de ser más pro­fun­da».

Pe­ro es­to no ocu­rre úni­ca­men­te en la vi­da con­tem­pla­ti­va: tam­bién hay mu­chos se­mi­na­rios dio­ce­sa­nos que traen vo­ca­cio­nes de fue­ra, o los se­mi­na­rios Re­dem­pto­ris Ma­ter que pa­re­cen a ve­ces ser la so­lu­ción a las vo­ca­cio­nes de una dió­ce­sis. Pue­de ser [una so­lu­ción], o pue­de que no sea, lo ire­mos vien­do. Pe­ro co­mo di­ce el Pa­pa en el li­bro, pre­gun­te­mos al Se­ñor, ha­ga­mos una re­fle­xión se­ria. Lo que es cier­to es que un mo­nas­te­rio de clau­su­ra no tie­ne co­mo esen­cia la per­ma­nen­cia. Al­gu­nas re­li­gio­sas en­tran con 18 años y si­guen allí con 90. Eso ha­ce que su mun­do pue­da ser muy pe­que­ño o que por fal­ta de aper­tu­ra se des­fa­sen y pue­dan se­guir vi­vien­do co­mo en el si­glo XVII… Por eso la San­ta Se­de ha pe­di­do a las con­tem­pla­ti­vas que se fe­de­ren y que no se cie­rren a unir mo­nas­te­rios. La per­ma­nen­cia no es lo im­por­tan­te de la vi­da con­tem­pla­ti­va; lo im­por­tan­te es que el mo­nas­te­rio sea un fo­co de atrac­ción, una luz pa­ra el lu­gar don­de es­tá si­tua­do. La su­per­vi­ven­cia por la su­per­vi­ven­cia no se en­tien­de. En Es­pa­ña hay de­ma­sia­dos con­ven­tos que no se han adap­ta­do en un afán de con­ser­va­ción del pro­pio mo­nas­te­rio. No hay vo­ca­cio­nes, las han traí­do de fue­ra… Mu­chas chi­cas vie­nen a Es­pa­ña, que es un lu­gar de con­ven­tos, pe­ro esa no es la so­lu­ción de fu­tu­ro. La so­lu­ción pa­sa por­que sean una luz don­de tie­nen que ser­lo y que bri­lle en los mo­nas­te­rios una li­tur­gia cui­da­da, con unas co­mu­ni­da­des su­fi­cien­te­men­te nu­me­ro­sas.

EFE/Ettore Fe­rra­ri

El Pa­pa Fran­cis­co jun­to a un gru­po de re­li­gio­sas, al fi­na­li­zar la au­dien­cia ge­ne­ral, en la pla­za de San Pedro del Va­ti­cano, el pa­sa­do 31 de oc­tu­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.