Amor de pre­fe­ren­cia

ABC - Alfa y Omega Madrid - - Opinión - Mª Te­re­sa Com­pte

El 17 de agos­to el car­de­nal O’Ma­lley es­cri­bió una car­ta con es­te en­ca­be­za­do: «No hay tiem­po que per­der». El ar­zo­bis­po de Bos­ton ha­bla­ba del su­fri­mien­to de las víc­ti­mas de abu­sos en la Igle­sia, del de­ber de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas, y de có­mo la Igle­sia ha­bía ago­ta­do la pa­cien­cia de los ca­tó­li­cos y per­di­do la con­fian­za de la so­cie­dad. Sin ne­gar la gra­ve­dad del da­ño in­fli­gi­do a las víc­ti­mas y sin edul­co­rar la tras­cen­den­cia de los pe­ca­dos, la car­ta de­ja­ba es­pa­cio a la es­pe­ran­za. «Hay de­ma­sia­das co­sas bue­nas en la Igle­sia y en nues­tra fe pa­ra per­der la es­pe­ran­za. A me­nu­do son los su­per­vi­vien­tes quie­nes nos en­se­ñan con su co­ra­je que no po­de­mos per­der la es­pe­ran­za». O’Ma­lley les re­co­no­cía un lu­gar pri­vi­le­gia­do. Des­gra­cia­da­men­te, no to­das las víc­ti­mas so­bre­vi­ven, pe­ro las que lo ha­cen desa­rro­llan un for­ta­le­za es­pe­cial que les per­mi­te plan­tar ca­ra al mal y aban­do­nar el lu­gar al que sus agre­so­res las ha­bían con­de­na­do. Es­ta vic­to­ria es, sin lu­gar a du­das, una ma­ni­fes­ta­ción pri­vi­le­gia­da del po­der real de Dios. Me pre­gun­to por qué nos em­pe­ña­mos en si­len­ciar­lo. Si de ver­dad nos preo­cu­pa que nues­tra so­cie­dad ha­ya per­di­do la con­fian­za en la Igle­sia y si nos due­le que el mal per­pe­tra­do por los abu­sa­do­res os­cu­rez­ca el bien de nues­tra Igle­sia y de nues­tra fe, ¿no se­ría me­jor re­co­no­cer a las víc­ti­mas el lu­gar que me­re­cen? ¿No se­ría me­jor em­pe­ñar­se, de­ci­di­da­men­te y sin ta­pu­jos, en re­pa­rar tan­to mal? ¿No se­ría más cris­tiano ha­cer po­si­ble que el bien se trans­pa­ren­ta­ra en la aco­gi­da y el acom­pa­ña­mien­to?

El pro­ce­so real o ima­gi­na­rio con­tra la Igle­sia ca­tó­li­ca, por ra­zón de los abu­sos se­xua­les y de su en­cu­bri­mien­to ins­ti­tu­cio­na­li­za­do du­ran­te de­ce­nios, no se­rá neu­tra­li­za­do con­tra­po­nien­do un sa­cer­do­te a otro sa­cer­do­te, sino ilu­mi­nan­do el ca­mino de muer­te y re­su­rrec­ción que re­co­rren las víc­ti­mas. A la Igle­sia le co­rres­pon­de es­ta mi­sión y nun­ca de­be­ría­mos ha­ber per­mi­ti­do que nos la arre­ba­ta­ran. En­tre otras ra­zo­nes, por­que no es­tá cla­ro que quien de­nun­cia el mal co­me­ti­do con­tra las víc­ti­mas mien­tras si­len­cia el nom­bre de sus agre­so­res no es­té alen­tan­do unas le­gí­ti­mas ex­pec­ta­ti­vas de cui­da­do y re­pa­ra­ción que, de frus­trar­se, bien pu­die­ran agra­var el da­ño co­me­ti­do. Es­te es otro de los tan­tos erro­res que he­mos co­me­ti­do y que aún es­ta­mos a tiem­po de en­men­dar. Tam­bién a es­to alu­día el car­de­nal O’Ma­lley. No to­do es­tá per­di­do si so­mos ca­pa­ces de apren­der del pa­sa­do, nos de­ci­di­mos a sa­nar las he­ri­das que si­guen abier­tas y con­fe­sa­mos pú­bli­ca­men­te que nues­tro amor de pre­fe­ren­cia es por quie­nes fue­ron in­jus­ta­men­te vic­ti­mi­za­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.