Ci­ca­tri­ces de glo­ria

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Jor­ge Cri­sa­fu­lli* *Mi­sio­ne­ro sa­le­siano en Free­town (Sie­rra Leo­na)

La­mín en­tró en mi ofi­ci­na y se sen­tó en­fren­te. Lo no­té es­tre­sa­do y fue di­rec­to al grano: le preo­cu­pa­ban sus ci­ca­tri­ces y los ta­tua­jes por­que le re­cor­da­ban con­ti­nua­men­te su pa­sa­do de ig­no­mi­nia y ver­güen­za. Es huér­fano de pa­dre y de ma­dre, tie­ne 21 años y vi­vió des­de pe­que­ño en las ca­lles de Free­town. La­mín apren­dió a so­bre­vi­vir usan­do su as­tu­cia y su fuer­za. En esa eta­pa pro­bó de to­do: al­cohol, ma­rihua­na, co­caí­na y se­xo con pros­ti­tu­tas. Es­tu­vo dos años en la pri­sión de Pa­dem­ba por un ro­bo y cuan­do sa­lió se acer­có a Don Bos­co Fam­bul pa­ra pe­dir ayu­da, pe­ro la ca­lle pu­do más que él y vol­vió a ro­bar, es­ta vez un te­lé­fono.

Cuan­do lo de­tu­vie­ron, lo mar­ca­ron co­mo es la cos­tum­bre en Sie­rra Leo­na. Las ci­ca­tri­ces se­rían su eti­que­ta pa­ra siem­pre: «La­drón ca­za­do». Gra­cias a Dios no le rom­pie­ron los bra­zos ni los de­dos, pe­ro sí le hi­cie­ron va­rios cor­tes con un ma­che­te en la ca­ra, en la ca­be­za y en los bra­zos y, pa­ra que co­jea­ra de por vi­da, le sec­cio­na­ron el ten­dón de Aquiles. La­mín ha­bía to­ca­do fon­do y lo sa­bía, así que, cuan­do lo re­co­no­ció co­men­zó su via­je de vuel­ta, su reha­bi­li­ta­ción y su sa­na­ción.

Le di­je que en sus ci­ca­tri­ces es­tá su glo­ria; que no tie­ne que sen­tir­se aver­gon­za­do de ellas, ni de sus ta­tua­jes, ni de su co­je­ra. Que no las ocul­te. Ellas mues­tran, jun­to con su ca­pa­ci­dad de reha­bi­li­ta­ción, que siem­pre exis­ten se­gun­das opor­tu­ni­da­des en la vi­da y que no im­por­ta lo ba­jo que ha­yas caí­do. Su vi­da es un ejem­plo de su­pera­ción: es­tá ter­mi­nan­do Se­cun­da­ria y quie­re es­tu­diar Tra­ba­jo So­cial pa­ra ayu­dar a los chi­cos de la ca­lle en el fu­tu­ro. «¡Quie­ro ser san­to!», me di­jo fi­nal­men­te. Su de­ter­mi­na­ción me es­tre­me­ció por­que sus idea­les ilu­mi­na­ban su pa­sa­do de su­fri­mien­to y su his­to­ria ad­qui­ría sen­ti­do con el nue­vo rum­bo.

Cuan­do un pe­rio­dis­ta le pre­gun­to a Nel­son Man­de­la si se con­si­de­ra­ba un san­to con­tem­po­rá­neo, él con­tes­tó: «Si un san­to es un pe­ca­dor que si­gue in­ten­tán­do­lo, que nun­ca ti­ra la toa­lla, en­ton­ces sí, soy un san­to». ¡La­mín si­gue es­for­zán­do­se!, por­que Je­sús no vino a «bus­car a los jus­tos, sino a los pe­ca­do­res» (Lc. 5, 32) y afir­mó que «hay más ale­gría en el Cie­lo por un pe­ca­dor arre­pen­ti­do que por 99 jus­tos que no ne­ce­si­tan del per­dón de Dios» (Lc. 15, 7). Por eso, si te pe­sa tu pa­sa­do, o tu con­cien­cia te re­pro­cha al­go, no te des­ani­mes, que «Dios es más gran­de que nues­tra con­cien­cia» (1Jn. 3, 20) y mi­ra a La­mín, que si él lo ha lo­gra­do, ¡tú tam­bién pue­des ha­cer­lo!

Jor­ge Cri­sa­fu­lli

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.