So­mos fa­mi­lia de Dios

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Vicente Es­plu­gues* *Mi­sio­ne­ro Verbum Dei, Nues­tra Se­ño­ra de las Amé­ri­cas, Ma­drid

Di­cho­sos los ojos que ven lo que dia­ria­men­te ve­mos, y los oí­dos que oyen lo que dia­ria­men­te oí­mos. Hay mu­cha vi­da de Dios a nues­tro al­re­de­dor, lo que fal­tan son per­so­nas dis­pues­tas a cap­tar­la.

Me ayu­da la ima­gen de co­nec­tar mi te­lé­fono mó­vil con al­gu­na red wi­fi que pi­do pres­ta­da por ahí, siem­pre hay un mo­men­to, tras po­ner la cla­ve, don­de se crea el sus­pen­se. ¿Ha­bré pues­to bien la lar­guí­si­ma con­tra­se­ña? Y cuan­do por fin nos avi­sa de que es­ta­mos co­nec­ta­dos, apa­re­ce una sen­sa­ción de ali­vio, de ha­ber su­pe­ra­do la prue­ba, de de­jar la in­cer­ti­dum­bre y co­men­zar en con­fian­za a na­ve­gar. Ese sus­pen­se acom­pa­ña mu­chos de nues­tros días. Esa sen­sa­ción de du­da, so­bre si lo que se me pi­de lo es­ta­ré ha­cien­do bien o no. Y cuan­do nos co­nec­ta­mos nos lle­na­mos de ale­gría. Hay con­fir­ma­cio­nes dia­rias que nos re­ve­lan que va­mos por el buen ca­mino: «Por sus fru­tos los co­no­ce­réis» (Mt 7, 16), de­cía Je­sús. Pues los pri­me­ros fru­tos son la paz y la ale­gría que sen­ti­mos den­tro de nues­tro co­ra­zón. La lar­ga lis­ta de fru­tos del Es­pí­ri­tu la co­no­ce­mos: amor, ale­gría, paz, pa­cien­cia, bon­dad, be­nig­ni­dad, do­mi­nio de sí. To­dos esos fru­tos nos in­di­can si ca­mi­na­mos bien. No so­le­mos te­ner­los to­dos a la vez, eso se­ría ser abu­so­nes, pe­ro si se nos re­ga­la al­guno, co­mo las ce­re­zas, siem­pre vie­nen em­pa­re­ja­dos otros.

Ce­le­bra­mos el ini­cio del cur­so en la pa­rro­quia y el le­ma fue So­mos fa­mi­lia de Dios. Es un mo­ti­vo de gra­ti­tud ver có­mo nos her­ma­na la fe, pa­ra lle­gar a lla­mar­nos fa­mi­lia, por­que el que nos re­ga­la abrir nues­tras vi­das, y com­par­tir­las, y no sen­tir­nos in­va­di­dos por los de­más, sino fe­liz­men­te ha­bi­ta­dos es Dios.

To­da co­lec­ti­vi­dad lle­va ins­cri­ta la con­flic­ti­vi­dad, la di­fe­ren­cia, la di­ver­si­dad. Pe­ro es tan lin­do ver la co­mu­ni­dad pa­rro­quial co­mo una fa­mi­lia don­de ca­be­mos to­dos, las di­fe­ren­tes sen­si­bi­li­da­des, di­fe­ren­tes eda­des, di­fe­ren­tes mi­nis­te­rios. Y nos que­da co­mino, no lo te­ne­mos to­do lo­gra­do, y se­gu­ro que hay lí­mi­tes y can­san­cios, cri­ti­cas y ma­los en­ten­di­dos. Pe­ro lo más cier­to es que nues­tras fla­que­zas no lo­gran ocul­tar la ilu­sión que Dios tie­ne de­po­si­ta­da en ca­da una de nues­tras co­mu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.